La desigualdad es uno de los mayores problemas a los que se enfrenta actualmente América Latina. En los últimos meses, la brecha en el nivel de ingresos ha sido señalada como una de las razones que ha motivado el surgimiento de protestas en toda la región. Si bien no resulta sencillo medir esta inequidad, es posible estimar qué tan concentrados están los ingresos en las franjas con mayor poder adquisitivo de la sociedad. Según los datos del Banco Mundial, Brasil es uno de los países latinoamericanos cuya riqueza está más concentrada, ya que casi un 58% de los ingresos totales van a parar a las manos del 20% más rico de la población.

Colombia, por su parte, es otra de las naciones de la región donde los segmentos más pudientes cuentan con la mayor participación del ingreso doméstico, llegando a acaparar alrededor del 55%. De los Estados incluidos en este gráfico de Statista, Uruguay es la economía con el menor nivel de concentración de la riqueza, ya que el 20% de los ciudadanos uruguayos más ricos se hacen con cerca de 46% de las ganancias totales.