Geopolitics

4 formas en que las tensiones geopolíticas aumentan las emisiones de carbono

Un gran buque de carga en un puerto del Mar Rojo.Los buques que evitan el Mar Rojo y el Canal de Suez por razones geopolíticas se enfrentan a mayores tiempos de tránsito, costes y emisiones.

Los buques que evitan el Mar Rojo y el Canal de Suez por razones geopolíticas se enfrentan a mayores tiempos de tránsito, costes y emisiones. Image: REUTERS/Khaled Abdullah

Laia Barbarà
Acting Head, Climate Strategy, World Economic Forum
Claudia Galea
Director, Global Sustainability, Kearney
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Geopolitics??
La visión global
Explora y monitorea cómo Geopolitics afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Geopolitics

  • Los efectos de las tensiones y conflictos geopolíticos se dejan sentir en la política, la sociedad y el medio ambiente.
  • En 2024, nos enfrentaremos a importantes acontecimientos geopolíticos que repercutirán en las emisiones de carbono.
  • Frente a estas tensiones, las naciones deben encontrar formas de priorizar los esfuerzos colectivos y la colaboración para combatir el cambio climático.

En el complejo panorama mundial actual, las tensiones geopolíticas tienen implicaciones de gran alcance en diversos sectores. El efecto dominó de estas tensiones se deja sentir en la política, la economía, la sociedad y el medio ambiente. Estos retos interconectados no solo afectan a las estructuras de gobierno, sino también al delicado equilibrio de nuestros ecosistemas de formas inesperadas.

¿Has leído?

Las cadenas de suministro se perciben como sistemas robustos y fiables en los que la economía mundial ha confiado durante décadas. Pero los continuos conflictos geopolíticos amenazan el equilibrio comercial entre productores y consumidores.

La inestabilidad en el Mar Rojo ha conmocionado al sector del transporte marítimo comercial, al verse comprometidas rutas marítimas estratégicas. El impacto es evidente no solo en la industria del transporte marítimo, sino también en la economía mundial, ya que influye en todos los aspectos, desde los plazos de entrega hasta la disponibilidad de mercancías. La guerra de Rusia contra Ucrania ha provocado graves interrupciones, sobre todo por el desvío de vuelos comerciales de pasajeros y de carga.

Estas continuas alteraciones podrían acelerar la tendencia hacia la deslocalización impulsada por una doble estrategia para así lograr un mayor control sobre la gestión de la cadena de suministro y reducir las emisiones y el impacto asociado al carbono del comercio mundial aéreo, terrestre y marítimo.

Para navegar por este mundo polarizado, las respuestas eficaces deben ser colaborativas y trascender los silos tradicionales con vistas a un futuro sostenible y armonioso. Al reconocer la interconexión de los retos mundiales, un enfoque sistémico resulta imprescindible.

Los líderes mundiales deben alejarse de las prácticas de la era de la globalización para hacer frente a perturbaciones frecuentes e impredecibles. Un resultado significativo y positivo de la creación de cadenas de suministro más resistentes consiste en que la sostenibilidad se aborda de forma inherente. A medida que el mundo avanza hacia una gestión regional de los recursos, se reducirá positivamente el impacto sobre las emisiones.

He aquí cuatro cuestiones geopolíticas que afectarán a las emisiones de carbono en 2024:

1. Conflicto en el Mar Rojo

La industria marítima, responsable del transporte de más del 80% del volumen del comercio internacional, se enfrenta a un reto de enormes proporciones en su intento de descarbonizar la flota mundial. El transporte marítimo ya contribuye con cerca del 3% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, y el sector opera una flota envejecida alimentada predominantemente por recursos fósiles.

El transporte marítimo ya aporta cerca del 3% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.
El transporte marítimo ya aporta cerca del 3% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Image: Our World In Data

A pesar de las inversiones actuales en combustibles alternativos como el gas natural licuado (GNL), el gas licuado de petróleo (GLP), el metanol, el biocombustible, la electricidad y el hidrógeno, su aplicación se ve restringida actualmente por las limitaciones de distancia y ruta.

Los conflictos geopolíticos en curso y las amenazas al transporte marítimo comercial están poniendo en peligro esta ruta marítima estratégica, crucial para la circulación rápida de mercancías entre Asia, Europa y América. El prolongado conflicto del Mar Rojo y la consiguiente necesidad de evitar el Canal de Suez obligan a desviarse por el Cabo de Buena Esperanza, un desvío que añade entre 7 y 10 días a los envíos entre Asia y determinados mercados occidentales.

El aumento de los desvíos amplifica la huella de carbono del sector, mientras que la reciente inclusión de las emisiones marítimas en el Sistema de Comercio de Emisiones de la UE, con un impuesto sobre el carbono basado en la distancia, aumentarán probablemente aún más los costos, con consecuencias potenciales de un aumento del 3-5% trasladado a los consumidores.

A medida que el sector se enfrenta a estos retos, la búsqueda de soluciones sostenibles se hace aún más crucial por razones tanto económicas como medioambientales. Las repercusiones no solo para el sector del transporte marítimo, sino también para la economía mundial, son evidentes e influyen en todos los aspectos, desde los plazos de entrega hasta la disponibilidad de mercancías.

El prolongado conflicto del Mar Rojo obliga a desviarse por el Cabo de Buena Esperanza.
El prolongado conflicto del Mar Rojo obliga a desviarse por el Cabo de Buena Esperanza.

2. El espacio aéreo cerrado de Ucrania y Rusia

El cierre del espacio aéreo sobre Ucrania y Rusia obliga a las aeronaves a desviarse, sorteando el espacio aéreo restringido, lo que alarga considerablemente sus rutas de viaje. Estas rutas alargadas no solo suponen un mayor consumo de combustible, sino que también aumentan las emisiones de carbono, intensificando el impacto ambiental del transporte aéreo, uno de los sectores más difíciles de reducir.

Para agravar la situación, los desafíos marítimos han cambiado las preferencias en el transporte de mercancías de alto margen. A medida que la ruta marítima se hace más costosa y menos previsible, el transporte aéreo de mercancías se convierte en una alternativa más viable, ya que ofrece fiabilidad y rapidez. El cambio hacia el transporte de mercancías por vía aérea podría ser especialmente pronunciado en el caso de los productos cuyo valor y sensibilidad temporal justifiquen los gastos de transporte.

Sin embargo, el cierre de las principales rutas aéreas, como las que atraviesan el espacio aéreo entre Ucrania y Rusia, supone una importante molestia para este posible aumento de la demanda. Prevemos que esta tendencia se limitará probablemente a productos con márgenes elevados en los que el mayor costo del transporte aéreo no repercuta significativamente en la rentabilidad.

El sector de la aviación, ya sometido a escrutinio por su huella de carbono, se enfrenta a mayores retos debido a los conflictos geopolíticos que afectan a la accesibilidad del espacio aéreo. Las aerolíneas se ven obligadas a operar rutas que consumen menos combustible, lo que provoca un aumento de las emisiones totales por trayecto. Esto no solo supone una preocupación para el medio ambiente, sino que también pone de evidencia la intrincada relación entre los acontecimientos geopolíticos y el impacto medioambiental más amplio de las actividades humanas.

Los esfuerzos para hacer frente al cambio climático en el sector de la aviación se ven aún más afectados por estas restricciones del espacio aéreo, lo que hace necesario un enfoque global que tenga en cuenta tanto la estabilidad geopolítica como la sostenibilidad medioambiental para mitigar los efectos acumulados sobre las emisiones de carbono.

Loading...

3. Concentración de minerales críticos

La concentración de minerales críticos supone una amenaza para las economías mundiales, las personas y la seguridad nacional, y tiene profundas implicaciones para las emisiones de carbono. Si examinamos, por ejemplo, materiales cruciales para las baterías, como el litio, el cobalto y el grafito, resulta alarmante que, según un análisis de Kearney, un solo país controle al menos el 60% de una o más fases de la producción mundial de cada uno de estos elementos. Australia, Chile y China aparecen como los tres principales operadores. Este nivel de control no solo pone en peligro la estabilidad económica, sino que también suscita preocupación por la sostenibilidad medioambiental.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos (DOD) ha identificado 37 minerales críticos en los que más de la mitad de la producción mundial depende de un solo país, lo que intensifica las dificultades para garantizar un acceso estable y sostenible a estos recursos. Esta concentración no solo amenaza la resistencia de las cadenas de suministro a las perturbaciones, sino que también agrava las emisiones de carbono al limitar la capacidad de diversificar y adoptar prácticas más sostenibles en la extracción y producción de estos materiales vitales.

Abordar estas vulnerabilidades no es solo una cuestión de prudencia económica, sino un paso crucial para mitigar el impacto medioambiental asociado al actual estado de concentración de la cadena de suministro.

4. Interdependencias de la cadena de suministro

La necesidad de mejorar tanto la resistencia como la sostenibilidad dentro de las cadenas de suministro presenta una oportunidad convincente que requiere la implicación de los gobiernos y la cooperación internacional. Las fuerzas del mercado por sí solas son insuficientes; un nuevo marco para la resiliencia de la cadena de suministro requiere esfuerzos de colaboración entre países con ideas afines.

Los conflictos geopolíticos, a pesar de sus desafíos, ofrecen un espacio único para avanzar en estos marcos de cooperación internacional. Un enfoque estratégico implica la expansión de las cadenas de valor mundiales, especialmente en sectores manufactureros críticos, mediante el establecimiento de proveedores alternativos fuera de la región para la producción de semiconductores, electrónica, automóviles, baterías y vehículos eléctricos. Para mitigar las interrupciones, es crucial ajustar el nivel de inventario de reserva, almacenar componentes críticos y mejorar la capacidad de carga aérea.

Un marco sólido de análisis de riesgos de la cadena de suministro implica una evaluación exhaustiva de toda la cadena para identificar y evaluar los riesgos potenciales en cada etapa. Este análisis suele evaluar los riesgos derivados de las tensiones geopolíticas, la volatilidad económica y las preocupaciones medioambientales. Al crear un perfil de riesgo completo para la cadena de suministro, las empresas cumplen una doble misión: priorizar los riesgos en función de las tensiones geopolíticas y abordar las prioridades de sostenibilidad.

Al mismo tiempo, el concepto de economía azul emerge como una estrategia crucial, haciendo hincapié en el uso sostenible de los recursos marinos dentro de nuestros océanos. Este enfoque holístico se centra en tres elementos fundamentales: las emisiones de gases de efecto invernadero, el comercio y el desarrollo económico. El fomento de esta colaboración internacional y la adopción de estrategias integrales ofrecen una oportunidad transformadora para fortalecer las cadenas de suministro frente a las perturbaciones y, al mismo tiempo, avanzar en los objetivos de sostenibilidad a escala mundial.

Pasar del caos a la armonía

En el panorama mundial actual, con una escalada de conflictos en un mundo polarizado en múltiples frentes, vemos cómo las tensiones geográficas tienen efectos inesperados en todos los ángulos del desarrollo. Las rivalidades y conflictos geopolíticos se han convertido inadvertidamente en motores de la degradación medioambiental, ya que las naciones priorizan sus intereses estratégicos sobre los esfuerzos colectivos para combatir el cambio climático.

Estos conflictos geopolíticos son más que una perturbación, suponen un reto estratégico para el comercio mundial, repercuten en los objetivos de sostenibilidad y exponen nuevas vulnerabilidades. La situación en el Mar Rojo y la guerra de Rusia contra Ucrania han puesto de manifiesto la fragilidad de la cadena de suministro mundial, especialmente en los puntos críticos de congestión, lo que se traduce en costes más elevados, mayores retos operativos y repercusiones negativas para el clima.

Las políticas a corto plazo, como la gestión de precios y el desvío de rutas, abordan las repercusiones inmediatas, pero dejan vacíos a la hora de abordar la sostenibilidad y la resistencia de la cadena de suministro. Los cambios futuros implican pasar a una gestión regional de la cadena de suministro, como la deslocalización y el equilibrio del transporte multimodal en función del tipo de bienes y servicios. Para hacer frente a estas interrupciones, las empresas deben centrarse en la supervisión de la cadena de suministro en tiempo real, la resistencia de la misma y una estrategia global de sostenibilidad.

Un hilo de esperanza es que esta crisis presenta una oportunidad única para que los líderes se adapten rápidamente y reconfiguren las estrategias mundiales de comercio y clima ante la escalada de incertidumbres regionales. La intersección de las dinámicas geopolíticas y las preocupaciones medioambientales no es más que otro ejemplo de lo necesario que resulta que la comunidad mundial dé prioridad a la cooperación multilateral y a las prácticas sostenibles para hacer frente a los inminentes efectos del cambio climático en un mundo interconectado.

La sostenibilidad puede ser un motor transformador para promover el desarrollo económico pero también puede ayudar a fortalecer la paz y la estabilidad.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
GeopoliticsEl cambio climáticoCadena de suministro y transporte
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

¿Qué es el voto electrónico? ¿Quién lo utiliza y es seguro?

Victoria Masterson

7 de abril de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial