Un metro y 87 centímetros. La noche del martes, la 'acqua alta' ha sido la más alta en medio siglo y ha anegado Venecia hasta tal punto que Luca Zaia, el gobernador de la región, lo ha calificado como "devastación apocalíptica". La Catedral de San Marcos, decenas de museos, centenares de tiendas y restaurantes han amanecido inundados hasta casi los dos metros de altura.

Aunque la inundación no ha llegado a los niveles de la gran inundación de 1966 (que alcanzó los 194 cm), el resultado ha sido muy parecido: el caos. “El 80% de la ciudad está bajo el agua, hay daños inimaginables”, explicaba Zaia. Sin embargo, no puede decir que sea una sorpresa. Venecia vive desde hace décadas bajo la amenaza de ser engullida por el mar.

¿Qué ha pasado en Venecia?

El martes a las 21:00, el viento del sur empezó a empujar el agua del Adriático con tanta fuerza que en menos de dos horas la Laguna de Venecia había elevado 160 centímetros su nivel normal. Para las 23:00, la subida ya estaba en 187 y comenzaba a inundar todo provocando al menos un muerto y cortando la electricidad de buena parte de la ciudad.

El 'acqua alta' es un fenómeno relativamente común en las partes bajas de la ciudad. La Plaza de San Marcos suele inundarse con cierta frecuencia y esa estampa se ha convertido en una imagen icónica. Pero los venecianos saben desde hace tiempo que este fenómeno es un virus que se va comiendo la ciudad poco a poco y hace complicadísimo cualquier esfuerzo de conservación.

People walk outside during exceptionally high water levels in Venice, Italy November 13, 2019. REUTERS/Manuel Silvestri - RC29AD9M534T
Imagen: REUTERS/Manuel Silvestri

En 2003, el problema era tan claro, que se inició la construcción de un descomunal sistema de 78 diques flotantes que debían proteger la ciudad del agua que invadía la Laguna desde el Adriático. De hecho, en enero de este año se anunció que la construcción del proyecto MOSE había terminado, aunque por problemas relacionados con los sobrecostos y los escándalos no comenzará a funcionar hasta 2021.

El futuro submarino de la ciudad de Venecia

Basta con echar un vistazo a las últimas estimaciones sobre la subida del nivel del mar provocada por el cambio climático para comprobar que no solo la ciudad, sino la práctica totalidad de esa zona de la costa adriática del norte de Italia puede desaparecer en tres décadas.

Lejos quedan las estimaciones que hablaban de convertir Venecia en "inhabitable" para 2100: es una realidad mucho más cercana. Y, sin embargo, lo más probable es que Venecia sobreviva incluso aunque su patrimonio monumental atraviese serios problemas en el proceso.

The flooded crypt of St Mark's Basilica is pictured during an exceptionally high water levels in Venice, Italy November 13, 2019. REUTERS/Manuel Silvestri     TPX IMAGES OF THE DAY - RC29AD9LHWNW
La cripta de la Basílica San Marcos
Imagen: REUTERS/Manuel Silvestri

Por eso, conviene alzar la mirada y ver el problema en su conjunto: más allá de Venecia, el mundo está lleno de ciudades que desaparecerán bajo las aguas en menos tiempo del que imaginamos. Ciudades que no pueden contar con obras faraónicas para ser protegidas y que, presumiblemente, van a provocar un auténtico problema de 'refugiados' climáticos. La inundación de Venecia es el evento centinela que nos avisa de que el futuro se acerca a una velocidad de vértigo.