Paridad de género

Tras cogerse el permiso de paternidad los hombres españoles desean tener menos hijos

Jenny Shrestha, 34, who works as a supervisor at Prime Commercial Bank LTD, holds her three-months-old son Aayan Shrestha as she poses for a photograph along with her husband Ashish Shrestha, 35, and elder son Aayush Shrestha, 7, in the week Jenny went back to work, in Kathmandu, Nepal, February 25, 2019. Jenny was on a maternity leave for two months and Ashish for ten days. The statutory maternity leave in Nepal is 98 days. "I fell very sad because I'm very attached to my child and it's very hard to leave him", Jenny said. "At least six months would be the fair amount of maternity leave." She said her mother and sister will help take care of her baby. REUTERS/Navesh Chitrakar   SEARCH "MOTHERS GLOBAL" FOR THIS STORY. SEARCH "WIDER IMAGE" FOR ALL STORIES. - RC13054EFA00

Image: REUTERS/Navesh Chitrakar

Esther Miguel Trula
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Paridad de género??
La visión global
Explora y monitorea cómo Paridad de género afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Paridad de género

Un estudio publicado en el Journal of Public Economics conducido por las prestigiosas Lídia Farré, de la Universidad de Barcelona, y Libertad González, de la Pompeu Fabra, ha evaluado el impacto de la implantación en 2007 de los primeros permisos de paternidad voluntaria de España. La Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad Efectiva de hombres y mujeres, que daba la opción voluntaria de faltar 15 días al trabajo, buscaba ahondar en la conciliación y en el reparto de tareas. Un 55% de los hombres que podían optar a este permiso en el primer año lo cogieron.

Éxito de conciliación: según los datos de las académicas, la medida funcionó en lo que tenía que funcionar. Los hombres que se acogieron al permiso se mantuvieron años después más involucrados en el proceso de crianza de los niños frente a los que no cogieron la baja. Y además, las mujeres cuya pareja había tomado ese permiso mostraron mejores índices de permanencia en el trabajo que las que tenían una pareja que no se la había cogido. Ayudó al reparto más igualitario de las facetas laboral y familiar, el objetivo de la medida.

Una y no más: pero, según los resultados del estudio, muchos hombres que se acogieron a la baja en esos primeros años cambiaron sus opiniones con respecto a la paternidad. Esto es, que frente al grupo de padres que no se cogieron el permiso, los padres que se cogieron la baja resultaron ser después entre un 7% y un 15% menos propensos a tener más hijos que los padres que no se acogieron a este derecho.

La carga de la crianza: la baja de paternidad repercutió en las estadísticas generales de deseo de hijos. Según las encuestas, al responder por cuántos hijos deseaban tener, cada hombre español entre 21 y 40 años pasó de querer, de media, 2.15 hijos a 2.05. Las mujeres ya deseaban previamente menos niños que los hombres (2.07), pero el efecto de la baja de paternidad fue, en su caso, contrario: un par de años tras la implantación, la española decía querer, de media, 2.10 hijos. Tener niños se había vuelto más deseable.

Más igualdad, menos hijos: la conclusión evidente del estudio es que, cuando los hombres deben comprometerse más con su faceta como padres, dejan de verlo como algo positivo. Es parte del caballo de batalla de la igualdad actual en España: si contamos las horas de trabajo doméstico, familiar y laboral, la mujer española dedica, de media, siete horas más de trabajo a la semana que el hombre.

Además, mientras el 78% de las mujeres trabajadoras realizan todos los días actividades de cocina y tareas domésticas y el 47% de las trabajadoras educan a hijos y nietos, entre los hombres trabajadores sólo el 31,5% y el 32,9% respectivamente dedican tiempo a estas labores. Con todo esto, se intuye que, a medida que hombres y mujeres vayan equiparando sus jornadas, será más difícil mantener familias extensas. Al menos en los términos actuales, claro, ya que siempre podríamos ganar horas reduciendo la jornada laboral.

La utopía española: como advierten las analistas, correlación no tiene por qué ser causalidad, y sería necesario comparar estos datos con la evolución en la implantación del permiso en otros países. De todas formas, según David Evans, economista del Centro para el Desarrollo Global, los resultados pueden ser una corrección de una situación previamente anómala con respecto a Europa: en muchos de nuestros países vecinos los hombres llevan muchos más años cogiéndose bajas por paternidad, y los índices de deseo de niños por parte de hombres y mujeres están allí mucho más igualados en España.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

3 maneras de aumentar la representación de las mujeres en la industria de la movilidad

Gilles Roucolle and Sumati Sharma

12 de abril de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial