La organización Reporteros sin Fronteras publicó la semana pasada una nueva edición del Índice Mundial de Libertad de Prensa. El informe revela que el número de países considerados seguros para los periodistas ha disminuido en 2019. De los 180 países y territorios analizados, solo el 24% fue clasificado como "bueno" en este ámbito, una disminución de dos puntos porcentuales respecto a 2018, momento en el que este porcentaje fue del 26%.

Según el informe, una preocupante cantidad de gobiernos con tintes autoritarios están fortaleciendo su control sobre los medios de comunicación. La hostilidad expresada por los líderes políticos está incitando cada vez más a la violencia y alimentando el temor de los periodistas a ejercer libremente su profesión. De todo el mundo, los países que obtuvieron las peores puntuaciones fueron Eritrea, Corea del Norte y Turkmenistán. Por otro lado, la situación de la libertad de prensa ha empeorado este año en Estados Unidos, China, Rusia y Venezuela.

En otras latitudes, especialmente la península escandinava, se encuentran los mejores índices de libertad de prensa. Como muestra este gráfico de Statista, Noruega obtuvo la mejor puntuación por tercer año consecutivo, seguida por Finlandia y Suecia.