Desde El tigre que vino a tomar el té hasta ¡Tigre! ¡Tigre!, fuego que ardes de William Blake, la belleza y la majestuosidad de estos depredadores con rayas han capturado la imaginación popular. Pero, ¿te imaginas cómo sería tener un tigre como vecino?

Los tigres necesitan áreas extensas para deambular y cazar sin ser molestados. Los tigres de Bengala viven en una de las áreas más pobladas del planeta. El consecuente conflicto con las personas y la destrucción del hábitat ha llevado a la especie hasta el borde de la extinción.

Por ello, Born Free, una organización benéfica a favor de la vida silvestre, trabaja en una iniciativa que se enfoca en ayudar a que las personas y los tigres puedan coexistir. El proyecto, llamado Living with Tigers (Viviendo con tigres), apunta a reunir ayuda de las personas que viven en los límites de las grandes reservas de tigres de Satpura, en India central, hogar de una de las poblaciones de tigres más grande que vive en estado salvaje.

Es indiscutible la necesidad de hacer algo. Durante el último siglo, el 96 % de los tigres salvajes que habitaban en Asia ha sido exterminado, víctimas de la caza ilegal, de conflictos con personas y de la deforestación. Se cree que, en la actualidad, quedan menos de 4000 tigres en estado salvaje y la mitad, aproximadamente, se encuentra en la India.

El futuro de los tigres pende de un hilo. Algunos ambientalistas creen que podemos ser testigos de su extinción en estado salvaje dentro de una década. No obstante, las cifras han repuntado levemente en los últimos años y esto es gracias a los esfuerzos conservacionistas incansables de los organismos internacionales, los gobiernos y las ONG.

Población mundial de tigres salvajes

Imagen: DER SPIEGEL/Statista

La iniciativa Living with Tigers de Born Free opera en el frente. Siete reservas de tigres en Maharashtra y Madhya Pradesh están conectadas por corredores en la selva que permiten a los tigres circular entre ellos. En las villas cercanas, los voluntarios se unen como “embajadores de tigres” para patrullar el área y reconocer signos de actividad de los tigres. Las unidades de educación móviles capacitan a los niños locales sobre el valor de la conservación. Las mujeres reciben capacitación como guías de turismo, lo que fomenta la independencia financiera y los niveles de empleo.

Los esquemas simples y prácticos son los que, a menudo, resultan más fructíferos. Obtener bambú sustentable para el trabajo artesanal y suministrar biogas producido del estiércol de vaca son opciones que pueden reducir la necesidad de ir a la selva para buscar materias primas. Hasta la construcción de baños para que los pobladores no estén en peligro de encontrarse con un tigre cuando buscan algo de privacidad entre los árboles puede marcar la diferencia.

La diversidad de tigres salvajes en India central

Este enfoque, que ofrece alternativas viables para explotar un hábitat natural y da a los habitantes locales una participación económica en la supervivencia de la flora y la fauna que los rodea, cuenta con el respaldo de acciones de gobierno sólidas y ha demostrado ser una fórmula de éxito en todo el mundo.

No solo los tigres de Satpura (cuya población actual es de 500 ejemplares y sigue creciendo) se han beneficiado. Los manatíes en Florida, los elefantes en Sumatra y las manta rayas en el Océano Pacífico en Perú son solo algunos ejemplos de esfuerzos conservacionistas que pretenden ayudar a los animales y a las personas que viven en sus áreas.

Estas y otras historias de éxito similares cobran mayor importancia cuando consideramos la escala de la amenaza a la que se enfrentan tantos ecosistemas y especies. En sus comentarios al Foro Económico Mundial, durante la Reunión Anual que se realizó en Davos, David Attenborough advirtió que estamos entrando en una nueva era: el Antropoceno, o la Era de los Humanos: “Podemos hacer cosas de forma accidental que exterminan con un área completa de la naturaleza y con todas las especies que viven en ella”, expresó.

El Global Risks Report 2019 (Informe de riesgos globales 2019) del Foro deja en claro que las preocupaciones medioambientales, entre ellas, la pérdida del 60 % de la abundancia de especies, representan los principales desafíos que todos enfrentamos. Si pretendemos detener la pérdida devastadora de biodiversidad del último siglo, las iniciativas prácticas, como Living with Tigers, que permiten que las personas coexistan con la naturaleza, pueden indicarnos el camino correcto.

Alex Thornton, escritor sénior, Formative Content