Las instituciones bancarias se crearon principalmente para proporcionar un intermediario confiable entre dos partes, como un prestatario y un prestamista. El comercio legítimo requería el uso de un banco institucional. Si bien los bancos se han alejado de sus orígenes en los antiguos imperios, sus operaciones comerciales básicas no han cambiado.

Los bancos tradicionales y las instituciones financieras han desempeñado un papel importante en la facilitación de pagos y remesas. Un pago de remesa es una transferencia de fondos por parte de un trabajador extranjero a un individuo en su país de origen y, a menudo, es de gran importancia económica para su beneficiario. Los pagos de remesas compiten con la ayuda internacional como una de las mayores fuentes de ingresos en los países en desarrollo.

Aquellos que aún no se hayan familiarizado con la industria de las remesas pueden sorprenderse al descubrir su relevancia y función como un mercado multimillonario. Las remesas a los países de ingresos bajos y medios se recuperaron a un nivel récord de 466 mil millones de dólares en 2017, un aumento del 8,5 %, después de una baja de dos años consecutivos, según el Banco Mundial. Las remesas, que incluyen transferencias a países de altos ingresos, totalizaron 613 mil millones de dólares en 2017, marcando un aumento del 7 % de los 573 mil millones en 2016. Factores como las políticas de inmigración más estrictas posiblemente hayan resultado en un aumento en la cantidad de pagos de remesas este año, y se espera que las cifras de 2018 aumenten en consecuencia.

Además de las instituciones financieras tradicionales, las transferencias transfronterizas han estado dominadas durante mucho tiempo por empresas como Western Union. Las remesas están dirigidas a las necesidades de los países menos desarrollados, más que al mundo occidental. Esto se refleja en las estadísticas que muestran que los países que en 2017 recibieron las remesas más importantes fueron: Kirguistán (35 %), Tonga (33 %), Tayikistán (31 %), Haití (29 %) y Nepal (29 %), porcentajes calculados como una parte delPIB.

En muchos de estos países en desarrollo, un alto porcentaje de la población no tiene acceso a cuentas bancarias. Se ven obligados a utilizar operadores de transferencia de dinero. Debido a los desafíos que estos presentan, muchos han pedido una solución para revolucionar el proceso para los "no bancarizados", y para lograr un ámbito financiero inclusivo y sin corrupción.

La corrupción como acto principal en las operaciones bancarias

La corrupción ha desempeñado un papel protagónico en la historia de las instituciones financieras. Atacar la corrupción sigue siendo un problema principal de preocupación para los organismos normativos, los reguladores financieros y el público en general. Debido a la naturaleza interrelacionada del sector financiero con el gobierno, la corrupción tiene complicaciones sistémicas que amenazan a las economías a escala nacional e internacional.

Existen marcos de cumplimiento para combatir la corrupción, pero la gobernanza en la banca varía enormemente a nivel mundial. El propósito de los bancos es funcionar como salvaguardas para determinar y monitorear posibles actividades ilegales, como el lavado de dinero. Existe una gran responsabilidad sobre los hombros de los empleados para identificar y reportar transacciones sospechosas, piratas informáticos, información privilegiada y actividades delictivas. La naturaleza transformadora del sector ha resultado en un incremento de los incidentes, como la piratería informática, que ha impactado directamente en el fraude y la corrupción, lo que ha provocado que las estructuras internas ya no sean completamente confiables.

Los entusiastas de las criptomonedas y las cadenas de bloques han destacado la oportunidad de aprovechar la tecnología para transformar el panorama del sector bancario y de remesas. Un escándalo de corrupción como el caso de 1MDB, que involucra a una de las instituciones financieras más prominentes, podría haberse evitado mediante el uso de la tecnología de cadena de bloques. De hecho, la casi impenetrabilidad de la cadena de bloques ofrece una solución a la corrupción, ya que ningún gobierno puede agregar o retirar efectivo de la circulación. Entonces, ¿cómo puede la cadena de bloques transformar el proceso de remesas y eliminar la corrupción?

Cómo puede la tecnología de cadena de bloques alterar la industria de las remesas

Hasta hace poco, las dos únicas formas de transferir dinero al extranjero consistían en mover dinero de una cuenta bancaria a otra o utilizar servicios de transferencia privados. Ninguna de estas opciones proporciona seguridad o es totalmente eficiente. Sin embargo, el mercado mundial de remesas está experimentando un cambio fundamental. La tecnología de cadena de bloques tiene el mayor potencial para revolucionar y solucionar problemas dentro del sistema de pagos, incluidas las comisiones altas, las transacciones lentas y la cantidad de intermediarios.

Si bien el aumento de la competencia ha provocado una leve disminución en los costos de las transacciones a lo largo de los años, los gastos y las comisiones por las tasas de cambio que favorecen al banco o al servicio de transferencias bancarias aún se cobran, y difieren mucho del origen al destino. La tecnología de cadena de bloques facilita la reducción de las comisiones y proporciona transferencias más rentables, ya que elimina los gastos generales asociados con los intermediarios.

Los servicios financieros tradicionales cobran un 7,4 %. La tecnología de cadena de bloques puede potencialmente reducir las comisiones a menos del 3 %, como es el caso de una prueba que se llevó a cabo recientemente en Serbia. El uso de servicios bancarios tradicionales, el proceso de envío de remesas puede demorar varios días, y los gastos se cobran en cada paso del camino. Si se pudiera eliminar a los bancos del proceso, los costos se reducirían aún más.

Si bien aún se encuentra en sus etapas iniciales, el sistema bancario mundial solo puede beneficiarse de la introducción de la tecnología de la cadena de bloques en sus servicios. Sus características anticorrupción ahorrarán miles de millones tanto al público como a las instituciones financieras, al tiempo que introducirán una mayor responsabilidad en el sistema y controlarán la corrupción de manera efectiva. La cadena de bloques permitirá a más personas acceder al dinero y las acercará a la inclusión financiera.

Aid:Tech es miembro de Tecnología para la Integridad del Foro Económico Mundial.

Joseph Thompson, Cofundador y CEO, Aid:Tech