Canadá y Estados Unidos han anunciado esta madrugada que han alcanzado un acuerdo comercial trilateral junto con México después de meses de negociación que sustituirá al Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN). Se abre así de nuevo un zona de libre comercio con transacciones por cerca de 1,2 billones de dólares, que ha estado a punto de cerrarse después de 25 años.

"Hoy, Canadá y Estados Unidos alcanzaron un acuerdo, junto con México, en un nuevo y modernizado acuerdo comercial para el siglo XXI: el acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés)", informaron en un comunicado conjunto el representante de Comercio de EE UU Robert Lighthizer y la ministra de Exteriores canadiense, Chrystia Freeland.

Tras conocerse el pacto, el peso mexicano sube un 0,6% frente al dólar, y el dólar canadiense también avanza en torno al 0,5% hasta alcanzar su nivel más alto en cuatro meses.

Según el comunicado conjunto, el USMCA ofrecerá un marco comercial "de alta calidad que resultará en mercados más libres, comercio más seguro y crecimiento económico más robusto en nuestra región".

A finales de agosto, Estados Unidos y México alcanzaron un acuerdo bilateral preliminar, al que faltaba sumarse Canadá. El acuerdo se ha alcanzado tras una jornada de negociación a contrarreloj entre Estados Unidos y Canadá, dado que Washington había impuesto la medianoche de este lunes (las 6 AM hora española) para alcanzar un pacto.

"Es un buen día para Canadá", aseguró el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, a los periodistas después de una reunión de su Gobierno a última hora del domingo para dar el visto bueno al acuerdo.

Lighthizer y Freeland aseguraron que profundizarán más en los lazos económicos de sus países cuando este acuerdo entre en vigor.

"Nos gustaría dar las gracias al ministro mexicano de Economía Ildefonso Guajardo por colaboración durante los últimos trece meses", concluye el texto.

El TLCAN, en vigor desde 1994 entre México, Canadá y EE UU, engloba operaciones comerciales por un billón de dólares anuales entre los tres países, pero ha sido sometido a un proceso de renovación durante meses tras la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, que lo había calificado de desastre y había acusado de ser responsable del traslado de puestos de trabajo de la industria de EE UU a México.

El comunicado agrega que el pacto fortalecerá a la clase media y creará "buenos trabajos bien pagados y nuevas oportunidades" para cerca de 500 millones de personas "que llaman hogar a Norteamérica".