El recién estrenado presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, ha recuperado el Ministerio de Igualdad como cartera independiente. Además, ha situado a Carmen Calvo, responsable de este, en la única Vicepresidencia del Gobierno. Así, el socialista ha conseguido mandar el mensaje de cuál quiere que sea uno de los principales ejes de su Gobierno: la lucha contra el desigual reparto de la riqueza.

Los organismos internacionales llevan tiempo alertando del aumento de la desigualdad en todo el mundo, fenómeno del que España no se queda al margen. Un reciente estudio de la OCDE aporta un nuevo dato sobre este proceso: en los países que forman parte de la organización, las familias de pocos recursos tienen que esperar de media 4,5 generaciones a que sus ingresos alcancen el promedio nacional. En el caso de España, este periodo de espera es de 4 generaciones, lo que nos sitúa ligeramente por encima de la media.