Hace muchos años, me senté en un aula en la Universidad de Tsinghua, mirando fijamente la fórmula de Euler en la pizarra, maravillado por su belleza matemática. Esta es una fórmula que relaciona las constantes más famosas de la matemática: Pi (π), cero, número de Euler "e" y número imaginario "i" en una ecuación; y su belleza consiste en las infinitas funciones y exponentes posibles que se pueden crear.

Hoy, me encontré con esta fórmula una vez más, después de años de dedicarme a la promoción de la innovación en la tecnología, la industria y la cultura. Ahora entiendo el paralelismo entre la fórmula de Euler y la vida humana: mientras que juntar las constantes importantes de las matemáticas puede crear infinitas funciones y exponentes, juntar los dones más prometedores de la humanidad puede extender los límites del progreso hasta el infinito.

Hemos sido bendecidos con maravillosos recursos de la naturaleza y un fuerte espíritu innovador; y esto nos ha llevado al pico más alto del progreso científico, tecnológico y social de hoy, a la vez que ha abierto un mañana de infinitas posibilidades. De manera tangible, esto se puede ver en los trenes de alta velocidad, cruceros colosales, sistemas de comunicación instantánea y la inteligencia artificial.

Leonard Euler vivió en Europa en medio del Siglo de las Luces, momento en el que los dones del Renacimiento y la revolución científica habían comenzado a introducir una marea de modernización en la historia de la humanidad que dio paso al auge de la Revolución Industrial. El comienzo del siglo XVIII dio origen a muchos científicos, filósofos e inventores importantes; y hoy la era de la información, el desarrollo humano y la innovación científica se han fusionado.

Mientras que las matemáticas son el lenguaje universal de la comunicación, la innovación y el espíritu humano proporcionan el camino hacia un desarrollo humano sostenible e inclusivo. Actualmente, el desarrollo de las diferentes culturas, nacionalidades y regiones sigue siendo desigual. Necesitamos tanto de la innovación científica como del espíritu humano para lograr que más personas tengan acceso a la tecnología e inteligencia modernas. De esta manera, diversas culturas pueden comunicarse y construir mejores relaciones, y desarrollar así una sociedad estable que proteja a los grupos más vulnerables, y un potencial de desarrollo más sustentable en las naciones y regiones en vías de desarrollo. ​

La innovación está en el centro de la creación de valor

La integración de la industria, el entorno académico y las instituciones impulsa los logros científicos y tecnológicos más recientes. Hay tres factores importantes que impulsan la innovación.

1. En primer lugar, la creación de parques científicos, parques industriales, comunidades de innovación e incubadoras crea una plataforma para que los empresarios se conecten con los recursos de innovación y puedan aprovecharlos.

2. En segundo lugar, los recursos financieros suficientes, incluidos los fondos de capital de riesgo y los fondos de las sociedades matrices, favorecen la innovación.

3. Por último, el desarrollo de grandes redes mediante la cooperación internacional facilita la innovación entre las empresas de todo el mundo.

La innovación tecnológica nos conduce hacia una vida mejor. Podemos conectarnos gracias a la tecnología que hace al mundo más pequeño y accesible. La aplicación masiva de la tecnología de la información brinda acceso a Internet a las personas en áreas menos desarrolladas, lo que les permite conectarse con el mundo exterior y compartir la conveniencia de la nueva era digital. Los avances tecnológicos nos permiten mejorar nuestra salud y, por lo tanto, gozar de una mejor vida. Productos biotecnológicos innovadores y aplicaciones clínicas han logrado abordar las necesidades de salud humanas, como la pérdida auditiva hereditaria, el síndrome de Down y la talasemia. Visto en términos económicos, la innovación crea empresas unicornio; pero lo que es más importante, crea sectores complementarios dentro de la industria de la innovación tecnológica avanzada. Estos sectores han aportado tecnologías de protección y seguridad públicas de última generación, así como soluciones de gestión de emergencias para alivio de desastres a escala nacional, seguridad pública urbana, seguridad de productos químicos y métodos de detección de riesgos. Se ha creado una solución de inspección de la seguridad avanzada, así como productos que satisfacen las necesidades de la aviación civil, aduanas, ferrocarriles, carreteras y conferencias nacionales. El propósito es mejorar la seguridad de la gente.

El espíritu humano es la clave para promover un crecimiento inclusivo. Permitir que la mayor cantidad posible de personas reciban una mejor educación siempre ha sido un desafío importante. ¿Cómo puede la innovación acelerar el impacto de la educación? Es alentador ver el éxito de la nueva tendencia de los cursos en línea abiertos masivos (MOOC) en la integración del pensamiento en la educación a través de Internet, que ofrece una oportunidad de aprendizaje económica. Si quiere aprender, puede encontrar acceso disponible al conocimiento que necesita. En tres años, una plataforma MOOC proporcionó servicios educativos a casi 160 países y regiones, llegando a 7.500.000 estudiantes registrados. Este número triplica el número de ex alumnos de una prestigiosa universidad centenaria

El espíritu humano puede verse, sin lugar a dudas, en todos los aspectos de la vida, desde los edificios en los que vivimos hasta los lugares que nos gustaría visitar en las vacaciones. La ciencia de los asentamientos humanos interpreta perfectamente cómo aplicamos la ciencia, las artes y el espíritu humano de una manera holística para crear una vida mejor. Gracias a la tecnología y los conocimientos avanzados que adquirimos por medio de la realidad virtual y aumentada, restaurar nuestro patrimonio histórico a través de la digitalización ahora es un sueño hecho realidad. La urbanización y la arquitectura, junto con el espíritu humano, nos han llevado a construir parques en los sitios de tratamiento de aguas residuales, a reconstruir comunidades históricas llenas de vitalidad, y a mejorar las industrias tradicionales con nuevas tecnologías e ideas.

Tenemos la certeza de que la prosperidad futura será y debe ser inclusiva, compartida por todas las nacionalidades y culturas. Los valores comunes de la humanidad nos enseñan a aceptar las diferencias, y los diferentes orígenes de la innovación. Hemos iniciado el Plan de agrupación de estrellas que impulsa la conexión entre los innovadores, el capital y la cooperación globales. Si tomamos la vida como el número "e" de Euler, y la innovación y el espíritu humano como el número imaginario "i", ciertamente seguiremos sumando nuevos capítulos a la historia de la humanidad.

La vida es limitada; la innovación es infinita.