Cuarta Revolución Industrial

Los asistentes personales tienen poco de personal, pero eso puede cambiar pronto

Luke Peters demonstrates Siri, an application which uses voice recognition and detection on the iPhone 4S, outside the Apple store in Covent Garden, London  October 14, 2011. REUTERS/Suzanne Plunkett (BRITAIN - Tags: BUSINESS SOCIETY SCIENCE TECHNOLOGY TELECOMS) - RTR2SNOL

Image: REUTERS/Suzanne Plunkett

Antonio Sabán
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Cuarta Revolución Industrial??
La visión global
Explora y monitorea cómo Cuarta Revolución Industrial afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Cuarta Revolución Industrial

Los asistentes de voz complejos, es decir, los que presentaban mucha produndidad más allá de la marcación por voz, se popularizaron con el lanzamiento de Siri junto al iPhone 4S en 2011. Desde entonces se espera, pienso que acertadamente, que la voz, o en términos más abstractos, la conversación, sean la próxima revolución tecnológica. Sin embargo, a día de hoy, pese a que la situación pueda cambiar pronto, la voz sigue sin imperar en nuestra vida tecnológica, por causas variadas.

En primer lugar está el aspecto general. Prácticamente ninguna tecnología ha triunfado de primeras, aunque se recuerde hegemónica. Los smartphones serán siempre la prueba más evidente de ello. Aunque la revolución comenzada por el iPhone sólo tardase un par de años en calar en todas las sociedades industrializadas, y relativamente poco en otras menos ricas, ha sido una carrera de fondo. La consideración puede variar, pero es aceptado globalmente que el Nokia 9000 Communicator fue el primer smartphone del mercado, allá por el año 1996. Una carrera, por tanto, de 11 años antes de alcanzar la madurez para hacerse masivos en manos del público general.

Con los asistentes por voz ocurre lo mismo, pero a la vez han tenido menos seguimiento, pues desde el principio no se creían tan necesarios como el propio hardware, más allá de la descuidada accesibilidad. La historia comenzó en los años 50, pero la inversión ha sido menor ante la previsión de poco retorno. Además, los asistentes han dependido de un factor que condiciona el siguiente punto: además de la calidad de reconocimiento en sí, no tendrían sentido sin dosis de inteligencia artificial.

Así, en segundo lugar, tras un proceso inacabado hacia la madurez, encontramos que las propuestas “apenas” han avanzado desde la llegada de Siri. No ha sido hasta hace uno o dos años cuando se ha reconocido que la simple información aportada no bastaba. El público no usa los asistentes porque son incómodos en todos los sentidos: no son naturales y eso provoca que en público resulte muy raro dar órdenes, amén de no resolver grandes problemas. La realidad que viene es aquella en la que tendremos una conversación real con los asistentes virtuales, como si pidiéramos un favor por teléfono a un amigo sin que necesariamente sea una orden. Aquella en la que podremos dejar de ser robots dictando para ser nosotros mismos.

Y como decía, la inteligencia artificial tiene las claves de ello. Los núcleos de los asistentes y otros servicios han cambiado incluyéndola, y en muy poco tiempo se han hecho mucho más listos La promesa de Bixby, el nuevo asistente del Samsung Galaxy S8, construido por los creadores de Siri, es que aplicará no sólo esa naturalidad de la que hablábamos, sino la posibilidad de identificar acciones ordenadas por el usuario aunque las oraciones no se completen.

En cualquier caso, la telefonía móvil ya no se entiende sin estos por ahora prescindibles añadidos, y las fuertes inversiones en desarrollo tanto en hardware como en software por parte de los grandes actores en lo referente a la inteligencia artificial, sumadas al crecimiento de información al alcance de los sistemas de aprendizaje profundo, harán que sea cuestión de poco tiempo que esa integración natural llegue a nuestras vidas. Pero si otra cosa hemos aprendido de otras tendencias llamdas “de futuro” en su momento, es que lo mejor es no forzar la máquina, pues el público se espanta fácilmente y rebajar más tarde el rechazo es una tarea titánica.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Cuarta Revolución IndustrialTecnologías emergentes
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

IDEA: Investing in the Digital Economy of Azerbaijan

Robert Speight and Brynne Stanton

2 de junio de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial