Si hay algo en lo que creo es en el poder de la innovación: cuando el pensamiento creativo, la investigación y la implementación se combinan para brindar valor y mejorar las vidas. Creo que es algo en lo que todos tenemos fe.

Al mismo tiempo, hay dinámicas mundiales que ponen en riesgo reprimir el avance de la innovación que genera tanto progreso en el mundo. Mientras que invertir en investigación y desarrollo está en auge, las barreras virtuales aumentan, con un gran enfoque en el trabajo, la inmigración, la soberanía de datos y las regulaciones empresariales.

La tecnología tiene la capacidad de romper las barreras, pero se le debe dar espacio para hacerlo. Combinar avances tecnológicos con pensamiento innovador puede ofrecer una gran variedad de posibilidades, impulsar el desarrollo y el valor para las empresas, ciudades y países, y abordar una gran cantidad de problemas de sustentabilidad que afectan a millones en el mundo. Para fomentar la adopción de riesgos y la innovación, todos debemos enfocarnos en varias áreas clave.

Compromiso con una nueva capacitación

Para comenzar, debemos comprometernos a garantizar que el talento correcto está en el lugar indicado para los trabajos correctos. La necesidad de contar con trabajadores que tengan habilidades específicas y altamente técnicas está en aumento, y esta demanda se extiende a todos los sectores, desde la venta minorista hasta la fabricación y la atención médica. En la tecnología, por ejemplo, los puestos de trabajo se vuelven más complejos, y para dar resultado, las personas necesitarán contar con un balance de profundidad en análisis de datos, seguridad, gestión de dispositivos y desarrollo de aplicaciones, al mismo tiempo que controlan la competencia menor como creatividad, diseño innovador e iniciativa empresarial. A medida que los ecosistemas de trabajo cambian, la clave es ayudar a los trabajadores que se sienten aislados del mercado laboral a volver a capacitarse en nuevos roles.

En Cisco, hemos visto grandes resultados con las Academias de Redes de Cisco, un programa que por casi 20 años ha ofrecido a más de 6 millones de alumnos en el mundo las habilidades necesarias para crear, diseñar y mantener redes informáticas. El programa de Academia de Redes cuenta con 9600 academias en 170 países, y más de un millón de alumnos inscriptos. Las encuestas muestran que el 70% de los alumnos ha encontrado un empleo nuevo o mejor, mayores responsabilidades laborales u obtuvieron un mejor salario gracias al programa.

Al aprovechar las Academias de Redes, expandirlas a más países y expandir continuamente el currículum, podemos sumar nuevos buscadores de empleos que, por el contrario, sienten que el empleo es inalcanzable. La academia les ofrece las habilidades más críticas para el futuro, lo que les permite participar y progresar en la economía digital.

Las alianzas son críticas

Es de igual importancia conectar a las personas en distintas industrias y continentes, y colaborar en la solución de los mayores problemas mundiales. Ninguna persona, sin importar su nivel de educación, tendrá éxito por sí misma. El pensamiento colaborador e innovador, y las alianzas son clave para alcanzar nuestro mayor potencial colectivo. La industria no solo tiene la oportunidad, sino la obligación, de afrontar los mayores desafíos del mundo. Si abordamos el hambre mundial, el acceso al agua potable o volvemos a capacitar a nuestra fuerza laboral como haríamos con cualquier otro desafío empresarial, y lo hacemos de forma colectiva, no hay límite respecto a lo que podemos conseguir.

Estas alianzas son necesarias ahora más que nunca, ya que muchos buscan crear muros virtuales para prevenir el flujo libre de información. Los flujos de datos transfronterizos ahora generan un valor más económico que los flujos tradicionales de productos comercializados. Según estima McKinsey, el tráfico de Internet transfronterizo aumentó 18 veces de 2005 a 2012, y los flujos de datos registraron $2,8 billones del PBI mundial en 2014. Pero hay una tendencia por controlar el flujo cada vez mayor, debido a que las políticas gubernamentales y las prácticas comerciales se combinan para frenar una Internet auténtica y abierta. Expertos en grupos de interesados en el gobierno, el negocio y la investigación deberían reunirse para crear una comunidad de creencias compartidas para mejorar el libre flujo de información que es fundamental para el desarrollo y la innovación.

Innovación al alcance de todos

Para que la innovación se desarrolle, debemos asegurarnos de que sus beneficios alcancen a todos. Dicho trabajo ya se encuentra en curso, por ejemplo, en aquellos que viven en pueblos de India ahora pueden recibir visitas de un especialista médico para tratar problemas críticos de salud que de otra manera no hubiesen sido atendidos. Cisco también ha trabajado para colaborar con la crisis de refugiados en Medio Oriente y Europa, al donar equipos para establecer zonas con cobertura wifi y conectividad para los refugiados de paso y en campamentos; ofreciendo tiempo como voluntario y soporte técnico del mismo modo a través de nuestros equipos de operaciones tácticas y respuestas ante catástrofes; y otorgando subvenciones en efectivo a los socios estratégicos sin fines de lucro para proporcionar información basada en Internet y servicios de coordinación para refugiados y ONG en el lugar. Esta aplicación exclusiva de la tecnología no solo ayuda a otros, sino que también puede impulsar el valor empresarial que se extiende por fronteras y regiones.

La tecnología y la innovación prometen impulsar el desarrollo, abordar los problemas más importantes que afectan a muchas personas y ayudar a que la gente de todo el mundo progrese. Pero estas posibilidades solo pueden llevarse a cabo mediante un compromiso con el hallazgo.

Les solicito a los líderes empresariales y gubernamentales del mundo que se comprometan a crear un mundo interesado que incorpore la innovación como nunca antes. El progreso real solo puede suceder cuando contamos con una fuerza laboral que esté preparada para guiarnos en el futuro, y alianzas significativas enfocadas en el impacto mundial que afecta a cada individuo. La tecnología en sí misma está aquí, lista para producir un cambio. El factor clave determinante para el éxito es nuestro compromiso para avanzar con convicción.