Los desarrollos en computación han impulsado la transformación de sistemas completos de producción, gestión y gobierno. En esta entrevista, Justine Cassell, vicedecana de Estrategia e Impacto Tecnológicos de la Escuela de Ciencias de la Computación de la Universidad Carnegie Mellon y copresidente del Concejo Mundial Futuro de Computación, dice que debemos asegurarnos de que estos desarrollos beneficien a toda la sociedad, no solo a los más ricos o a quienes participan de la “nueva economía”.

¿Por qué debe interesarse el mundo en el futuro de la computación?

Hoy en día, las computadoras son parte de prácticamente todas las cosas con las que interactuamos durante el día. Todavía tenemos la imagen de que las computadoras son objetos rectangulares en nuestros escritorios (o, actualmente, en nuestros bolsillos), pero también hay computadoras en nuestros autos, nuestros termostatos y nuestras neveras. De hecho, cada vez hay más computadoras que no son objetos independientes, sino que están integradas en prácticamente cualquier otro material. Con esto en mente, realmente deberíamos preocuparnos por lo que nos depara el futuro de la computación, dado que afectará cada minuto de nuestras vidas.

Cuéntame sobre los avances tecnológicos que has visto y los que esperas ver durante los próximos años

Algunos de los avances más emocionantes se relacionan con la Internet de las cosas. Del mismo modo que tenemos tendencia a pensar en las computadoras como cajas rectangulares, tenemos tendencia a pensar en Internet como una especie de éter que flota a nuestro alrededor. Sin embargo, recientemente, los investigadores han hecho avances enormes para que todos los objetos se comuniquen. Así, tu teléfono podría comunicarse con tu nevera, que a su vez podría comunicarse con una bombilla de luz. De hecho, en el futuro cercano, la propia bombilla podría convertirse en una computadora y proyectar información en lugar de luz.

Imagen: Statista

Por su parte, la computación biológica aborda la forma en la que el propio organismo puede computar y cómo el material genético puede percibirse como una forma de computación. Podemos pensar en la computación biológica como una forma de computar ARN o ADN y entender la biotecnología como una especie de computadora. Uno de mis colegas de Carnegie Mellon, Adam Feinberg, ha "impreso" tejido cardíaco en 3D. Diseña partes del cuerpo en una computadora mediante modelos muy detallados que se basan en el cuerpo humano y luego usa técnicas de ingeniería para crear organismos vivos. Ha ocurrido un cambio radical en lo que consideramos infraestructura digital y ese cambio lleva consigo un cambio radical en cómo trabajamos, cómo vivimos y quiénes somos.

La computación cuántica nos permite imaginar un futuro en el que los grandes avances científicos vengan de la mano de computadoras que ya no estén atadas a la simple lógica binaria de ceros y unos.

¿Qué aspectos de la computación están cambiando? ¿Cuáles son las fuerzas que producen esos cambios?

Uno de los mayores cambios que se observan actualmente es que las computadoras comienzan a migrar hacia la ropa que usamos o incluso hacia nuestros mismos cuerpos. Estamos en proceso de refinar prótesis que no solo ayudan a la gente a alcanzar objetos sino que, una vez alcanzado un objeto, envían un mensaje de regreso al cerebro. Las primeras prótesis lograron el milagro de captar un mensaje del cerebro y usarlo para controlar el mundo. Pero imagina lo increíble que sería si esa prótesis también pudiera decirle al cerebro que ha tomado algo. El hecho de que nuestro cerebro reaccione directamente al movimiento de una pieza de metal en el extremo de una mano cambia por completo nuestra percepción de qué significa ser humano.

¿Cómo podrían los avances en computación afectar a la industria, los gobiernos y la sociedad?

En primer lugar, vale decir que hay una verdadera disrupción en todos los sectores de la industria. Los sectores de la información y el entretenimiento pueden imaginar publicidades que entiendan tus emociones cuando las observas gracias al aprendizaje automático. En la industria, los robots de una línea de producción pueden aprender en tiempo real en función de lo que perciben. Podemos imaginar un brazo robótico que se reconfigure automáticamente cuando el objeto que manipula cambia de forma. Todos los sectores están cambiando, e incluso los límites entre los sectores comienzan a borrarse conforme se funden la impresión 3D y el aprendizaje automático, la industria y la información o la industria y el cuerpo.

¿Qué debemos hacer para asegurarnos de maximizar los beneficios y controlar los riesgos relacionados?

Si pensamos en el futuro de la computación como la convergencia de lo biológico, lo físico y lo digital (o incluso lo cuántico en reemplazo de lo digital), basta con ver ejemplos como la impresión 3D, la biotecnología, la robótica para prótesis, la Internet de las cosas y los vehículos autónomos u otros tipos de inteligencia artificial para imaginar cuánto cambiarán nuestras vidas. Sin embargo, debemos asegurarnos de que estos avances beneficien a toda la sociedad: no solo a los más ricos sino a cualquiera que necesite, por ejemplo, una de esas prótesis.

Una de las primeras preguntas en el Consejo será: ¿cómo establecemos un medio de gobierno adecuado para garantizar la equidad de la innovación? ¿Cómo fomentamos que los beneficios de estas tecnologías sean equitativos para cada nación del mundo y para cada persona de cada nación? ¿Qué estrategia será más efectiva para garantizar un uso equitativo: una estrategia descendente que controle el uso de estas tecnologías o una educación ética ascendente de quienes participan en el desarrollo de las tecnologías y su distribución?

Creo que se debe diseñar un modelo multinivel y multiparte de la tecnología, que tenga en cuenta no solo los aspectos tecnológicos del desarrollo sino también sus aspectos sociales, culturales y legales. Todos los tecnólogos deben recibir formación en los aspectos humanos además de los tecnológicos para que entiendan los posibles usos de sus tecnologías y reflexionen sobre los usos que quieren darles.

¿Cómo será la computación en 2030?

La verdad es que todavía no sabemos porque el cambio ocurre muy rápidamente. Sabemos que la computación cuántica —la introducción de la física en el campo de la informática— será extremadamente importante, y podría hacer que las computadoras se hagan realmente diminutas, del tamaño de un átomo. Eso marcará una enorme diferencia. Podría abrir las puertas a nanocomputadoras (computadoras sumamente pequeñas) que podríamos tragar en una píldora para que aprendan sobre una enfermedad y comiencen a tratarla. Eso también podría incorporar elementos de la computación biológica, que nos permitiría imprimir partes del cuerpo. Creo que veremos una mayor penetración de la computación en todos los aspectos de nuestras vidas. Si las cosas salen como nuestro Consejo espera, veremos tecnólogos más comprometidos con garantizar que esos avances sean para bien.

¿Cuál es la tecnología o el dispositivo que más ansías ver antes de 2030?

En mi trabajo, tengo el compromiso de garantizar que la tecnología una a las personas en lugar de separarlas. Existe el miedo de que pasarnos los días mirando nuestros celulares nos divide y hace que ya no formemos vínculos con otras personas. Mi trabajo busca garantizar que los vínculos sociales y las relaciones entre personas, así como la relación que tenemos con la tecnología, respalden la infraestructura social, de manera que nunca olvidemos los valores que nos hacen humanos.

Personalmente, más que un dispositivo en particular quiero ver dispositivos que no solo mantengan sino fortalezcan los vínculos entre personas, así como tecnologías que mejoren la comprensión entre países e individuos.