Geo-Economics and Politics

7 formas en que el estrés del sistema terrestre afecta nuestra seguridad

Langostas del desierto vuelan cerca de la ciudad de Rumuruti, Kenia.

El estrés del sistema terrestre plantea cada vez más desafíos a la seguridad nacional. Image: REUTERS/Baz Ratner

Rod Schoonover
Co-Founder, Ecosecurity Council
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Geo-Economics and Politics??
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Este artículo es parte de: Centre for Nature and Climate
  • La pérdida de biodiversidad, el cambio climático y la contaminación van en aumento y causan estrés en los sistemas terrestres.
  • El estrés del sistema terrestre plantea cada vez más desafíos a la seguridad nacional.
  • Tenemos que ajustar nuestros marcos de seguridad para adaptarlos mejor al nuevo panorama de riesgos, y para ello será fundamental la cooperación entre las distintas partes interesadas.

A medida que nos acercamos a la mitad del siglo XXI, los problemas de seguridad en todo el mundo son cada vez más complejos y graves. Los conflictos activos en Ucrania, Oriente Medio y el África subsahariana no solo han desbordado los esfuerzos internacionales de pacificación, sino que también han exacerbado las crisis humanitarias y desencadenado protestas civiles.

Además, las regiones de Asia y América Latina, así como otras partes de África, se enfrentan a toda una serie de problemas de seguridad, desde la inestabilidad política y la delincuencia organizada hasta la plaga omnipresente de la corrupción.

Aunque las tormentas geopolíticas acaparan con razón la atención mundial, también aumentan los factores de estrés del sistema terrestre, como la pérdida de biodiversidad, el cambio climático y la contaminación. Es más, estamos asistiendo a daños probablemente irreversibles, como la superación de puntos de inflexión ecológicos en los arrecifes de coral y la capa de hielo de Groenlandia.

Es casi seguro que estos estreses se cruzarán dramáticamente con los problemas de seguridad. De hecho, en muchos lugares, ya lo están haciendo.

¿Has leído?

Los paradigmas de la seguridad están cambiando

Los paradigmas de seguridad actuales se desarrollaron en una Tierra que, en esencia, ya no existe. Si no se interviene, es probable que la inestabilidad geopolítica y el estrés del sistema terrestre confluyan y precipiten una crisis de seguridad global sin precedentes, y potencialmente inmanejable. Por consiguiente, es imprescindible integrar estos elementos en nuestros marcos de seguridad.

Las actividades humanas han transformado drásticamente el planeta. Aunque el discurso sobre la seguridad, cuando se habla del estrés de los sistemas terrestres, suele centrarse principalmente en el cambio climático, este enfoque pasa por alto impactos igualmente críticos sobre la biosfera y derivados de la contaminación.

Junto con otros estreses del sistema terrestre, como la degradación del suelo, el agotamiento del agua dulce y la sobreabundancia de nutrientes, estas cuestiones forman un complejo tapiz de retos ecológicos relevantes para la seguridad. Una doctrina de seguridad que dé prioridad al cambio climático sin tener en cuenta estas otras tensiones es, en el mejor de los casos, incompleta y, en el peor, peligrosa.

La siguiente figura enumera un abanico más amplio de estreses del sistema terrestre, ilustrando lo interconectados y extensos que son. Cada elemento contribuye de forma única al panorama ecológico y de seguridad mundial, lo que subraya la necesidad de enfoques integrados a la hora de reformular la doctrina de seguridad.

Los estreses del sistema terrestre suelen tener repercusiones directas en nuestra seguridad.
Los estreses del sistema terrestre suelen tener repercusiones directas en nuestra seguridad. Image: Rod Schoonover

7 estreses del sistema terrestre que amenazan la seguridad

Es fundamental comprender el amplio abanico de estreses del sistema terrestre que amenazan la estabilidad mundial. Sin embargo, los debates abstractos a menudo pueden ocultar sus repercusiones tangibles. Para ilustrar el alcance y la variedad de estos retos, la siguiente lista destaca casos clave de todo el mundo en los que el estrés del ecosistema terrestre ya ha exacerbado los problemas de seguridad:

1. Estrés acuático y marino: La devastación de la acuicultura por la proliferación de algas nocivas en Chile, la disminución de las poblaciones de peces que socava los medios de subsistencia en el Pacífico y la invasión de las naciones insulares del Caribe por el sargazo.

2. Degradación del suelo: Desertificación en el Sahel, sequías en el oeste de Estados Unidos y sequías que amplifican los efectos devastadores de la guerra civil en Siria.

3. Extremos climáticos: La subida del nivel del mar amenaza infraestructuras críticas en el este de Estados Unidos, y las olas de calor afectan a la población en Europa y aumentan las tormentas tropicales en el Mar Arábigo.

4. Conflictos por los recursos: La sobrepesca aviva los enfrentamientos en el Mar del Sur de China, aumentan las disputas geopolíticas por los recursos hídricos del Nilo y el bombeo excesivo de aguas subterráneas desata tensiones interestatales en la India.

5. Impactos sobre el hábitat: La deforestación amenaza a las comunidades indígenas del Amazonas, las especies invasoras devastan los bosques norteamericanos y los incendios forestales destruyen hogares en Australia.

6. Contaminación y polución: El smog tóxico en Irán, la contaminación nuclear en Japón y los brotes de mucílago en el Mar de Mármara (Turquía).

7. Pestes y enfermedades: Las nubes de langostas transcontinentales asolan los cultivos agrícolas, así como las infestaciones de gusanos cogolleros en África, y la enfermedad de la roya devasta las economías productoras de café en Centroamérica.

A escala mundial, la pandemia de COVID-19 fue un brutal recordatorio de los vínculos existentes entre el estrés ecológico y la seguridad. Casi seguramente originada por la problemática relación de la humanidad con la naturaleza, la disrupción socioeconómica y política causada por la pandemia superó en mucho la de la mayoría de los conflictos tradicionales, considerados como problemas de seguridad por los gobiernos. La crisis subraya la necesidad de un paradigma de seguridad que prevea e incorpore los riesgos ecológicos.

Es probable que las consecuencias para la seguridad de las disrupciones del sistema terrestre no sean tan diferentes de los patrones familiares de inestabilidad política, tensiones geopolíticas, disrupción por migraciones y crisis humanitarias. Sin embargo, los responsables de la toma de decisiones se enfrentan ahora a la desalentadora perspectiva de una policrisis ecológica, caracterizada por cascadas de catástrofes interrelacionadas que desbordan su capacidad de identificación y respuesta.

Estos retos se intensifican aún más por el continuo aumento de la militarización, los sentimientos antidemocráticos y las campañas de desinformación que erosionan la colaboración y amplifican los impactos de la disrupción del sistema terrestre. En este mundo transformado, la seguridad debe reconceptualizarse no como un juego de suma cero, sino en función de la interdependencia global y la sostenibilidad ecológica, lo que exige un cambio fundamental en nuestra forma de entender la seguridad.

En respuesta a estas amenazas multifacéticas, la comunidad de seguridad debe pasar de las medidas reactivas a una postura proactiva, haciendo hincapié en la prospectiva estratégica y la planificación integral. Analizando e integrando cuidadosamente las tendencias ecológicas, sociales y políticas convergentes, las estrategias de seguridad pueden anticipar y mitigar mejor las posibles crisis.

Este enfoque holístico trasciende las consideraciones geopolíticas tradicionales, integrando la resiliencia y la adaptabilidad en el centro de los marcos de seguridad global para abordar con eficacia los retos interconectados de nuestro tiempo.

Para reimaginar la seguridad en un planeta que cambia rápidamente, es crucial comprender e incorporar el concepto de contribuciones de la naturaleza a las personas.
Para reimaginar la seguridad en un planeta que cambia rápidamente, es crucial comprender e incorporar el concepto de contribuciones de la naturaleza a las personas. Image: Rod Schoonover

Integrar la naturaleza en los marcos de seguridad

Para reimaginar la seguridad en un planeta que cambia rápidamente, es crucial comprender e incorporar el concepto de contribuciones de la naturaleza a las personas. Desarrollado por la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas, el concepto detalla los innumerables y diversos beneficios que proporcionan los ecosistemas, desde la seguridad alimentaria e hídrica hasta la regulación del suelo y el clima.

Se trata de pilares esenciales de la estabilidad y la seguridad globales. Reconocer estas contribuciones ayuda a cambiar nuestras estrategias de seguridad, pasando de reactivas a proactivas, anticipando y quizás mitigando los riesgos antes de que se produzcan en cascada. Por ejemplo, proteger a los polinizadores garantiza una mayor productividad agrícola, lo que afecta directamente a la seguridad alimentaria y reduce el potencial de inestabilidad política y social.

La seguridad no es dominio exclusivo de las instituciones de seguridad tradicionales sino de múltiples partes interesadas, que exige la participación activa de todos los sectores de la sociedad, incluidas las empresas, el mundo académico y la sociedad civil.

Estos grupos diversos deben desarrollar y apoyar en colaboración un marco de seguridad que incorpore de forma integral los amplios impactos del cambio ecológico. La integración de valores fundamentales como el igualitarismo, la justicia y la equidad en estos marcos mejoraría su sostenibilidad, garantizando que las respuestas no sólo gestionen las amenazas, sino que también fomenten sociedades más justas y equitativas.

La disrupción del sistema terrestre no se detendrá mientras el mundo aborda sus innumerables conflictos. A medida que el planeta experimenta rápidos cambios, nuestros paradigmas de seguridad deben evolucionar con la misma rapidez.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

9 cambios que afectan la seguridad nacional y la cooperación económica

Simon Lacey and Don Rodney Junio

7 de junio de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial