Financial and Monetary Systems

¿Qué es la deuda pública y cómo se paga?

El aumento de la deuda pública es una herencia pandémica con la que vamos a vivir durante años. Image: Unsplash/Towfiqu Barbhuiya

Simon Read
Senior Writer, Formative Content
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Financial and Monetary Systems??
La visión global
Explora y monitorea cómo Sistemas financieros y monetarios afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Sistemas financieros y monetarios

Este artículo es parte de: Centre for Financial and Monetary Systems

Listen to the article

  • Los gobiernos de todo el mundo han pedido grandes préstamos para hacer frente a los costes del COVID-19.
  • Los países pueden pedir préstamos a organizaciones internacionales o vender bonos a inversores y fondos de pensiones.
  • La deuda gubernamental se utiliza para pagar los servicios públicos en lugar de sufragar la totalidad del coste a través de los impuestos.
  • Algunos analistas temen que la cantidad de deuda de las economías en desarrollo sea insostenible.


El aumento de la deuda pública es una herencia pandémica con la que vamos a convivir durante años. Los países se endeudaron fuertemente mientras luchaban por mantener sus economías a flote al mismo tiempo que abordaban el COVID-19.

Es una resaca financiera que ha puesto el endeudamiento de los gobiernos -también conocido como deuda nacional o soberana- en el punto de mira. La deuda pública mundial alcanzará los 88 billones de dólares a finales de 2022, según una previsión de la agencia de calificación crediticia Fitch.

¿Cómo funciona la deuda pública?


Las cifras son asombrosas, pero el endeudamiento de los gobiernos es diferente de las deudas que contraemos como individuos. Esto se debe a que los países pueden aumentar los impuestos y emitir su propia moneda, lo que les permite devolver los préstamos.

Deuda de las administraciones públicas en porcentaje del PIB.
Deuda de las administraciones públicas en porcentaje del PIB. Image: OCED


El endeudamiento permite a los gobiernos gastar en servicios y proyectos públicos más de lo que recaudan en impuestos. A menudo piden prestado para salvar esa brecha entre sus ingresos y sus gastos porque las subidas de impuestos son políticamente difíciles, lo que deja a los ciudadanos con menos dinero y amenaza el crecimiento económico, como informa la BBC.

Los países se prestan unos a otros o a organizaciones mundiales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los fondos de pensiones compran deuda pública


Pero los gobiernos también obtienen dinero vendiendo bonos, a menudo a inversores institucionales o fondos de pensiones. Un inversor que compra un bono está prestando dinero al gobierno durante un plazo acordado, y muchos bonos pagan intereses a intervalos regulares, conocidos como pagos de cupones.

Cuando el plazo acordado de un bono termina, lo que se conoce como fecha de vencimiento, el gobierno devuelve la suma de dinero original. Algunos bonos son de muy corta duración, otros duran décadas.

Un ejemplo de cómo funciona un bono del Estado.
Un ejemplo de cómo funciona un bono del Estado. Image: IG

Comprar deuda pública es normalmente una inversión segura, si se presta a un país rico y estable.

Como explica Investopedia, Estados Unidos suele considerarse el país de menor riesgo porque es la mayor economía del mundo y nunca ha dejado de pagar su deuda soberana.

El poder económico de EE.UU.


El dólar estadounidense es también la principal moneda de reserva del mundo, lo que significa que es la divisa que más probablemente tengan los bancos centrales y que se utiliza con frecuencia en el comercio internacional.

Este poder económico significa que los inversores pueden confiar en que los bonos del Tesoro de EE.UU. serán respetados, lo que permite al gobierno federal pedir préstamos relativamente baratos.

Prestar a países más pobres o más volátiles supone un riesgo mayor debido a la amenaza de turbulencias económicas o políticas.

Más de la mitad de los gobiernos han incumplido


Los golpes de Estado, las crisis financieras o las sanciones pueden hacer que un régimen no quiera o no pueda pagar sus deudas. Estos riesgos encarecen el endeudamiento de los gobiernos débiles o inestables.

Más de la mitad de los gobiernos del mundo han dejado de pagar desde 1960, según una base de datos del Banco de Canadá y el Banco de Inglaterra.

Así que los inversores tienen que tomarse en serio el riesgo de impago. Si un individuo o una empresa no devuelve un préstamo, los acreedores pueden emprender acciones legales e ir tras los activos del moroso.

Es mucho menos probable que esto funcione si se persigue el dinero que debe un Estado nacional.

La deuda pública en relación con la producción económica


Los economistas están divididos en cuanto al nivel de endeudamiento que pueden permitirse los países. Tradicionalmente, se alarman si la deuda de un Estado es elevada en relación con su producto interior bruto (PIB).

Pero muchos países se endeudaron mucho más de lo previsto en la pandemia. La Unión Europea, por ejemplo, relajó las normas que limitan la deuda al 60% de la producción económica.

Algunos analistas creen que los países más pobres tendrán dificultades para devolver el dinero que pidieron prestado para hacer frente a los enormes costes de la COVID-19 y a la perturbación económica causada por la invasión rusa de Ucrania.

Las generaciones futuras pagarán los costes del gasto actual


"En los próximos 12 meses, hasta una docena de economías en desarrollo podrían resultar incapaces de pagar el servicio de su deuda", afirma Marcello Estevão, Director Global de Macroeconomía, Comercio e Inversión del Banco Mundial, "la mayor oleada de crisis de deuda en los países en desarrollo en una generación".

Incluso en los países ricos, los niveles actuales de deuda pública son potencialmente injustos para las generaciones futuras, cuyos impuestos se utilizarán para devolver el dinero prestado para pagar el gasto público actual.

Esto será más manejable si las economías crecen, pero existe el peligro de que algunos gobiernos descubran que el pago de los intereses de sus deudas reduce el dinero que tienen disponible para invertir en proyectos que podrían haber ayudado al desarrollo.

La elevada deuda pública no es la única preocupación. La cantidad de dinero que deben las empresas privadas y los particulares también está aumentando en algunos países, impulsando la deuda mundial a nuevas cotas. Esto ha llevado al FMI a advertir que los gobiernos deben actuar juntos para hacer frente a la espiral de préstamos y salvaguardar la seguridad y la prosperidad en todo el mundo.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

El ZiG: Zimbabue lanza la nueva moneda del mundo. Eso es lo que hay que saber

Spencer Feingold

27 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial