• Trabajar como voluntario en un banco de alimentos, hacer un taller de programación o hacer un curso en línea puede hacerte ganar microcredenciales.
  • Estas son insignias digitales para una formación que no suele ser tan larga ni formal como un título o diploma.
  • Las microcredenciales pueden beneficiar potencialmente a personas de todas las edades, niveles de educación y antecedentes, dice el grupo de investigación política Brookings.

Los estudiantes disponen ahora de una nueva y poderosa herramienta para construir y demostrar sus habilidades: las microcredenciales. Pero, ¿qué son y por qué son importantes?

También conocidas como insignias digitales, las microcredenciales se recogen a través de aplicaciones, sitios web o sistemas de datos. Suelen demostrar un aprendizaje más breve y especializado que un diploma, título o certificado tradicional, explica Brookings, un grupo de investigación política.

Los entornos en los que se pueden obtener microcredenciales también pueden ser diferentes: por ejemplo, en entornos laborales o comunitarios en lugar de una institución académica.

"Un alumno puede recoger insignias por ser voluntario en un banco de alimentos, por completar un curso en línea o por asistir a un taller de programación", explica la Metaliteracy Learning Collaborative en su vídeo de YouTube sobre insignias digitales.

Otros tipos de credenciales digitales, según Brookings, pueden ser los "nanotítulos" -que implican el aprendizaje de habilidades específicas para conseguir un trabajo y el aprendizaje basado en competencias que demuestran conocimientos y habilidades prácticas.

La evolución de los caminos educativos y de competencias.
La evolución de los caminos educativos y de competencias.
Imagen: Brookings

¿Cómo funcionan las microcredenciales?

Una credencial digital es una pieza de datos que contiene información sobre un logro de aprendizaje que alguien ha obtenido. Puede incluir el proveedor de la formación, una descripción del aprendizaje, cuándo se emitió la credencial y quién la recibió, explica la Universidad de British Columbia en Vancouver (Canadá). Los alumnos pueden utilizar estas insignias digitales para compartir y verificar fácilmente su aprendizaje. Por ejemplo, a través de las redes sociales, un portafolio virtual o un CV.

La Metaliteracy Learning Collaborative describe el concepto de una "mochila de insignias" en la que los alumnos coleccionan estas microcredenciales. En otras palabras, estas insignias digitales estarán siempre conectadas a ti, y podrás llevarlas contigo en tu viaje hacia el aprendizaje permanente.

Según Brookings, lo mejor de las microcredenciales es que "pueden llegar a personas de todas las edades, niveles educativos, grupos socioeconómicos y raciales/étnicos, y sectores industriales".

También son buenas en una crisis de competencias, porque los alumnos pueden mejorar sus habilidades en meses en lugar de años.

Las microcredenciales -también conocidas como insignias digitales- son piezas de datos que los alumnos pueden utilizar para verificar la formación que han recibido.
Las microcredenciales -también conocidas como insignias digitales- son piezas de datos que los alumnos pueden utilizar para verificar la formación que han recibido.
Imagen: Class Hack en Tumblr

Ventajas y desventajas de las microcredenciales

Una de las principales ventajas de las microcredenciales es que los alumnos pueden utilizarlas para "apilar" nuevos módulos y habilidades sobre educación y la formación previa, añade Brookings.

Pueden ser más asequibles y flexibles que los cursos tradicionales de educación superior. Los alumnos también pueden estudiar y acumular insignias digitales a su propio ritmo.

Las microcredenciales también podrían crear nuevos obstáculos al aprendizaje y la igualdad, advierte Brookings. Uno de los posibles retos que hay que superar es garantizar que los gobiernos reconozcan estas insignias digitales como pasos en un camino de aprendizaje que podría conducir al equivalente de un título. Esto es necesario para que los alumnos puedan transferir sus microcredenciales entre instituciones sin tener que repetir el curso.

En un mundo en el que la mayoría de los trabajadores no tienen un título de educación superior, las microcredenciales son fundamentales para el futuro mundo del trabajo, añade Brookings.

El futuro mundo del trabajo

En su Informe sobre el Futuro del Empleo 2020, el Foro Económico Mundial constata que el COVID-19 ha acelerado la llegada del futuro del trabajo, especialmente en lo relativo a la automatización y la adopción de nuevas tecnologías.

Los empresarios prevén que alrededor de cuatro de cada diez trabajadores necesitarán un re entrenamiento en habilidades de seis meses o menos, según el informe. Y más del 90% de las empresas esperan que los empleados adquieran nuevas habilidades en el trabajo, un gran salto desde el 65% en 2018.

En su 50ª reunión anual, celebrada en enero de 2020, el Foro puso en marcha la Reskilling Revolution, una iniciativa para proporcionar a mil millones de personas una mejor educación, competencias y puestos de trabajo de aquí a 2030.

La iniciativa aprovecha las coaliciones existentes y proyectos liderados por las empresas para impulsar el cambio de los sistemas de educación y formación.

Esto incluye la iniciativa Educación 4.0 del Foro que identifica y propone reformas en la educación primaria y secundaria y una red de aceleradores nacionales para impulsar el aprendizaje de nuevas habilidades y la mejora de las competencias.