• Los árboles son claves para afrontar la crisis climática y proteger a los animales y las plantas. También son vitales para el empleo, los negocios y nuestra salud.
  • Esta toma de conciencia ha ido aumentando en todo el mundo y en EE. UU., con numerosas iniciativas de plantación de árboles y asociaciones para reforestar áreas quemadas, como Camp Fire.
  • Esta semana se lanza la edición estadounidense de 1t.org, dirigida por American Forests y el Foro. Se plantarán o conservarán 855 millones de árboles y se invertirán miles de millones de dólares en acciones de apoyo, como la tecnología de cartografía y el fondo de carbono, que permitirán tener muchos más árboles.

Necesitamos más árboles. Son claves para afrontar la crisis climática y proteger innumerables especies únicas de animales y plantas. También son vitales para el empleo, los negocios y nuestra salud.

Solo en EE. UU., los bosques capturan actualmente el 15 % de las emisiones nacionales de dióxido de carbono procedentes de la combustión de combustibles fósiles. Y creemos que es una cifra que se podría llegar a duplicar. Los árboles absorben los contaminantes del aire, lo cual ayuda a prevenir cada año hasta 670 000 casos de asma y otros síntomas respiratorios agudos en EE. UU. Diversos estudios han demostrado que, por cada millón de dólares invertidos en la restauración forestal en EE. UU., se crean 40 nuevos puestos de trabajo. A escala mundial, la gestión forestal sostenible podría crear oportunidades empresariales por valor de 230 000 millones de dólares y 16 millones de puestos de trabajo de aquí a 2030.

Los hemos descuidado con demasiada frecuencia, pero es evidente que necesitamos un futuro con más bosques para la resiliencia de nuestra economía, las personas y nuestro planeta.

Afortunadamente, en todo el mundo, la gente está cada vez más concienciada sobre el poder de los árboles para afrontar las desigualdades sociales, la crisis climática y la pérdida de la biodiversidad.

Las naciones del África subsahariana se han unido para plantar una "Gran Muralla Verde" de más de 8 000 kilómetros de árboles con el fin de combatir la desertificación. En Pakistán, el gobierno ofrece a las personas sin trabajo una oportunidad de ganar dinero plantando 10 000 millones de árboles, como parte de una iniciativa para contrarrestar los efectos del cambio climático. En China, una aplicación móvil ha financiado la plantación de más de 120 millones de árboles.

En EE. UU. también se está creando un movimiento bipartidista. En el Valle del Río Grande, al sur de Texas, voluntarios de todas las edades, de ambos lados de la frontera, se reúnen anualmente para replantar los bosques espinosos de gran valor ecológico que otrora cubrieron esta región. En toda California han surgido asociaciones públicas y privadas para reforestar las áreas quemadas, como Camp Fire, con especies de árboles que pueden resistir mejor futuros incendios forestales en un clima que se calienta rápidamente.

Y en otras ciudades están floreciendo iniciativas urbanas de plantación de árboles. Desde Phoenix hasta Providence, buscan remediar las acentuadas desigualdades de la cobertura arbórea por ingresos y raza, algo fundamental, puesto que el efecto de enfriamiento de los árboles es necesario para proteger a las ciudades de la creciente amenaza del calor extremo que ha asolado al país este verano.

Este impulso global motivó al Foro Económico Mundial a lanzar en enero 1t.org, una plataforma inclusiva para apoyar el esfuerzo global enfocado en conservar, restaurar y cultivar 1 billón de árboles en todo el mundo de aquí a 2030. Ahora, el Foro y American Forests están colaborando para difundir esta visión en el país y en el extranjero.

Y creemos que EE. UU., desde su liderazgo, debe desempeñar un papel destacado, inclusivo, bipartidista y que refleje el espíritu estadounidense de trabajo arduo y de innovación. Nuestra visión es que los gobiernos, las corporaciones, las organizaciones sin ánimo de lucro, la comunidad científica y empresarial y las colectividades trabajen codo con codo para proteger y restaurar nuestros bosques y asegurar el futuro de las nuevas generaciones. Muchos ya están realizando un trabajo fundamental, no siempre reconocido, pero necesitan más apoyo. No solo en forma de financiación y soporte técnico, sino también de energía e impulso públicos.

Se puede lograr. En julio se reunieron en Washington D.C. líderes de ambos partidos para aprobar la ley Great American Outdoors, la medida de conservación forestal más grande del país en 50 años. Los líderes de los 25 estados de la Alianza Climática de EE. UU. y los alcaldes de todo el país están además elaborando nuevas y audaces políticas públicas para conservar, restaurar y ver crecer nuestros bosques. Existe una legislación federal adicional en curso, incluida la ley REPLANT, bipartidista, elaborada para reforestar 1 200 millones de árboles en los bosques de EE. UU. de cara a 2030 y ofrecer casi 49 000 puestos de trabajo.

Pero no es solo una cuestión de gobierno. Desde la tecnología hasta el comercio minorista y las finanzas, las empresas se comprometen a conservar los bosques y plantar millones de árboles. Los grupos de jóvenes y las organizaciones religiosas están impulsando nuevas iniciativas de plantación de árboles implicando a todos sus miembros, desde familias enteras hasta individuos. Vivimos por tanto un momento único y emocionante, pero aún nos queda un largo camino por recorrer.

Por ello, esta semana lanzamos la edición estadounidense de 1t.org, dirigida por American Forests y el Foro. Nuestro objetivo es inspirar y motivar a todos a hacer más y mejor. Se plantarán o conservarán 855 millones de árboles y se invertirán miles de millones de dólares en acciones de apoyo, como la tecnología de cartografía y el fondo de carbono, que permitirán tener muchos más árboles.

Al trabajar con personas y organizaciones con visión a largo plazo podemos asegurar un futuro próspero y sostenible para nosotros y para nuestro planeta. No nos conformamos con menos.