• Este equipo de robótica afgana compuesto por mujeres creó ventiladores de bajo costo, duraderos y livianos para ayudar a enfrentar la pandemia de coronavirus.
  • El dispositivo es fácil de llevar, puede funcionar con baterías durante 10 horas y su producción cuesta aproximadamente 700 dólares, comparado con el precio de 20.000 dólares de un ventilador tradicional.
  • El dispositivo sólo tomó 4 meses para crearlo, pero salvará vidas.

En la ciudad de Herat, en el este de Afganistán, la estudiante de secundaria de 18 años Somaya Faruqi ajusta una tapa de succión mientras da los últimos toques antes de presentar un ventilador ligero y de bajo costo creado por ella y otras seis jóvenes.

El equipo de robótica afgano, integrado exclusivamente por mujeres y que ha ganado premios internacionales por sus robots, comenzó a trabajar en marzo en un ventilador de fuente abierta y de bajo costo cuando la pandemia de coronavirus golpeó a la nación devastada por la guerra.

El equipo tardó casi cuatro meses en finalizar el ventilador, que se basa en parte en un diseño del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), y recibió orientación de expertos de la Universidad de Harvard.

El dispositivo es fácil de llevar, puede funcionar con pilas durante 10 horas y su producción cuesta unos 700 dólares, en comparación con el precio de 20.000 dólares de un ventilador tradicional.

"Estamos encantados de haber dado nuestro primer paso en el campo de la medicina y de poder servir a la gente en esta área también. Todos los miembros de nuestro equipo se sienten felices porque después de meses de duro trabajo, fuimos capaces de lograr este resultado", dijo Faruqi a Reuters.

Aunque el respirador todavía tiene que someterse a las pruebas finales de las autoridades sanitarias antes de que pueda utilizarse, las autoridades lo acogen con satisfacción en un país con sólo 800 respiradores para tratar el número creciente de casos de coronavirus en un sistema de salud dañado por décadas de guerra.

El portavoz del Ministerio de Salud, Akmal Samsor, dijo que una vez que los ventiladores fueran aprobados, se desplegarían en los hospitales afganos y el diseño se compartiría con la Organización Mundial de la Salud.

"Apreciamos la iniciativa y la creatividad en el sector de la salud de Afganistán... después de que se aprueben, utilizaremos estos respiradores y estamos decididos a contratar con empresas para que también podamos exportarlos", dijo.

Afganistán ha registrado alrededor de 35.500 casos de COVID-19 y 1.181 muertes, aunque los expertos advierten que el verdadero número es probablemente mucho mayor debido a las bajas tasas de pruebas.