Desde el comienzo de la epidemia del virus SARS-CoV-2 millones de trabajadores han tenido que trasladar la oficina a casa. El teletrabajo desde el hogar, de escasa implantación por lo general hasta ahora, se ha convertido en una realidad en aquellos empleos que se pueden llevar a cabo desde la distancia con la ayuda de un ordenador y una conexión a Internet.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Un estudio publicado esta semana por la organización estadounidense National Bureau of Economic Research proporciona una estimación sobre la cantidad de empleos que son realizables desde casa según ramas de actividad. Estos, que se basan en el mercado de trabajo de EE. UU., muestran cómo en industrias como la del alojamiento, servicios de comida y el sector agrario, menos del 1% de los empleos se pueden realizar desde el hogar. En cambio, en otras, para las que muchas veces es necesaria una educación universitaria, como los servicios educativos, científicos y las finanzas, más del 70% de los empleos son "deslocalizables" al hogar.

De media, el National Bureau of Economic Research cifra la cantidad de empleos en los que se puede teletrabajar desde casa en Estados unidos en un 37%.

Imagen: Statista