• COVID-19 podría llevar nuestro frágil sistema económico a una depresión.
  • Los beneficios de las pruebas de medios crean una trampa de pobreza que desanima a las personas a la hora de aceptar un trabajo.
  • La renta básica aumentaría el incentivo para aceptar cualquier trabajo disponible.

Después de haberla defendido y probado durante más de tres décadas, siempre he considerado que la renta básica se justifica principalmente por razones éticas, para una buena sociedad, aunque la economía podría sobrevivir sin ella. Ahora, en esta pandemia, la economía no sobrevivirá sin ella.

Para entender por qué, debemos apreciar que la depresión que se avecinaba estaba a punto de ocurrir, porque el sistema económico global se había vuelto excepcionalmente frágil. Se había convertido en un capitalismo rentista, no en un capitalismo de libre mercado, beneficiando desproporcionadamente a quienes viven de ingresos procedentes de propiedades o inversiones.

Las reformas que se iniciaron en la década de 1980 bajo la influencia de la Sociedad Mont Pelerin y la Facultad de Derecho y Economía de Chicago crearon oportunidades para que poderosos intereses erigieran un sistema institucional por el que una cantidad cada vez mayor de los ingresos fluía a los propietarios de los activos: físicos, financieros y los denominados intelectuales.

Un resultado muy conocido fue que la participación laboral en los ingresos nacionales disminuyó a nivel mundial, mientras surgía una nueva estructura de clase, con una plutocracia que poseía riquezas obscenas y un enorme poder económico y político, y con un crecimiento rápido de la precariedad basada en vidas fragmentadas que sobrevive insegura al borde de una deuda insostenible.

La participación del trabajo en los ingresos ha seguido disminuyendo en los últimos años
La participación del trabajo en los ingresos ha seguido disminuyendo en los últimos años
Imagen: ILO

En 1942, William Beveridge elaboró un informe que dio forma a la era de la posguerra, en el que afirmaba que el desafío era matar a cinco gigantes: enfermedad, desocupación, ignorancia, miseria y necesidad. Creo que hoy la combinación del capitalismo rentista, una revolución tecnológica y una globalización desenfrenada ha creado ocho gigantes modernos: desigualdad, inseguridad, deuda, estrés, precariedad, automatización, extinción y populismo neofascista. Podría decirse que el coronavirus es el noveno gigante o el factor desencadenante que lleva a un sistema global frágil a una posible depresión.

Encontramos una analogía en la gripe española de hace 100 años, Que provocó más de 40 millones de muertes en todo el mundo. Sin embargo, aunque se produjo una recesión, no fue nada comparado con lo que viene ahora. En 1920, la creciente superpotencia económica, Estados Unidos, pudo recuperarse porque había incorporado la capacidad de recuperación. La deuda privada era inferior al 50 % del PIB, la deuda corporativa era insignificante y las finanzas no eran dominantes.

Por el contrario, antes de la pandemia de coronavirus, la deuda privada de los EE. UU. superaba el 150 % del PIB; la deuda corporativa, el 73 % y las finanzas representaban el 350% del PIB. Asimismo, la mayoría de las grandes corporaciones estaban encerradas en cadenas de suministro globales, en las que se podría esperar que las interrupciones perturbaran el conjunto en cualquier momento. Se trataba de un sistema económico increíblemente frágil.

Incluso una pequeña recesión en dichas circunstancias tendría efectos negativos en espiral. Pero esta no es una recesión pequeña. Muchos millones de personas no podrán pagar sus deudas, lo que provocará la falta de vivienda en masa, enfermedades sociales, violencia y cosas peores, mientras que numerosas corporaciones y pequeñas empresas se declararán insolventes.

El apoyo a la renta básica universal era alto incluso antes de la coronavirus.
El apoyo a la renta básica universal era alto incluso antes de la coronavirus.

Hemos visto el despegue del rescate, con nuevos instrumentos monetarios sofisticados en primer plano. Un peligro es que seremos testigos de un intento de repetición de la estrategia post-2008 de flexibilización cuantitativa unido a la austeridad fiscal, con recortes del gasto público social que desgraciadamente han dejado a todos los países de la OCDE mal preparados para la fase de rescate de la pandemia. Se intensificarán las desigualdades y se fortalecerán otros gigantes.

En última instancia, esta es la mayor crisis de demanda de la historia moderna. Ahí es donde la renta básica entra en juego, pasando de lo deseable a lo esencial. Tras años de soledad intelectual, la renta básica encuentra hoy conversos y defensores abiertos de todo el espectro político. Debemos esperar que ello haga que un mayor número de políticos muestren más agallas en este debate.

Será importante tener en cuenta las lecciones aprendidas a través de iniciativas piloto y otros experimentos. El diseño tiene una importancia considerable. La renta básica es el pago de una cantidad modesta en efectivo o su equivalente, abonada por individuos, no por hogares, que se estructura de modo que los miembros vulnerables pueden verse en desventaja fácilmente. La igualdad de género individualizada es importante en todo momento.

No son pagos de capital a tanto alzado. Ese es un error que se comete en varios países. Estos tienen varias desventajas, entre las que se encuentra un efecto de «debilidad de voluntad», que induce una mentalidad de juego de gastar todo de una vez, dejando a la persona vulnerable en la siguiente fase. Los pagos periódicos de pequeñas cantidades generan un comportamiento y capacidades de mejora graduales. En nuestras iniciativas piloto, hemos visto cómo ocurre.

La renta básica debería ser un concepto casi universal. No debería llamarse renta básica universal, porque por razones pragmáticas tendría que aplicarse solo a los residentes legales habituales, no a los ciudadanos que viven en el extranjero o a los inmigrantes recientes, ya que de lo contrario podría provocar una avalancha de migración y una oposición xenófoba. Este no es un llamamiento a omitir ayuda para migrantes y refugiados. Deben ser ayudados a través de otros planes, y en mayor medida que hasta ahora.

Un sistema de renta básica debe diseñarse de modo que todos tengan la misma seguridad básica o el mismo control sobre los recursos de subsistencia. Esto significa que todas aquellas personas con costes adicionales de vida cuya capacidad de ingresos ha disminuido, como aquellos con discapacidades o debilidades, deben recibir complementos que, en términos reales, les proporcionen una renta básica igual al resto de personas.

La renta básica no debe depender del nivel de recursos. Los planes dirigidos a los pobres son superficialmente atractivos para aquellos cuyos conocimientos sobre política social son escasos. Pero hay un adagio atribuido a Richard Titmuss que afirma que las prestaciones que son solo para los pobres son invariablemente prestaciones escasas. La focalización requiere una dependencia del nivel de recursos, lo que a su vez implica que una persona empobrecida que intenta aumentar sus ingresos ganados se enfrenta a una trampa de pobreza, perdiendo prestaciones, lo que en muchas ocasiones los deja en una situación peor si aceptan un trabajo con un salario bajo. Esto es analfabetismo económico, y estudios realizados en todo el mundo demuestran que todas las prestaciones que dependen de los recursos implican grandes errores de exclusión, en los que un gran número de personas que deberían recibir prestaciones no lo hacen. Los defensores de la dependencia de los recursos deben hacerse cargo de esta situación de una vez por todas.

De manera crucial, un sistema de renta básica debe ser una fuente de seguridad básica permanente, es decir, que esté garantizado sin posibilidad de retirarlo. En ese sentido, los gobiernos deberían dejar claro que se pagaría mensualmente durante al menos la duración de la pandemia y la recesión. En términos psicológicos, esa seguridad es importante. Es una razón para no usar la expresión «dinero helicóptero». Otra es que esto transmite una imagen de billetes revoloteando cayendo en un lugar donde el más apto se hace con ellos primero.

Finalmente, un sistema de renta básica podría ser un estabilizador macroeconómico automático, como se suponía que eran los esquemas de bienestar tradicionales. Es decir, la cantidad podría ser ajustada por una comisión independiente de acuerdo con la profundidad de la recesión o la solidez de la recuperación económica.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Si bien una renta básica debe ser una de un conjunto de políticas correctivas, es una medida mucho más sensata desde el punto de vista económico y social que la alternativa aplicada por algunos países, a saber, proporcionar subsidios salariales sustanciales. Estos serán caóticos de administrar, ineficientes, vergonzosamente regresivos e implicarán incentivos económicos perversos. Si un empleado recibe el 75 % o el 80 % de su salario con la condición de que no trabaje, evidentemente ello desincentiva a la persona para hacer cualquier trabajo. También es analfabetismo económico. ¿Qué principio moral se cumple para que el estado regale a un trabajador con ingresos elevados un importe cinco o más veces superior al que recibe un miembro del «precariado» con un salario bajo? Eso es lo que se está haciendo.

Al contrario que los subsidios que atrapan a las personas en lo que pueden considerarse trabajos muertos y las prestaciones dependientes de los recursos que sitúan a las personas en trampas de pobreza, la renta básica en realidad aumentaría el incentivo para aceptar cualquier trabajo que esté disponible, porque la persona simplemente pagaría el índice normal del impuesto sobre cualquier ingreso del trabajo y no se enfrentaría a una trampa de pobreza que, en la mayoría de los países, es del 80 % o más para las personas con bajos ingresos que pasan de recibir prestaciones al tipo de trabajo de bajos salarios que podrían obtener.

En resumen, la renta básica podría proporcionar la demanda de bienes y servicios básicos que la economía necesitará y ofrecer a las personas y a sus comunidades la capacidad de recuperación que todos necesitaremos. La belleza está en la cola. Será más fácil y gratificante utilizar nuestro tiempo para cuidar a los demás, a las personas queridas y a las comunidades que queramos reconstruir.

Incluso podemos encontrarnos con que al reducir la desigualdad y la inseguridad, también nos ayudará a enfrentarnos a la amenaza existencial del calentamiento global y la descomposición ecológica. Esa es la promesa, si tenemos suficiente coraje.