El sistema bancario de Andorra, un minúsculo principado europeo que se encuentra en los Pirineos, en la frontera entre España y Francia, ha tenido un largo historial de escándalos financieros que le dieron fama de paraíso fiscal, una etiqueta que le ha costado quitarse.

Uno de los grandes centros financieros internacionales, con un régimen tributario atractivo para las empresas, Andorra es tierra de millonarios que, además de hacer negocios, pasan tiempo en sus pistas de esquí o comprando en sus áreas comerciales.

No es casual que sea uno de los países con el mayor producto interno per cápita.

Sus 78.000 habitantes organizan su vida política en un coprincipado parlamentario.

Hace unos días el país volvió a los titulares luego que una investigación periodística denunciara que un influyente abogado mexicano habría utilizado una trama de empresas fantasma en México para cobrar millones de dólares en Andorra entre 2009 y 2012.

El caso se suma a la investigación sobre una red de exfuncionarios del gobierno venezolano que presuntamente ocultó dinero entre 2007 y 2012 gracias a sociedades fantasma creadas por la Banca Privada Andorrana (BPA) y a otras denuncias que vinculan al principado con el escándalo de corrupción de la empresa constructora Odebrecht.

An Andorran national flag flies next to a Banca Privada d'Andorra (BPA) office in Andorra la Vella March 29, 2015. Andorra will create a 'bad bank' to group the assets of BPA linked to illicit activity, it said late on Thursday, as the principality battles to rebuild the reputation of its banking system. REUTERS/Albert Gea - GF10000043162
Imagen: REUTERS/Albert Gea

Históricamente el modelo económico del país se articuló en torno al turismo, el comercio y el sector financiero.

El secreto bancario atrajo los depósitos de grandes fortunas.

Pero durante los últimos años el país ha implementado cambios con el objetivo de alinearse con los estándares que requieren los países desarrollados.

Te presentamos cinco datos curiosos que quizás no sabías sobre la economía de Andorra.

1. Dejó de ser considerado un paraíso fiscal por la OCDE y la Unión Europea

A fines de 2018 Andorra fue eliminado de la lista de paraísos fiscales de la Unión Europea. Hasta ese entonces, se consideraba que el país tenía un "régimen fiscal pernicioso" por su sistema de bonificaciones en el impuesto de sociedades.

Bajo aquel sistema, las firmas que tenían participación en empresas extranjeras solo tributaban un 2%.

Los ministros de Finanzas de la UE decidieron retirar el país de la lista por haber puesto fin a un régimen que resultaba "preferencial" y perjudicaba al resto de los países.

El país fue considerado hasta 2012 como un paraíso fiscal por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Ese año el organismo lo eliminó de la "lista gris".

2. No tiene secreto bancario

Andorra fue por años el refugio de fortunas que se escondían del fisco de sus respectivos países. La clave de ese sistema era el secreto bancario.

Cuando entraron en vigor en 2017 convenios de transparencia con más de 50 países, el país abandonó el secreto bancario y luego accedió al intercambio automático de información bancaria de los clientes de sus entidades financieras con los países de la Unión Europea y la OCDE.

3. Cuenta con tasas impositivas mucho más bajas que el promedio en la Unión Europea

El principado le cobra a las empresas un impuesto máximo del 10%, que puede reducirse sustancialmente, según el tipo de firma, hasta el 2%.

El sistema contempla múltiples deducciones y bonificaciones que hacen que la tributación efectiva generalmente sea menor al máximo.

Por otro lado, el Impuesto al Valor Añadido (IVA) es el más bajo de Europa. Aunque a nivel general es de 4,5%, se reduce al 1% en bienes y servicios relacionados con la salud, educación, cultura, alimentos y alquileres.

Y el impuesto a la renta de las personas también es más bajo que en la mayoría de países europeos. El 10% es la tasa más elevada.

4. Quiere ser parte del Fondo Monetario Internacional

Andorra acaba de iniciar su postulación para ser miembro del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Si se concreta, el país podrá tener acceso a los programas de financiamiento y a la asistencia técnica del organismo. En términos de imagen, el ingreso podría eventualmente ayudar al país a mejorar su reputación dañada por escándalos financieros y su pasado como paraíso fiscal.

El gobierno del país, que ha intentado mejorar su transparencia en los últimos años, ha dicho que el ingreso en el FMI le daría más estabilidad y credibilidad al sistema financiero andorrano.

A man walks past a souvenir shop in Andorra la Vella, March 12, 2015. REUTERS/Sergio Perez (ANDORRA - Tags: SOCIETY) - GM1EB3D078D01
Imagen: REUTERS/Sergio Perez

5. Escándalos bancarios

Han sido varios los escándalos que han salpicado al sector bancario del país.

Entre ellos, la acusación por parte del Tesoro de EE.UU. contra la entidad Banca Privada D'Andorra (BPA) en 2015 por presunta captación de fondos del crimen organizado y su participación en operaciones de lavado de dinero.

La crisis provocó que las autoridades del Principado de Andorra intervinieran la entidad.

Entre los escándalos relacionados con América Latina -además de indagaciones relacionadas con la trama de la empresa Odebrecht- hay dos casos que han tenido gran impacto en la opinión pública.

Según una investigación del diario El País, Juan Ramón Collado, quien fuera abogado del expresidente mexicano Enrique Peña Nieto y otros influyentes políticos, habría presuntamente cobrado en Andorra US$4,4 millones de dos empresas mexicanas fantasma.

Conocido como "el abogado del poder", Collado se encuentra en prisión a la espera de un juicio por lavado de dinero y delincuencia organizada.

Según el periódico, las compañías presuntamente enviaron el dinero a Collado entre 2009 y 2012 a través de 12 transferencias. Los fondos habrían llegado a cuentas del abogado en la Banca Privada d'Andorra (BPA).

Y en septiembre de 2018 una juez de Andorra inició el procesamiento a 29 personas por corrupción, entre ellas, dos exviceministros venezolanos, Nervis Villalobos y Javier Alvarado, así como Diego Salazar, primo de Rafael Ramírez, expresidente de la empresa pública Petróleos de Venezuela (PDVSA) y otros altos cargos.

Según la justicia andorrana, los acusados forman parte de una red de funcionarios corruptos que presuntamente expoliaron US$2.000 millones a PDVSA a través del cobro de sobornos a empresas a cambio de adjudicaciones de la petrolera, informó el Diari d'Andorra.

Villalobos y Alvarado supuestamente ocultaron el dinero -entre 2007 y 2012- gracias a sociedades fantasma creadas por la Banca Privada D'Andorra.

La justicia del país europeo asegura que los acusados lavaron el dinero y lo ocultaron en la BPA antes de que parte de esos fondos fueran transferidos a paraísos fiscales.