Desde 1979, el Foro Económico Mundial ha estado midiendo el crecimiento económico a largo plazo y la productividad en su Informe Global de Competitividad.

La edición del 2019 cubre 141 economías, contabilizando el 99% del PIB mundial, y detecta que una década después de la crisis financiera global, la mayoría de economías está todavía estancada en un ciclo de bajo crecimiento de la productividad.

Pero aquellas economías que llevan consigo a todos, invirtiendo en formar a la fuerza laboral y mejorando las infraestructuras, serán más capaces de resistir a un receso mundial.

Como dice el presidente ejecutivo y fundador del Foro, Klaus Schwab: “Aquellos países que integran en sus políticas económicas un énfasis en las las infraestructuras, habilidades, investigación y desarrollo, y apoyan a los que han sido dejados de lado, tienen más éxito comparado con aquellas que se enfocan sólo en los factores tradicionales del crecimiento.”

Imagen: Informe Global de Competitividad

1. Singapur

Imagen: Informe Global de Competitividad

Singapur encabeza el ranking este año con un 84,8 sobre 100.

Ha mejorado en todos los pilares excepto dos en comparación con el año pasado. Como el gráfico de arriba nos muestra, es el primero en infraestructuras, salud y mercado laboral, el segundo en instituciones, sistema financiero y mercado de productos.

Pero se queda en el puesto 124 en el Índice de Libertad de Prensa y, como se lee en el informe, “para convertirse en un eje de la innovación global, Singapur necesitará promocionar el emprendimiento y además mejorar la base de sus capacidades.”

2. Estados Unidos

Imagen: Informe Global de Competitividad

Estados Unidos sigue siendo la más competitiva entre las grandes economías, ocupando el segundo lugar.

Es un motor de la innovación, encabezando los rankings de dinamismo empresarial y segundo en capacidad de innovación.

Pero en el pilar de mercado de productos, la competencia nacional ha bajado 6 puntos desde 2018, mientras la apertura al mercado es más de 4 puntos por debajo.

3. Hong Kong

Imagen: Informe Global de Competitividad

Hong Kong ha escalado cuatro puestos hasta el tercer lugar este año, y es el primero en cuatro de los pilares, el mayor que el resto de economías. Tanto en salud como en estabilidad macroeconómica ha llegado casi a la puntuación perfecta de 100 y encabeza el ranking de mercado de productos y sistema financiero.

De todas formas, el informe nota que “su mayor debilidad es sin duda su limitada capacidad para innovar”, pilar en el que llega al puesto 26. Y en el pilar del mercado laboral, está penalizado por la falta de derechos de los trabajadores (quedándose en el puesto 116).

4. Holanda

Imagen: Informe Global de Competitividad

Subiendo dos puestos, Holanda ha desbancado a Alemania como la economía más competitiva de Europa con un 82,4.

Puntúa alto en la estabilidad macroeconómica, infraestructuras y dinamismo empresarial, pero se queda el 24 en la adopción de las TIC, mostrando que tiene todavía mucho que hacer para afrontar las oportunidades de la Cuarta Revolución Industrial.

5. Suiza

Imagen: Informe Global de Competitividad

Suiza baja un puesto y se queda la quinta este año, pero puntúa alto en los pilares de capital humano y salud (quinto) y habilidades (primer lugar). Es la mejor en el mundo en empleabilidad de graduados y formación vocacional.

Se queda la tercera en capacidades de innovación detrás de Alemania y Estados Unidos, pero la última (141) por la complejidad de su régimen de aranceles.

6. Japón

Imagen: Informe Global de Competitividad

Japón se posiciona en tercer lugar en el Este de Asia y la región del Pacífico y el sexto en total, bajando un escalón desde el 2018. Puntúa alto en salud (primer lugar) e infraestructuras (quinto lugar) y en beneficios del amplio mercado de exportación nacional (el cuarto lugar por el tamaño de mercado).

En todos los pilares, es equilibrado y sin puntuaciones por debajo de 70, pero en habilidades se queda en el puesto 28 y 87 en la enseñanza de pensamiento crítico. También tiene una baja participación femenina en el mercado laboral con 76 mujeres por cada 100 hombres.

7. Alemania

Imagen: Informe Global de Competitividad

Debido en parte debido a su bajada de un punto en la puntuación total, Alemania baja cuatro puestos en el ranking ocupando el séptimo lugar. En más de la mitad (53) de los 103 indicadores, ha perdido puntos, pero ha ganado tierra en 18 de ellos.

Todavía es la más innovadora del mundo, pero sorprendentemente, cae por debajo de la media de la OCDE en la adopción de las TIC con menos de un 1% de la población con acceso a fibra óptica.

8. Suecia

Imagen: Informe Global de Competitividad

Suecia es la cuarta economía más competitiva en Europa, ocupando el octavo puesto en el total. Tiene una economía consistente y estable, una alta tasa de la adopción de las TIC y es innovadora: puntuando muy alto en los pilares del ecosistema de la innovación sobre capacidad innovadora (5 puesto) y dinamismo económico (6 puesto).

La retiene la talla de su mercado de exportación nacional (en el puesto 40) y el mercado laboral (puesto 22).

9. Reino Unido

Imagen: Informe Global de Competitividad

Reino Unido se queda el noveno este año, bajando un puesto respecto al año pasado. Como la mayoría de los 10 primeros, su mayor fuerza es la estabilidad macroeconómica.

Tiene una fuerza laboral altamente educada (con un puesto 11 en habilidades), pero su tasa de adopción de las TIC (puesto 31) está por debajo de la media de la OCDE, y se queda en el puesto 29 en habilidades digitales de la fuerza laboral.

10. Dinamarca

Imagen: Informe Global de Competitividad

De nuevo en el décimo lugar, Dinamarca ha mejorado su posición en 10 de los 12 pilares, con su sistema financiero e instituciones marcando el mayor progreso.

También se beneficia de una economía estable, habilidades modernas (en tercer lugar), un mercado laboral robusto (en tercer lugar) y una extendida adopción de las TIC (en noveno lugar). Pero ha reducido la inversión en I+D y si se fuese ablandado en las políticas de contratación extranjera y los salarios, podría tener la fuerza laboral más eficiente del mundo.