Los flujos comerciales continúan con un ritmo lento, y se espera que se publiquen sus peores entradas anuales desde la crisis financiera. En este contexto, las cuestiones relacionadas con el comercio y las inversiones intensificaron la agenda de Davos en 2017. Aquí le presentamos un breve repaso de algunas de las ideas que surgieron:

1. Un nuevo líder global

En un movimiento que capturó los titulares de todo el mundo, el presidente chino Xi Jinping hizo una vigorosa defensa de la globalización y el libre comercio.

“Debemos redoblar los esfuerzos para desarrollar la conectividad global a fin de permitir que todos los países logren un crecimiento interconectado y compartan la prosperidad”, dijo, y añadió que es necesario adaptar las reglas del comercio y la inversión a las realidades actuales.

Si bien el discurso del primer ministro recibió una calurosa bienvenida en Davos, los pasillos bullían con sus posibles repercusiones, desde la contribución de China a la prosperidad futura mundial hasta la influencia del país en iniciativas de integración regional.

2. Cuidado con las guerras comerciales

“Debemos evitar una guerra comercial”, dijo Roberto Azevêdo, director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), al debatir acerca del futuro del libre comercio. Fue un llamamiento que compartieron muchos otros a lo largo de la semana.

“Es difícil exagerar hasta qué punto este retorno al poder duro en las relaciones económicas internacionales representaría una ruptura de los últimos 70 años de integración basados en normas”, concluyeron más de una docena de ministros reunidos en Davos.

En un intento por calmar los ánimos, el enviado de Trump a Davos Anthony Scaramucci prometió que el nuevo líder estadounidense desea el comercio, no la guerra, mediante relaciones bilaterales basadas en “mayor simetría” en los acuerdos comerciales.

3. Como corregir la globalización

Es necesario mejorar la globalización y, por consiguiente, el comercio e inversión que ayudan a sustentarla. Este fue el mensaje que transmitieron numerosos oradores en Davos la semana pasada, al debatir si se debían comunicar mejor los beneficios de la globalización y cómo hacerlo, y lo más importante, cómo lograr que funcione eficazmente para todos.

“Una de las cosas que vamos a tener que aceptar es que ha habido pérdidas significativas [por la globalización] y no estoy convencida de que podamos solucionarlas con la infraestructura actual”, agregó la economista Dambisa Moyo en un panel sobre Administrar la globalización.

También durante la conferencia de Davos, el Foro Económico Mundial publicó el Informe sobre Crecimiento y Desarrollo Inclusivo 2017, que señala las áreas específicas que los gobiernos y los líderes empresariales deben atender —incluidos el comercio internacional y la cooperación en materia de inversiones— para garantizar una distribución más uniforme de la riqueza, el aumento de oportunidades y la vuelta a la normalidad del crecimiento mundial.

4. Un nuevo año, ¿un nuevo acuerdo?

Mientras Estados Unidos firmaba la salida del Acuerdo Transpacífico (TPP), un nuevo acuerdo captó la atención en Davos. ¿Puede el Partenariado Económico Comprehensivo Regional (PECR), que actualmente incluye la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y sus socios comerciales, proporcionar los marcos necesarios para el crecimiento inclusivo futuro de la región?

De acuerdo con Anthony F. Fernandes, director ejecutivo de AirAsia, la integración económica de la ASEAN ya ha aportado importantes beneficios para las pequeñas y medianas empresas, así como también ha promovido una revolución de las fintech.

En otras zonas de Davos, también surgieron grandes interrogantes sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Según Kishore Mahbubani de la Universidad de Singapur, Trump está perjudicando a Estados Unidos al abandonar el TPP.

5. ¿Hacia dónde se dirige la OMC?

La semana se cerró con el Acuerdo de Facilitación del Comercio (TFA) de la OMC a punto de entrar en vigor, con solo dos países que deben ratificarlo para asegurar el apoyo necesario. Una vez en vigor, el TFA impondrá obligaciones vinculantes para que los países adopten reformas aduaneras que ayuden a reducir los costos comerciales y agilizar el paso de bienes a través de las fronteras. En Davos se pudo ver a ministros y CEO dispuestos a trabajar en la implementación del TFA a través de la Alianza Mundial para la Facilitación del Comercio.

Con vistas al futuro, los miembros de la OMC se están preparando para una conferencia de ministros programada para diciembre de 2017 en Buenos Aires, Argentina. Entre los temas de debate, se incluyen los subsidios a la agricultura nacional, la seguridad alimentaria, los subsidios pesqueros perjudiciales, y la simplificación de inversiones y el comercio de servicios, así como temas de interés para los países menos adelantados, el comercio electrónico y las pequeñas empresas.

6. Adiós a la UE, hola al mundo

Tras meses de especulación, la primera ministra británica, Theresa May, ha presentado — primero en Londres y luego en Davos— un plan para salir del Reino Unido del mercado único de la UE, negociar un acuerdo de libre comercio con el bloque y construir una "Gran Bretaña global".

De acuerdo con algunos expertos, y dado el tiempo que toma negociar acuerdos comerciales, a Reino Unido no le será fácil, y es posible que deba esperar su turno entre los 17 países que están negociando con la UE. Londres también deberá enmendar sus acuerdos en la OMC y con los más de 40 socios comerciales existentes de la UE.

También tendrá que renegociar su relación con Donald Trump en Estados Unidos. Y si alguien cree que el brexit hizo que el futuro parezca incierto, “creo que el cambio de administración en los Estados Unidos introdujo mayor incertidumbre”, dijo Philip Hammond, canciller del Reino Unido.

7. Fronteras invisibles

"Internet Industrial será dos veces más grande que Internet digital”, dijo Bolze en esta sesión sobre el futuro de la economía digital.

El asunto es cómo administrar mejor los flujos de datos transfronterizos —un aspecto central de la Cuarta Revolución Industrial— y al mismo tiempo generar la confianza de los consumidores, proteger la privacidad y combatir la delincuencia informática.

“Centrarse en el conocimiento que cruza las fronteras como motor de la nueva globalización”, dijo Richard Baldwin, del Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales, en esta entrevista en Facebook Live.

La inclusión es clave. Es necesario que existan mejores normas mundiales para el comercio electrónico y las pequeñas y medianas empresas, y estas deben estar formadas por empresas y respaldadas por los gobiernos, dijo el empresario chino Jack Ma en una entrevista individual.

8. Reforma de las inversiones

En lo que respecta al régimen mundial de inversiones transfronterizas, los aires de cambio (o al menos de reforma) se hicieron notar en Davos, con un debate en marcha entre ministros y otras partes interesadas sobre la propuesta de la Unión Europea y el gobierno canadiense de un nuevo tribunal de inversiones. Sería un órgano internacional y multilateral permanente que podría resolver los conflictos en función de tratados de inversión futuros y existentes.