Al momento de elegir un país para emigrar, hay que considerar que el mejor destino es aquel país donde existan oportunidades de desarrollo y crecimiento personal, según el perfil y las expectativas de cada persona, es fundamental familiarizarse con las costumbres y reglamentos de cada nación antes de afianzarse en ella.

Como sabemos, existen varias modalidades para trabajar en el extranjero, desde oficios temporales, prácticas profesionales e incluso vacantes específicas, en cualquier caso considera estos factores antes de lanzarte a la aventura.

1 Remuneración atractiva

Definitivamente el primer factor a considerar tiene qué ver con el ingreso económico, pero no dejes de lado el tema del traslado o cambio de residencia, especialmente si tienes familia. Un cambio que puede ser bueno podría resultar fatal para tu esposa o hijos.

La recomendación general es no moverte si no tienes una oferta específica, y aun teniéndola, elaborar antes un pequeño plan de negocios para analizar cuánto es lo mínimo que necesitas ganar (en beneficios y en dinero) para alcanzar a cubrir tus necesidades cotidianas, tu estadía y además puedas comenzar tu ahorro. Especialistas recomiendan hacer una revisión exhaustiva de qué tanto te gustará tu nuevo trabajo, pero también de todas las condiciones donde vivirás, costo de vida, beneficios, obstáculos e inconvenientes del cambio y análisis de lo que dejarás atrás por tomar la oportunidad.

2 Experiencia rentable a mediano o largo plazo

Vivir fuera siempre implica un gasto que tú deberás sustentar en el corto plazo. No obstante, analiza la oportunidad tomando en cuenta el tiempo que te tomará recuperar la “inversión” inicial. E

3 Alto grado de especialización

Como es de esperarse, un profesional con experiencia internacional reditúa en un perfil mucho más atractivo para contratar, pues además adquiere el dominio del idioma y habilidades para trabajar con otra cultura.

4 Primer empleo “mientras estudias”

Es justamente el caso contrario, ¿estás por terminar tus estudios o recién egresado y no tienes aún un compromiso financiero muy fuerte? ¡Atrévete a experimentar fuera de tu país! En este caso, tu carta fuerte es la edad y la flexibilidad que puedes tener para realizar trabajos temporales o con un sueldo relativamente bajo. Si tu prioridad es afianzar tu estancia en un país para conocerlo (con miras a quedarte más tiempo), puedes comenzar por un trabajo voluntario.

3 tips indispensables para encontrar trabajo fuera de tu país

Asegúrate que podrás vivir en el país que te interesa al menos tres meses, sin empleo y sin ningún problema económico.

Antes de buscar y encontrar trabajo, pon en regla todos tus papeles importantes (no sólo el currículum), sino también historiales personales y crediticios, así como trámites que te podrían solicitar en el proceso de reclutamiento.

Ensaya la entrevista de trabajo en otro idioma si es posible, y por distintos soportes (Skype, Zoom, Hangouts), de esta manera adquirirás soltura y confianza incluso sin tener contacto presencial con tu reclutador.