Industries in Depth

¿Qué significa la libertad de expresión en la era de Internet?

Una persona descargando la aplicación de red social Clubhouse en un teléfono móvil.

Más de dos tercios del mundo utilizan Internet, y mucho. Image: REUTERS/Fred Prouser

John Letzing
Digital Editor, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Industries in Depth??
La visión global
Explora y monitorea cómo El futuro de los medios de comunicación, el entretenimiento y la cultura afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

El futuro de los medios de comunicación, el entretenimiento y la cultura

  • La Corte Suprema de EE. UU. está sopesando si se puede obligar a las redes sociales a incluir todos los puntos de vista, por objetables que sean.
  • La decisión del alto tribunal podría tener una amplia repercusión en la forma en que experimentamos la Internet.
  • Sus deliberaciones plantean cuestiones sobre regulación, libertad de expresión y lo que constituye una existencia en línea sana y equitativa.

En 1996, un hombre en Sudáfrica se encerró en un cubículo de cristal y durante meses limitó su contacto con el mundo exterior a una conexión a Internet. "Lo emocionante es darse cuenta de lo parecidos que somos todos en esta aldea global en expansión", le dijo a un periodista a punto de ser liberado.

Lo que hace 28 años era una hazaña insólita ahora se parece con la descripción aproximada de la existencia cotidiana. Cuando Richard Weideman se encerró en aquel cubículo para mirar una pantalla todo el día, solo el 1% de la población mundial estaba en línea, y las redes sociales se limitaban a los 5000 miembros de WELL, una de las primeras comunidades virtuales. Ahora, más de dos tercios del mundo utilizan Internet, y mucho, y la aldea global no está en buena forma.

La Corte Suprema de EE. UU. está intentando dilucidar exactamente cómo debe vivirse el discurso en Internet. ¿Son YouTube, Facebook y TikTok lugares donde deben seguir tomándose decisiones de arriba abajo sobre qué publicar y qué excluir? ¿O son más parecidos a un servicio postal que está obligado a transmitir todas las opiniones, por indecorosas que sean?

Al pronunciarse sobre dos leyes estatales que obligan a ese tipo de inclusión forzosa, la Corte Suprema podría acabar garantizando la libertad de expresión mediante la eliminación de las barreras editoriales, lo que podría cambiar definitivamente la experiencia mediana de las redes sociales. Se espera una decisión para junio.

Este posible punto de inflexión se produce cuando casi todo el mundo y sus abuelos están ahora muy conectados a Internet. No participar ya no parece una opción. "La plaza pública moderna" es una forma de describirla. Los alegatos orales ante la Corte Suprema han sacado a la luz otras analogías, como una librería o un desfile.

Excluir a gente de desfilar en tu desfile puede parecer injusto. Pero es tu desfile.

Porcentaje de la población mundial que utiliza Internet, 1990-2023.
Porcentaje de la población mundial que utiliza Internet, 1990-2023. A medida que más personas se conectan a Internet, aumenta el deseo de gobernar el discurso. Image: Foro Económico Mundial

Hace más de un siglo, un juez de la Corte Suprema hizo su propia analogía: el discurso que no merece protección es el que crea un peligro claro y presente, como gritar falsamente "fuego" en un teatro abarrotado.

Desde entonces, la expresión "gritar 'fuego' en un teatro lleno de gente" se ha convertido en una forma común de describir cualquier cosa que se considere que cruza la línea de la libertad de expresión.

Resulta que gritar falsamente "fuego" en lugares concurridos era algo que la gente hacía en los años anteriores a que fuera objeto de análisis de la Corte Suprema. En 1911, en un teatro de ópera del estado de Pensilvania, decenas de personas murieron aplastadas; en otro incidente ocurrido dos años después en Michigan, murieron muchas más.

Más recientemente, los servicios de redes sociales prohibieron determinados mensajes políticos por considerar que también incitaban fatalmente a la gente con falsos pretextos. Esto dio lugar a leyes reactivas en Florida y Texas, desencadenando el actual proceso ante la Corte Suprema.

La legislación de Texas prohíbe a las empresas de redes sociales con grandes audiencias prohibir el acceso a los usuarios por sus puntos de vista. La ley de Florida, más amplia, también prohíbe este tipo de prohibición de acceso a la plataforma ("deplatforming") y se centra en la práctica de prohibición tácita ("shadow banning").

Esta forma concreta de censura subrepticia no se limita a Estados Unidos, aunque muchos de los servicios de redes sociales más populares tengan allí su sede. La Ley de Servicios Digitales de la UE, aprobada en 2022, pretende prohibir la censura tácita. En la India, los usuarios que intentan abordar temas delicados en línea han denunciado que eso también ha sucedido. Y en México, algunos críticos han defendido un mayor bloqueo a los cárteles criminales.

'Un eufemismo para la censura'

En 1969, algunos informáticos californianos establecieron la primera conexión en red a través de la precursora de la moderna Internet. Consiguieron enviar las dos letras iniciales de un mensaje de cinco letras desde una máquina del tamaño de un frigorífico en la Universidad de California, Los Ángeles, antes de que el sistema se colapsara. Las cosas progresaron rápidamente a partir de ahí.

En 2006, Google dejó boquiabiertos a muchos al pagar casi 1700 millones de dólares por YouTube, un precio asombroso por algo que en general se consideraba un repositorio de contenidos pirateados y vídeos de gatos.

En 2019, YouTube ingresaba algo más de 15 000 millones de dólares anuales por publicidad y tenía una audiencia global mensual de 2000 millones de usuarios. Ahora se encuentra en el centro de un debate con implicaciones de gran alcance; si las leyes de Florida y Texas son confirmadas por la Corte Suprema, es probable que el sitio tenga muchas más dificultades para prohibir el contenido de odio, si es que puede hacerlo.

Eso podría estar bien para algunas personas. Un juez de la Corte Suprema se preguntó durante los alegatos orales si la moderación de contenidos empleada actualmente por YouTube y otros no es más que "un eufemismo para la censura".

En cierto modo, ya hemos tenido al menos un ensayo parcial de la liberación de una gama más amplia de puntos de vista en un canal de medios sociales. Cuando aún se llamaba Twitter, el sitio prohibió los anuncios políticos por temor a difundir desinformación, e incluso vetó a un ex presidente de EE. UU.. Ahora, como "X", ha restablecido ambas cosas.

Según un análisis reciente, el centro de gravedad político de X se desplazó notablemente desde que pasó a manos de un nuevo propietario a finales de 2022, en gran parte a propósito. La respuesta ha sido variada; se han registrado fuertes descensos en las descargas de la aplicación y en su uso.

Richard Weideman, cautivo de Internet durante algunos meses en 1996.
Richard Weideman, cautivo de Internet durante algunos meses en 1996. Image: REUTERS/Mike Hutchings

La intervención gubernamental para forzar ese tipo de recalibración, o para imponer cualquier tipo de decisiones de moderación de contenidos, probablemente sería impopular. X, por ejemplo, ha contestado una ley aprobada en California en 2022 que obliga a las empresas de redes sociales a informar de las decisiones de moderación que toman. La Electronic Frontier Foundation ha calificado esa ley de plan de censura informal.

Los expertos se muestran escépticos ante la posibilidad de que la Corte Suprema apruebe las leyes estatales que exigen la inclusión de todos los puntos de vista. Durante los alegatos orales, el presidente del tribunal preguntó si el gobierno debería obligar a una "plaza pública moderna" gestionada por empresas privadas a publicar cualquier cosa. Un abogado sugirió que el resultado podría ser tan perturbador que, al menos hasta que puedan averiguar cuál es la mejor manera de proceder, algunos sitios podrían considerar la posibilidad de limitar su enfoque a "nada más que contenidos sobre cachorros."

Algunas personas que se sienten ignoradas en Internet ya disponen de soluciones. Por ejemplo, crear su propia red social. O, si se encuentran entre las personas más ricas del mundo, comprar una que ya tenga una gran audiencia. Ninguna de las dos opciones es realista para la mayoría de nosotros. Y puede ser legítimo argumentar que las plataformas omnipresentes a veces marginan injustamente a determinadas voces.

(También es posible que el "contenido sobre cachorros" sea preferible a lo que suele haber ahora).

En última instancia, es posible que no exista ningún remedio legal para todo. En su lugar, es probable que permanezcamos en un incómodo punto intermedio que se volverá más desconcertante a medida que se extiende la inteligencia artificial, confiando principalmente en la familiaridad inducida por el algoritmo, preguntándonos si es la ineptitud de los medios sociales o la prohibición tácita lo que nos impide recibir la atención que merecemos, y no pocas veces saliendo de nuestra zona de confort en línea para echar un vistazo a algo sorprendente.

Más información sobre la libertad de expresión en Internet

Para más contexto, aquí hay enlaces a otras lecturas de la plataforma de Inteligencia Estratégica del Foro Económico Mundial:

  • "La Corte Suprema de EE. UU. tiene en sus manos el futuro de Internet". El titular lo dice todo. (Wired)
  • Esta bailarina de barra obtuvo una disculpa de Instagram por bloquear hashtags que ella y sus compañeras habían estado usando "por error", y luego procedió a publicar un estudio académico sobre la prohibición. (The Conversation)
  • "Las redes sociales pintan un cuadro alarmantemente detallado". A veces la gente no quiere ser vista ni oída en Internet, sobre todo si tienen que facilitar sus perfiles en las redes sociales al solicitar una visa, según este artículo. (EFF)
  • "De las Hashtags a las Hush-Tags". La eliminación del contenido en línea de las víctimas en zonas de conflicto juega a favor de los regímenes que cometen atrocidades, según este análisis. (Instituto Tahrir para la Política de Oriente Próximo)
  • ¿Has oído la teoría de la conspiración sobre un complot del "Estado profundo" que implica a una megaestrella del pop que sale con un jugador profesional de fútbol americano? Según un experto citado en este artículo, es solo una prueba más de nuestra actual era de "maximalismo de pruebas". (The Atlantic)
  • Todo el mundo parece estar bastante seguro de que el discurso de Internet ha afectado negativamente al comportamiento, la política y la sociedad, pero, según este artículo, los estudios verdaderamente rigurosos sobre estos efectos (y la cobertura responsable de los medios de comunicación de esos estudios) son más raros de lo que se podría pensar. (LSE)
  • Una cosa que los servicios de redes sociales no parecen tener problemas en publicar: campañas de reclutamiento para agencias de inteligencia, según este artículo. (RUSI)

En la plataforma de Inteligencia Estratégica, puedes encontrar feeds de análisis de expertos relacionados con los Medios de Comunicación, el Derecho, las Comunicaciones Digitales y cientos de temas adicionales. Tendrás que registrarte para verlo.

Image: Foro Económico Mundial
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

La desinformación es una amenaza para nuestro ecosistema de confianza. Los expertos explican cómo frenarla

Jesus Serrano

31 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial