El futuro de la energía

Por qué la industria minera debe ser ambiciosa en el apoyo a la transición verde

La industria minera es fundamental para la transición verde.

La industria minera es fundamental para la transición verde. Image: REUTERS/Yuriko Nakao

Benedikt Sobotka
Chief Executive Officer, Eurasian Resources Group (ERG)
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en El futuro de la energía??
La visión global
Explora y monitorea cómo El futuro de la energía afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

El futuro de la energía

Este artículo es parte de: Centre for Energy and Materials
  • La minería es clave para la transición energética debido a su papel en la extracción de minerales esenciales para la tecnología verde, como las baterías y las energías renovables.
  • Sin embargo, para 2030 nuestras minas solo producirán la mitad del cobalto y el litio y alrededor del 80% del cobre necesarios.
  • Para compensar ese déficit de producción, la industria minera debe ser audaz en la búsqueda de nuevos yacimientos, invirtiendo en su personal y en nuevas tecnologías.

La responsabilidad de elegir un estilo de vida sostenible recae en cada individuo. Este espíritu colectivo se traslada también a las industrias, ya que la carga de la descarbonización pesa sobre los CEO, los líderes sectoriales y los responsables políticos.

El sector minero, en particular, merece su nuevo protagonismo en el contexto de la transición energética mundial. Las previsiones muestran que las empresas mineras tienen que ir más allá de lo que se espera de ellas para que el mundo gane la carrera hacia una economía de emisiones netas cero.

Muchos productos de la minería son fundamentales para la producción de tecnologías energéticas limpias. El cobalto, el litio y el cobre son materiales que se utilizan en las baterías. Las turbinas eólicas, los paneles solares y las plantas geotérmicas se fabrican en gran parte con acero, que depende de la extracción y el procesamiento del hierro; la lista continúa. Para producir todos los vehículos eléctricos y las unidades de almacenamiento en batería necesarios para cumplir los objetivos del Acuerdo de París, se prevé un aumento de la demanda de 12,2 millones de toneladas de minerales de transición energética entre 2020 y 2040.

¿Has leído?

Evitar un déficit de minerales críticos

En la actualidad, la inmensa mayoría de las materias primas esenciales para la producción de vehículos eléctricos procede de África. El continente concentra casi la mitad de las reservas mundiales de cobalto y manganeso. El año pasado, el 70% del cobalto mundial se produjo en la RDC.

La AIE prevé que, ya en 2030, las minas existentes y las que están en construcción producirán solo la mitad del cobalto y el litio y alrededor del 80% del cobre necesarios. Los países, la mayoría de ellos africanos, tendrán dificultades para satisfacer una demanda desorbitada, y cuando la oferta se agota, la calidad de los materiales también suele resentirse. La ley media del cobre viable, por ejemplo, es del 0,5-2,0% por tonelada, cuando en 1900 era del 4%.

La dependencia de unas pocas regiones específicas para abastecer al mundo de estos productos conlleva un riesgo natural. Las cantidades de minerales y metales necesarios para la transición energética son finitas en cualquier lugar, y algunos productos son mucho más escasos que otros.

Además, un gran número de zonas importantes para la minería en países como Zambia, Mali o Kenia luchan contra un suministro de agua y electricidad poco fiable, así como contra realidades políticas complejas. Estos factores repercuten directamente en la cadena de valor. La seguridad y la estabilidad de las cadenas mundiales de suministro de materias primas críticas no pueden garantizarse sin una cartera diversificada de naciones productoras.

Revitalizar la industria minera para llegar a cero neto

La industria minera se enfrenta a un reto: cómo aumentar la extracción de materias primas críticas hasta los volúmenes históricos necesarios y evitar al mismo tiempo la sobreexplotación regional. Ahí reside la oportunidad de que el sector se replantee los perímetros de sus operaciones. Si la industria se compromete a aventurarse en las zonas inexploradas del mundo, las llamadas "jurisdicciones de alto riesgo", encontraremos los materiales que el mundo necesita desesperadamente.

No se trata de una empresa quijotesca. Los mercados emergentes están mostrando un potencial increíble para la minería: Kenia acaba de descubrir yacimientos de coltán. Indonesia anunció el descubrimiento de grandes reservas de litio a finales del año pasado. Argentina, un país con un potencial geológico sin explotar, sigue a la espera de esfuerzos de exploración concertados.

Las innovaciones tecnológicas pueden ayudar en este empeño. Eurasian Resources Group acaba de presentar NOMAD, un robot teledirigido de muestreo de suelos. Es capaz de explorar los complejos terrenos del desierto de Arabia Saudí en busca de materias primas críticas tomando más de 120 muestras al día, lo que supone una gran mejora respecto al máximo de 30 muestras que se puede conseguir manualmente. Dar prioridad a innovaciones como ésta es crucial; con la tecnología adecuada, estas expediciones de exploración serán más rápidas, más seguras, consumirán menos recursos y alterarán menos el medio ambiente, como en el caso del NOMAD.

En la actualidad, el sector minero está peligrosamente subfinanciado. No se destina suficiente capital a la adquisición y despliegue de nuevas tecnologías. La reticencia a invertir en minería puede ralentizar la transición energética. La capitalización bursátil de Apple casi duplica la de las 50 principales empresas mineras cotizadas. Irónico, quizá, dado que la industria electrónica se nutre de metales y minerales que las empresas mineras extraen del subsuelo.

Para que las empresas mineras entren en la nueva era de la exploración de minerales y el aumento de la producción, deben estar equipadas con tecnología innovadora y mano de obra cualificada, y ambas cosas dependen de la inversión. Pero quizá lo más importante sea que la opinión pública comprenda mejor el papel de la industria minera en el futuro de la sostenibilidad.

Dado que los proyectos mineros tardan una media de 10 a 15 años en desarrollarse, necesitamos realizar estos cambios en toda la industria con rapidez. El futuro del mundo depende de la valentía con la que la industria minera decida avanzar.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
El futuro de la energíaAdvanced Energy Solutions
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

4 gráficos que muestran por qué es importante adoptar una economía circular

Victoria Masterson

5 de abril de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial