Urban Transformation

Por qué aplicar prácticas de construcción sostenible es clave para reducir la contaminación

Un pincel lleno sobre un bote de pintura blanca.

La limpieza de las herramientas de construcción puede contribuir a la contaminación. Image: Henry Perks/ Unsplash

Andrew Crimston
Founder & Chief Executive Officer, Washbox Global
Comparte:
La visión global
Explora y monitorea cómo Economía Circular afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Urban Transformation

Este artículo es parte de: Centre for Urban Transformation
  • Los residuos líquidos de las obras impactan la productividad y contribuyen a problemas de contaminación de las aguas residuales urbanas.
  • Las prácticas actuales de limpieza de herramientas están anticuadas: es hora de innovar de forma sostenible en todo el sector de la construcción.
  • Una tecnología ha demostrado que tanto las obras como el medio ambiente se beneficiarán de un cambio de proceso.

Se prevé que la superficie edificada mundial se duplique de aquí a 2060. Esto equivale a añadir una ciudad entera de Nueva York al mundo, cada mes, durante 40 años. Mientras la mayoría de los activistas por el clima se centran en la reducción de las emisiones de carbono para mitigar los efectos del cambio climático, hay otro problema de contaminación que pasa bastante desapercibido. Durante la construcción, los trabajadores de acabados tienen que lavar sus herramientas con regularidad. Esta tarea cotidiana utiliza grandes volúmenes de agua dulce, convirtiéndola en residuos líquidos contaminantes que la mayoría de las obras vierten a los sistemas de alcantarillado.

El mundo se enfrenta a una escasez de agua dulce y a un problema de contaminación en rápido crecimiento debido al vertido ambiental de líquidos y sólidos procedentes de las plantas de tratamiento de aguas residuales. Eliminar esta contaminación en su origen puede aportar beneficios transformadores a la productividad y la seguridad de las obras.

¿Has leído?

¿Es el vertido cero de líquidos el futuro del lavado de herramientas en las obras?

La innovación tecnológica tiene el poder de transformar al mismo tiempo la productividad de las obras y reducir su impacto ambiental. El sector de la construcción está lastrado por muchas prácticas heredadas que deben replantearse a medida que la industria pivota hacia una economía de construcción verde.

Históricamente, los esfuerzos de construcción verde se han orientado hacia la elección de materiales sostenibles y tecnologías de construcción que generen eficiencia durante la vida operativa del edificio, mientras que las prácticas de construcción in situ han sido objeto de menor preocupación. Por esta razón, muchos equipos de proyecto han tardado en reconocer el impacto de las prácticas de construcción heredadas en la productividad, la salud y el medio ambiente.

¿Qué hay en los residuos?

Desde el acondicionamiento de oficinas, a 40 pies cuadrados por galón (alrededor de un metro cuadrado por litro), hasta la construcción de viviendas en edificios, a 5 pies cuadrados por galón, la contaminación generada es extrema. Pero el mayor impacto no es sólo el volumen de agua desperdiciada, sino también la contaminación por residuos líquidos y el volumen de sólidos que se desprenden de las herramientas y se vierten en las cuencas hidrográficas locales. Esto supone entre el 7% y el 10% del volumen de líquido y hasta 40 toneladas en un gran proyecto de construcción.

¿Cómo lo sabemos? Un estudio reciente de las universidades de Western Sydney y Deakin verificó y puso de relieve los volúmenes de residuos que registra y elimina Washbox, uno de los ganadores del reto innovador Yes SF Uplink del Foro Económico Mundial.

Estos residuos contienen microplásticos, PFAS, dióxido de titanio, tintes y diversas sustancias químicas y toxinas procedentes de los acabados a base de resina y mampostería utilizados en los edificios, como pintura, tinte, yeso, lechada, adhesivos y compuestos de parcheo.

El sector de la construcción obliga a los trabajadores a autogestionar estos residuos o a instalar bidones conectados a la red de alcantarillado o fregaderos para que los utilicen los trabajadores, que los vierten directamente al alcantarillado.

Image: Washbox

En términos sencillos, las plantas de tratamiento de aguas residuales son instalaciones de separación de residuos, que eliminan los sólidos de los líquidos antes de que cada uno de ellos vuelva a entrar en el medio ambiente. Lo hacen principalmente dejando que los sólidos se asienten antes de que las aguas residuales se viertan de nuevo al río o al océano más cercano en forma de líquido. Este líquido está cargado con todos los contaminantes que no fueron eliminados por el proceso. Todo lo que se eliminó como sólido se denomina biomasa y se convierte en abono o vertedero.

Image: Washbox

Por qué los desbordamientos combinados del alcantarillado son una carga añadida

Para empeorar las cosas, prevalecen los sistemas de desbordamiento combinado del alcantarillado, que mezclan las aguas pluviales y las residuales en una única depuradora. Cuando las aguas pluviales superan la capacidad de la depuradora, las aguas residuales brutas procedentes de todos los puntos de origen, incluidas las fuentes comerciales e industriales, se desvían al curso de agua más cercano, sin pasar por la depuradora.

Image: Washbox

Estos vertidos están teniendo un impacto significativo en la calidad de los ríos y océanos de las principales ciudades del mundo. Por ejemplo, Sydney Water, en Sydney (Australia), vierte el 62% de las aguas residuales después de tan solo un primer cribado.

Una advertencia a los riesgos procedentes del desbordamiento combinado del alcantarillado. Image: Washbox

Para evitar que la contaminación llegue a la cuenca, una gran obra llamada One Sydney Harbour, que está construyendo Lendlease, ha sustituido los bidones de aguas residuales conectados al alcantarillado por Washbox. Esta estación de lavado de circuito cerrado recicla continuamente un pequeño lote de agua de su depósito para lavar diariamente las herramientas de los trabajadores. El agua es purificada por el sistema tras la eliminación automática de los sólidos residuales que se han lavado de las herramientas. Los residuos sólidos se secan en una serie de bolsas filtrantes y se eliminan de forma responsable como sólidos.

Washbox registra las mediciones de uso, que en este caso equivalen a 735 000 litros de agua, y la captura de más de 35 toneladas de sólidos arrastrados, como pintura, yeso y lechada. Sin Washbox, este volumen total de 735 000 litros de contaminación se vertería al alcantarillado.

A través de un pensamiento de diseño innovador y la adopción de soluciones tecnológicas, el sector de la construcción tiene una gran oportunidad de cambiar la forma en que tradicionalmente se han hecho las cosas. Al inspirar el intercambio de conocimientos interdisciplinarios y la colaboración entre las diversas partes interesadas, incluidos el sector de agua y residuos, ambientalistas y profesionales de la construcción, podemos impulsar un cambio transformador.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en el ámbito del futuro de las ciudades?

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Urban TransformationEconomía Circular
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

De São Paulo a Venecia: 15 ciudades con ambiciosos proyectos de carbono cero

Victoria Masterson

24 de marzo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial