El cambio climático

¿Cómo podemos impulsar la acción climática como una oportunidad de crecimiento rentable?

Una vista de rascacielos ilustra la necesidad de que las empresas tomen medidas contra el cambio climático.

Las empresas deben aceptar el reto de la acción por el clima. Image: Samson/Unsplash

Gwenaelle Avice Huet
Executive Vice-President, Europe Operations, Schneider Electric
Comparte:
La visión global
Explora y monitorea cómo El cambio climático afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

El cambio climático

Este artículo es parte de: Reunión Anual del Foro Económico Mundial
  • Las empresas deben ver la acción climática y las estrategias de descarbonización no como un obstáculo para la rentabilidad, sino como una oportunidad.
  • Varias áreas presentan oportunidades de promover el progreso ambiental con resultados financieros positivos.
  • Tenemos que ver los retos como oportunidades para la innovación y el crecimiento, para la rentabilidad y para crear el futuro más brillante y sostenible que todos queremos para las empresas, para la sociedad y para el planeta.

Las incertidumbres económicas, las oscilaciones de los precios de la energía y las tensiones geopolíticas de los dos últimos años nos han dado vueltas a la cabeza. Como resultado, la necesidad de una acción climática y de sostenibilidad más amplia se está sometiendo a escrutinio y algunos proyectos y políticas -proyectos eólicos marinos, esfuerzos de los fabricantes de automóviles en materia de vehículos eléctricos y objetivos climáticos- se están reevaluando.

Sin embargo, es fundamental que las empresas vean la acción por el clima y las estrategias de descarbonización no como un obstáculo para la rentabilidad, sino como una oportunidad. Los estudios de McKinsey demuestran que la integración de sólidos principios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en las estrategias de crecimiento de las empresas da lugar a resultados superiores en términos de crecimiento, rentabilidad y rendimiento para los accionistas. Si se hace bien, una mayor atención a los principios ESG puede convertirse en un catalizador de la innovación, una mayor eficiencia, menores costes y crecimiento empresarial. Es una oportunidad para acceder a nuevos mercados, atraer a consumidores concienciados y reforzar la resiliencia a largo plazo.

Schneider Electric es un ejemplo de este cambio. Al integrar las consideraciones ESG en todo lo que hacemos y establecer ambiciosos compromisos de sostenibilidad, hemos logrado un impacto positivo a largo plazo para las comunidades en las que operamos, al tiempo que hemos alcanzado ingresos récord. Y extendemos este enfoque más allá de nuestras propias operaciones trabajando con clientes, socios y otros para reducir también sus emisiones.

Mientras navegamos por este terreno incierto, varias áreas presentan oportunidades para la acción climática y la mejora de los resultados finales.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en el ámbito de la transición a una energía limpia?

Adaptación a la normativa: el poder transformador de la directiva de la UE sobre información de sostenibilidad

La nueva directiva de la UE sobre información corporativa en materia de sostenibilidad revoluciona la elaboración de informes de sostenibilidad, exigiendo a las empresas de la UE y a las entidades no pertenecientes a la UE con volúmenes de negocio significativos en la UE que informen con arreglo a normas ESG exhaustivas. La Directiva pretende normalizar las prácticas de elaboración de informes, aportando claridad y transparencia a los inversores y las partes interesadas. Además, eleva la importancia de la información no financiera al mismo nivel que la información financiera.

La directiva puede ser un catalizador para impulsar el desarrollo de programas innovadores, como Energize, una colaboración entre empresas farmacéuticas mundiales para implicar a cientos de proveedores en la descarbonización de la cadena de valor farmacéutica. El programa aprovecha la escala de la industria farmacéutica para impulsar el cambio a nivel de sistema.

En general, la directiva europea supone un cambio hacia una mayor transparencia y sostenibilidad. Las empresas deben presentar informes exhaustivos, demostrar progresos reales y contribuir activamente a la gestión medioambiental y la sostenibilidad corporativa. También subraya la importancia de la eficiencia energética como palanca clave para que las empresas reduzcan sus emisiones de carbono.

¿Has leído?

    Estabilidad empresarial gracias al poder de la eficiencia energética

    Dar prioridad a la estabilidad empresarial es crucial en la búsqueda de la sostenibilidad. Para cumplir los objetivos de 2050, debemos desplegar tecnologías eficientes y limpias entre 3 y 5 veces más rápido que los planes actuales. Las medidas relacionadas con la oferta -cómo se genera la energía- son una parte clave de la ecuación, y la rápida expansión de las energías renovables en los últimos años es un hecho positivo.

    Pero el lado de la demanda, es decir, cómo se consume la energía, es al menos igual de importante, y hoy disponemos de muchas tecnologías para conseguir una eficiencia mucho mayor. Por ejemplo, los resultados de un estudio que realizamos con la empresa de diseño WSP. Este estudio demostró que la instalación de soluciones digitales de gestión de edificios y energía en las oficinas corrientes podría reducir sus emisiones de carbono operativas hasta en un 42%, con un periodo de recuperación de la inversión de menos de tres años. Además, si se sustituyen las tecnologías de calefacción alimentadas con combustibles fósiles por alternativas eléctricas y se instala una microrred con fuentes locales de energía renovable, se puede conseguir una reducción adicional del 28% de las emisiones de carbono operativas.

    Aparte de la reducción de costes y emisiones, una mayor eficiencia energética ayuda a las empresas a protegerse de las subidas de los precios de la energía, como las que hemos visto en Europa y otros lugares. Por tanto, comprometerse con una mayor eficiencia energética no es "sólo" una responsabilidad ambiental, sino también un imperativo estratégico empresarial y financiero.

    Figura 1. Mejora anual de la intensidad energética primaria, 2010-2023 y en el escenario de emisiones netas cero, 2022-2023. Image: AIE

    El auge del prosumidor

    La combinación de electrificación y digitalización -o lo que llamamos Electricidad 4.0 - también ha dado paso a la era del prosumidor: empresas u hogares que son "consumidores" y "productores" al mismo tiempo, produciendo la energía que consumen a través de fuentes renovables, como la solar o la eólica, in situ.

    Para las empresas, las ventajas son evidentes. La generación y el almacenamiento de electricidad in situ ofrecen un escudo contra las fluctuaciones de precios y la inestabilidad de la red, y pueden reducir las facturas de energía, sobre todo si se combinan con software digital para optimizar las operaciones y el uso.

    Aunque los costes de inversión iniciales pueden ser un factor disuasorio, los modelos de microrredes como servicio pueden reducir los gastos iniciales y proporcionar una vía para el ahorro continuo. Las microrredes permiten a las empresas controlar las fuentes de electricidad, mejorando su capacidad de recuperación en las horas punta con precios mayoristas volátiles. Esta flexibilidad permite tomar decisiones financieras informadas y estratégicas.

    Esta transición no es sólo un paso, sino un salto hacia la alineación de la producción de energía con la estrategia empresarial.

    Convertirse en prosumidor es una mentalidad transformadora para las empresas, que aprovechan la oportunidad de reducir su huella de carbono y controlar su destino energético. Adoptar este papel significa sostenibilidad, resiliencia y prudencia financiera en medio de los retos de un panorama energético en evolución. El futuro pertenece a quienes utilizan y producen energía de forma inteligente.

    Innovar para electrificar

    Para sectores difíciles de descarbonizar, como el químico, el siderúrgico y el cementero, las microrredes y la eficiencia energética no son suficientes: se necesitan otras soluciones innovadoras. Aquí es donde entra en juego la electrificación: sustituir las tecnologías que utilizan combustibles fósiles por otras que funcionan con electricidad.

    La electrificación va más allá de la reducción de emisiones: es una oportunidad para que las industrias adopten tecnologías de vanguardia y abandonen los combustibles fósiles. Esto reduce el impacto ambiental y actualiza la tecnología de los equipos, garantizando un rendimiento operativo continuo y la máxima eficiencia.

    Innovar y electrificar los procesos es un llamamiento a revolucionar las industrias, desplegar las soluciones existentes a escala y ampliar los límites de la innovación. Este enfoque nos acerca a un futuro neto cero, desbloqueando el crecimiento económico, la creación de empleo y un mundo sostenible y tecnológicamente avanzado.

    En medio de todas las incertidumbres, puede resultar difícil saber en qué centrarse. Pero, en última instancia, el cambio climático es el mayor reto al que se enfrenta la humanidad hoy en día y dejar de lado la acción ambiental sencillamente no es una opción. Lo que necesitamos es un cambio de perspectiva. Tenemos que ver los retos como oportunidades para la innovación y el crecimiento, para la rentabilidad y para crear el futuro más brillante y sostenible que todos queremos para las empresas, para la sociedad y para el planeta.

    ¿Has leído?
    No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

    Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

    Inscríbete de forma gratuita

    Licencia y republicación

    Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

    Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

    Temas relacionados:
    El cambio climáticoClimate and NatureDavos Agenda
    Comparte:
    World Economic Forum logo
    Agenda Global

    La Agenda Semanal

    Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

    Suscríbete hoy

    Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

    10 términos climáticos que debes conocer

    Victoria Masterson and Madeleine North

    8 de febrero de 2024

    Sobre nosostros

    Eventos

    Medios

    Socios y Miembros

    • Únete

    Ediciones en otros idiomas

    Política de privacidad y normas de uso

    © 2024 Foro Económico Mundial