Acción climática

Cómo puede la financiación estratégica ayudar a navegar la transición climática 

Una calle inundada, ilustrativa del impacto del cambio climático.

La financiación específica puede ayudar a mitigar los efectos del cambio climático. Image: Shutterstock

Pierre Abadie
Group Climate Director, Tikehau Capital
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Acción climática??
La visión global
Explora y monitorea cómo El cambio climático afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

El cambio climático

Este artículo es parte de: Reunión Anual del Foro Económico Mundial
  • Afrontar la realidad del cambio climático es ahora imperativo, ya que el funcionamiento de nuestra economía desempeña un papel crucial en la creación de la crisis climática.
  • Pero, paradójicamente, la economía también tiene el potencial de facilitar la adaptación, el control y la resolución de la crisis mediante la descarbonización.
  • El sector financiero tiene la responsabilidad de dirigir el ahorro mundial hacia la transición ecológica de nuestra economía, lo que representa una oportunidad tan importante como la revolución industrial, pero al ritmo de la revolución digital.

La Tierra está experimentando un drástico aumento de la temperatura, alcanzando un incremento medio de 1,2 ºC desde la era preindustrial. Olas de calor sin precedentes con temperaturas superiores a 45 °C están afectando a Estados Unidos, Europa y Asia, provocando escasez de agua, cortes de electricidad e incendios incontrolables. En 2023, el deshielo polar y las temperaturas históricamente altas del mar han alcanzado niveles alarmantes.

El Informe sobre el Estado del Clima 2023, de William J Ripple y otros, subraya la gravedad de la situación. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha publicado recientemente la primera parte de su sexto informe de evaluación, en el que se afirma la importante contribución de la actividad humana al calentamiento global. A pesar de los diversos escenarios de emisiones, se prevé que el calentamiento global alcance 1,5 °C a principios de la década de 2030, desplazando aproximadamente a 1000 millones de personas por cada grado adicional de calentamiento.

Afrontar la realidad del cambio climático es ahora imperativo, ya que las operaciones de nuestra economía desempeñan un papel crucial en la creación de la crisis climática. Paradójicamente, la economía también tiene el potencial de facilitar la adaptación, el control y la resolución de la crisis mediante la descarbonización. La comprensión de las lecciones económicas, en particular el "modelo de flujo circular", revela el descuido de la dependencia de la economía respecto a la estabilidad de nuestra biosfera.

En los últimos 12 000 años, la Tierra ha proporcionado condiciones favorables para nuestro desarrollo, como un clima estable, agua abundante, aire limpio, una rica biodiversidad y una capa de ozono protectora. Sin embargo, el descubrimiento de la energía fósil ha alimentado las máquinas, permitiendo la extracción y transformación de los recursos naturales. La revolución industrial de los últimos 150 años ha mejorado nuestra calidad de vida pero ha cortado nuestra conexión con la naturaleza, convirtiendo al ser humano en la principal fuerza de cambio en la Tierra.

¿Has leído?

Aclarando el cero neto

A pesar de las advertencias del IPCC desde 1990, a menudo se depositan esperanzas en las soluciones tecnológicas para hacer frente al cambio climático. Contrariamente a lo que se suele creer, la economía de mercado en sí no pone en peligro el planeta de forma inherente. Al contrario, la Tierra está en transición hacia un nuevo estado, que plantea incertidumbres sobre su compatibilidad con la existencia humana. Los compromisos de emisiones netas cero, inauditos hace sólo tres años, se han generalizado, pero es esencial comprender su verdadero significado.

La sociedad depende en gran medida de los combustibles fósiles, que constituyen aproximadamente el 80% de nuestro suministro energético. Incluso con los objetivos del Acuerdo de París, las proyecciones indican un uso de combustibles fósiles del 70% para 2030 y del 50% para 2050. Alcanzar la neutralidad total de carbono para individuos, organizaciones u objetos se considera físicamente imposible.

La neutralidad del carbono, tal y como la define el IPCC, requiere un equilibrio global entre las emisiones y la absorción de CO2. Las emisiones proceden del uso de energías fósiles y de la deforestación, mientras que los sumideros naturales de carbono, como los suelos y los océanos, absorben carbono. Las emisiones mundiales actuales superan la capacidad de absorción de estos sumideros, por lo que la neutralidad global es inalcanzable sin medidas concretas de reducción de emisiones.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el cambio climático?

Para comprometerse con la neutralidad de carbono, los individuos, las empresas y las organizaciones deben centrarse en tres palancas principales: reducir las emisiones, abogar por soluciones descarbonizadoras y desarrollar sumideros naturales de carbono permanentes. Las finanzas, que desempeñan un papel crucial a la hora de dirigir el ahorro mundial, deben colmar el déficit de financiación de los objetivos de reducción de emisiones. Iniciativas como los Objetivos Basados en la Ciencia (Science Based Target Initiative, SBT), y el apoyo a las soluciones de descarbonización son vitales.

El camino hacia la neutralidad en carbono pasa por reducir la huella de carbono de los activos existentes mediante la electrificación global, la mejora del aislamiento de los edificios, el aumento de la eficiencia de las fábricas, una mayor adopción del transporte público electrificado y de los vehículos eléctricos, la ampliación de la capacidad energética con bajas emisiones de carbono y la reducción de las emisiones de metano. Según la Agencia Internacional de la Energía, las tecnologías existentes pueden aportar el 80% de la reducción de emisiones para 2030, y más del 65% de las soluciones estarán disponibles para 2050.

Es necesaria una transformación a gran escala, y el último informe del IPCC indica la necesidad de multiplicar por cuatro o por seis las inversiones para descarbonizar la economía. La Agencia Internacional de la Energía estima que las inversiones necesarias superan los 4 billones de euros anuales, mientras que el Fondo Monetario Internacional sugiere entre 6 y 10 billones de euros anuales para la adaptación al clima.

¿Has leído?

    Estrategias para combatir el cambio climático

    Los sumideros naturales de carbono, especialmente el suelo, han empeorado debido a la agricultura moderna, contribuyendo a las emisiones y a la pérdida de biodiversidad. Cambiar a una agricultura regenerativa, modificar los hábitos alimentarios y reducir el desperdicio de alimentos son estrategias viables para combatir el cambio climático. La agricultura regenerativa va más allá de las prácticas sostenibles para restaurar la biodiversidad del suelo, secuestrar carbono y mejorar la resiliencia y la productividad.

    Poner en marcha una agricultura regenerativa a gran escala requiere la reasignación de importantes inversiones públicas y privadas que actualmente apoyan la producción convencional de alimentos. Las asociaciones entre entidades públicas, agentes industriales que reducen los residuos e inversores que reorientan el capital hacia la agricultura regenerativa son cruciales. Sólo en Europa podrían reorientarse 65 millones de hectáreas hacia estas prácticas, con un potencial de secuestro de 240 millones de toneladas de CO2.

    La financiación debe tener impacto

    Desde un punto de vista pragmático, no podemos apartarnos de una economía de mercado, pero debemos asegurarnos de que siga conectada con la realidad. Las finanzas de impacto, centradas en el propósito fundamental de elevar miles de millones por encima de un umbral social, contemplan el progreso a través de la "lente del impacto". Reorientar anualmente un pequeño porcentaje del ahorro mundial puede impulsar una economía con menos emisiones, con más del 70% de estas inversiones procedentes de agentes privados.

    La descarbonización, la adaptación al cambio climático y la agricultura regenerativa representan importantes vectores de crecimiento, que supondrán entre el 6% y el 10% del futuro PIB mundial y crearán más de 30 millones de puestos de trabajo, según el FMI. El sector financiero, y en particular los gestores de activos, debe desempeñar un papel fundamental a la hora de convertir el ahorro en financiación para una economía descarbonizada. El objetivo es claro: reducir a la mitad las emisiones en los próximos 3000 días y compensar las emisiones restantes para 2050.

    El sector financiero tiene la responsabilidad de dirigir el ahorro mundial hacia la transición verde de nuestra economía, lo que representa una oportunidad tan importante como la revolución industrial, pero al ritmo de la revolución digital. Hoy, es el turno de la economía para apoyar activamente objetivos tangibles de reducción de emisiones, con las finanzas liderando el camino para alcanzar los objetivos especificados.

    Disclaimer: Este documento ha sido elaborado por Tikehau Capital únicamente con fines informativos. No crea ninguna obligación por parte de Tikehau Capital. Para más información, haga clic aquí.

    Descubre

    ¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en el ámbito de la transición a una energía limpia?

    Loading...
    No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

    Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

    Inscríbete de forma gratuita

    Licencia y republicación

    Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

    Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

    Temas relacionados:
    Acción climáticaForo Institucional
    Comparte:
    World Economic Forum logo
    Agenda Global

    La Agenda Semanal

    Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

    Suscríbete hoy

    Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

    ¿Es la movilidad pública la próxima revolución del transporte público?

    Lars Christian Grødem-Olsen and Nils Fearnley

    13 de junio de 2024

    Sobre nosostros

    Eventos

    Medios

    Socios y Miembros

    • Únete

    Ediciones en otros idiomas

    Política de privacidad y normas de uso

    © 2024 Foro Económico Mundial