Agricultura, Alimentos y Bebidas

Cómo enfocarnos en la salud del suelo puede ayudarnos a alimentar a la creciente población mundial 

Si conseguimos mejorar la salud del suelo a escala mundial, será posible alimentar a la creciente población del planeta sin comprometer la lucha contra el cambio climático.

Si conseguimos mejorar la salud del suelo a escala mundial, será posible alimentar a la creciente población del planeta sin comprometer la lucha contra el cambio climático. Image: OCP Group

Iliass Elfali
Managing Director - Corporate strategy, Sustainability and Innovation, OCP Group
Comparte:
La visión global
Explora y monitorea cómo Agricultura, Alimentos y Bebidas afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Agricultura, Alimentos y Bebidas

  • La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación predice que en 2050 será necesario un aumento del 60% en la producción de cultivos para satisfacer la demanda mundial de alimentos.
  • Para satisfacer esta demanda -y secuestrar enormes volúmenes de gases de efecto invernadero en el proceso- la salud del suelo debe ser una prioridad.
  • En última instancia, para hacer frente a este aumento de la demanda será necesario introducir la agricultura de precisión para aplicar la fuente adecuada de fertilizantes como y donde sea necesario, en los volúmenes exactos requeridos.

La agricultura aporta alrededor del 25% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI ) e históricamente se ha considerado un juego de suma cero: o reducir las emisiones y no producir los alimentos que el mundo necesita, o expandirse para alimentar a una población mundial creciente y acelerar el cambio climático.

Sin embargo, los avances en la edafología -la ciencia que estudia el suelo- han demostrado que invertir en la salud del suelo puede aumentar la producción de alimentos y reducir paralelamente las emisiones de GEI.

Al centrarse principalmente en la necesidad de aumentar la producción de alimentos, las prácticas agrícolas convencionales de alto rendimiento han provocado muchos efectos secundarios perjudiciales, como la pérdida de biodiversidad, la degradación del suelo y el agua y el empeoramiento de la contaminación atmosférica.

Como respuesta, en los últimos años se ha producido un impulso hacia prácticas más inteligentes desde el punto de vista climático. Sin embargo, estas técnicas no aumentan necesariamente el rendimiento y, teniendo en cuenta que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) prevé que la demanda mundial de alimentos requerirá un aumento del 60% en la producción de cultivos para 2050, corren el riesgo de no poder mantener ni siquiera los niveles actuales de seguridad alimentaria mundial.

Además, muchas técnicas alternativas diseñadas para reducir las emisiones de GEI requieren demasiado capital, acceso a infraestructuras complejas e innovaciones tecnológicas avanzadas. Esto hace que no sean adecuadas para la agricultura de los países en desarrollo.

En su lugar, la industria agrícola debería centrarse en soluciones fácilmente escalables en una amplia gama de entornos, que puedan personalizarse para satisfacer requisitos locales específicos, especialmente en las regiones en desarrollo.

¿Has leído?

El suelo: nuestro activo más olvidado

Los suelos han sido históricamente el activo más olvidado para mejorar la agricultura y mitigar el cambio climático.

A pesar de ser la fuente del 95% de los alimentos que producimos, no se conoce con detalle el papel que puede desempeñar el suelo tanto en la agricultura como en la lucha contra el cambio climático.

La FAO calcula que los suelos pueden secuestrar el equivalente a alrededor del 10% de las emisiones de carbono producidas en 25 años. Los modelos más recientes indican que el potencial de secuestro es aún mayor: desde la mitad de las emisiones anuales de CO2 a nivel mundial, según una estimación conservadora, hasta la posibilidad de que nuestros suelos secuestren más CO2 del que emitimos anualmente en la actualidad.

Según un estudio reciente, la reducción de las diferencias de rendimiento mediante la intensificación sostenible de los rendimientos agrícolas puede eliminar casi por completo el desmonte de tierras, sobre todo en África. Este método implica la aplicación de fertilizantes personalizados al suelo, que es un componente importante para cerrar las brechas de rendimiento, especialmente en los suelos pobres de los trópicos. Evitar la pérdida de biodiversidad y reducir el desmonte de tierra es fundamental: los cambios en el uso de la tierra han sido históricamente responsables de más de un tercio de las emisiones de GEI de la agricultura.

Si se aprovecha al máximo el potencial del suelo, es posible no sólo satisfacer la futura demanda mundial de alimentos, sino también reducir las emisiones de GEI mediante el secuestro de carbono y la reducción del uso del suelo.

Los suelos de todo el mundo tienen limitaciones de nutrientes que reducen su potencial para ofrecer mayores rendimientos y maximizar el secuestro de carbono. De hecho, el 46% de los suelos están limitados sólo en fósforo. Reequilibrar los nutrientes del suelo requiere una inversión continua, pero no el tipo de inversión que los agricultores podrían esperar; esta inversión no requiere que gasten un capital significativo en nuevas infraestructuras y tecnologías. En lugar de ello, la salud del suelo mejora simplemente proporcionándole los nutrientes que necesita. El primer paso suele ser la sustitución de los fertilizantes convencionales por mezclas personalizadas, diseñadas para corregir los desequilibrios de nutrientes del suelo al tiempo que se fomenta el crecimiento de las plantas.

Agricultura de precisión contra el cambio climático

El verdadero premio, sin embargo, está en pasar a las técnicas de agricultura de precisión, que permiten la aplicación selectiva de fertilizantes con los nutrientes adecuados, suministrados en el lugar adecuado y en el momento oportuno.

Las técnicas de agricultura de precisión permiten a los agricultores optimizar la eficacia de los nutrientes que añaden a sus suelos y minimizar los residuos. Y lo que es más importante, la agricultura de precisión no se traduce en mayores costes para los agricultores. Por el contrario, ofrece a los agricultores un incentivo económico para gestionar la nutrición de sus suelos de forma más eficiente, maximizando al mismo tiempo el potencial de secuestro de carbono del suelo. En Etiopía, por ejemplo, gracias a una cartografía exhaustiva del suelo, el desarrollo de fertilizantes personalizados que se ajustaban a las necesidades del suelo y de las plantas permitió a los agricultores aumentar su rendimiento hasta un 37% a un precio más bajo.

La agricultura se encuentra en una posición única. A diferencia de otras industrias, tiene el potencial de mitigar las emisiones de GEI al tiempo que aumenta su producción de productos, en este caso, alimentos. La inversión en la salud del suelo debería ser ampliamente adoptada como un método fácilmente escalable y probado para reducir las emisiones globales, cerrar la brecha de rendimiento global y mejorar la resiliencia de la agricultura frente al cambio climático.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Agricultura, Alimentos y BebidasClimate and Nature
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

The Cerrado: Production and Protection

Alvaro Lario

23 de febrero de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial