Energy Transition

Cuando se trata de descarbonizar la aviación, el aluminio y el acero, hay que mirar a Brasil

La capital brasileña, Brasília.

Brasil espera conducir una histórica descarbonización masiva de sectores difíciles de abandonar, como el acero, el aluminio y la aviación. Image: REUTERS/Ricardo Moraes

Boris Brkovic
Lead, Industry Decarbonization, Materials Sectors, World Economic Forum First Movers Coalition
Julia Franchi Scarselli
Regional Decarbonization Lead, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Energy Transition??
La visión global
Explora y monitorea cómo Brasil afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Brasil

  • Brasil podría convertirse en líder en combustible de aviación sostenible, avanzando hacia una aviación más verde.
  • La actual producción baja en carbono del sector brasileño del aluminio sienta las bases para alcanzar y superar los objetivos internacionales de descarbonización.
  • Aprovechando la energía renovable y sus reservas de mineral de hierro, Brasil está en vías de liderar la transformación hacia la producción de hierro descarbonizado y permitir la producción de acero verde en todo el mundo.

Brasil, la mayor economía de América Latina y la undécima mundial, es hogar de más de 200 millones de personas y se ha comprometido a reducir sus emisiones en un 50% para 2030. El país, que cuenta con vastos recursos naturales y una creciente infraestructura de energías renovables, está apuntando ahora a sectores difíciles de reducir, como el del acero, el aluminio y la aviación.

El camino de Brasil hacia una producción industrial de emisiones bajas o de equilibrio neto cero ya está marcado por notables avances y el potencial de un impacto mundial significativo. Por ello, la forma en que gestione la próxima descarbonización de sectores difíciles de eliminar podría convertirlo en un ejemplo mundial de buenas prácticas en la industria verde.

Con este fin, la coalición First Movers organizó un taller en Brasil que reunió a más de 100 expertos para abordar la descarbonización en industrias clave. Destacaron estrategias prácticas para que Brasil lidere la producción de combustibles de aviación sostenibles, avance en el aluminio bajo en carbono e innove en la fabricación de acero verde.

¿Has leído?

El futuro del vuelo: Combustible de aviación sostenible

La aviación representa alrededor del 2% de las emisiones mundiales de CO2 y se prevé que crezca rápidamente en los próximos años. Para reducir el impacto climático de los vuelos, la industria de la aviación tiene que cambiar el combustible fósil por el combustible de aviación sostenible (SAF, por sus siglas en inglés), que puede producirse a partir de fuentes renovables como la biomasa y los residuos.

La rica historia de Brasil en la producción de biocombustibles -especialmente etanol a partir de la caña de azúcar- y la expansión del sector de la aviación -con más de 100 aeropuertos y una flota de más de 2000 aviones- proporcionan una base sólida para ser pionero en el uso de SAF. Brasil puede aprovechar su experiencia y potencial tanto en biocombustibles como en aviación para convertirse en pionero en la producción y uso de ese tipo de combustible.

La coalición First Movers ha fijado el objetivo de que los SAF emitan menos de 0,5 toneladas equivalentes de CO2 por tonelada en 2030. Para alcanzar este objetivo, Brasil está avanzando en varias iniciativas para producir y utilizar biocombustibles avanzados, como los ésteres hidroprocesados y ácidos grasos (HEFA), el proceso conocido como alcohol-to-jet (ATJ) y el queroseno parafínico sintético (SPK). Estos combustibles son fundamentales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con el combustible de aviación convencional.

El compromiso de Brasil es claro, ya que persigue activamente el desarrollo tecnológico para un futuro de la aviación más limpio. Estas iniciativas son sólo el principio:

  • El proyecto BioQAv, liderado por Boeing, Embraer, GOL y World Energy, pretende producir HEFA a partir de aceite de cocina usado y probarlo en vuelos comerciales en Brasil.
  • El proyecto BioValor, dirigido por Amyris, TotalEnergies y LanzaTech, pretende producir ATJ a partir del bagazo de la caña de azúcar y probarlo en vuelos comerciales en Francia.
  • El proyecto H2Fly, liderado por Siemens Energy, Airbus y EMBRAPII, pretende producir SPK a partir de hidrógeno verde y dióxido de carbono y probarlo en pequeños aviones en Brasil.

El aluminio: Un modelo exitoso de bajas emisiones de carbono

La industria brasileña del aluminio cuenta con 60 años de historia y experiencia colectiva en la cadena de valor. El sector emplea a cerca de medio millón de personas, está totalmente integrado verticalmente y, como tal, es resiliente a los choques externos. Gracias a su dotación natural de mineral de bauxita, uno de los componentes clave en la producción de aluminio, y a fuentes de energía limpias, como la energía hidroeléctrica y los combustibles de biomasa, el sector brasileño del aluminio es uno de los principales productores de aluminio con bajas emisiones de carbono del mundo.

Brasil ya produce aluminio con una intensidad media de emisiones de entre 4,5 y 6,5 toneladas de CO2e por tonelada de aluminio, más de tres veces inferior a la media mundial. Gracias a las inversiones de los principales productores nacionales e internacionales de aluminio en refinerías de alúmina y fundiciones de aluminio de vanguardia, Brasil debería poder reducir aún más las emisiones del sector y liderar los esfuerzos mundiales de descarbonización de la industria.

El país también tiene un alto índice de recuperación de aluminio, ya que recicla entre 0,7 y 0,8 millones de toneladas al año, casi tanto como la producción primaria. La industria del reciclaje está impulsada por continuas inversiones de capital en capacidades de reciclaje desde la década de 1990 y por los esfuerzos de 800 000 recicladores que recogen chatarra de aluminio. Como resultado, Brasil es líder mundial en el reciclaje de latas de aluminio, con una tasa de reciclaje del 100% alcanzada en 2022, y tiene potencial para expandirse a otros segmentos del reciclaje de aluminio.

Los proveedores de aluminio de Brasil se encuentran, por tanto, en una posición sólida para cumplir los ambiciosos objetivos de la coalición First Movers para el aluminio bajo en carbono, que requieren menos de 3 toneladas de emisiones de CO2 por tonelada de aluminio primario producido para 2030. Sin embargo, para que la transición se produzca a gran escala, los compradores de aluminio en Brasil necesitan crear señales de demanda más fuertes para el aluminio bajo en carbono, incluidas mayores primas por productos verdes, especialmente en sectores como la automoción, la construcción y los envases. Estas señales del mercado pueden respaldarse además con incentivos gubernamentales para productos bajos en carbono, financiación combinada en apoyo de la descarbonización y acuerdos de compra de energía que garanticen el acceso a medio y largo plazo a energías limpias.

Con las megatendencias de su lado que impulsan la demanda mundial de productos bajos en carbono, Brasil tiene potencial para aumentar las exportaciones de aluminio bajo en carbono a otros mercados, dadas sus abundantes reservas de bauxita y su combinación de energías limpias.

Loading...

El acero: Trazar un camino más verde

La producción de acero es una de las industrias más intensivas en carbono del mundo, ya que representa aproximadamente el 7% de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero. Sin embargo, el acero también es un material esencial para muchas tecnologías que permitirán la descarbonización, como las turbinas eólicas, los vehículos eléctricos y los procesos de fabricación avanzados.

El acceso de Brasil a mineral de hierro de alta calidad es una ventaja crucial para el país en términos de fabricación de hierro descarbonizado, que es un insumo clave para la fabricación de acero casi nula de emisiones. Brasil tiene las mayores reservas de mineral de hierro después de Australia y representa un tercio de todas las exportaciones mundiales de mineral de hierro. También cuenta con abundantes recursos de agua dulce y energías renovables, cruciales para la producción de hidrógeno verde (H2), que podría cambiar las reglas del juego de la descarbonización de la producción de hierro.

El hidrógeno verde puede sustituir al carbón de coque o al gas natural como agente reductor en el proceso del hierro de reducción directa (DRI), que puede combinarse con un horno de arco eléctrico alimentado con energía renovable para producir acero con emisiones próximas a cero. Los objetivos de la coalición First Movers para el acero de bajas emisiones exigen emitir menos de 400 kg de CO2 por tonelada de acero bruto con una utilización de chatarra del 0% y menos de 50 kg de CO2 por tonelada de acero bruto con una utilización de chatarra del 100%.

Las principales empresas siderúrgicas activas en Brasil ya se han comprometido a lograr la neutralidad de carbono para 2050 o antes, y están explorando diversas vías para descarbonizar sus procesos de producción. Por ejemplo, ArcelorMittal está planificando una planta piloto de DRI de hidrógeno verde en Hamburgo para 2024-25, Ternium está probando métodos de DRI en sus operaciones en México, Vale está ampliando su uso de reductores de carbón vegetal en el hierro briqueteado en frío y Ternium y Vale han firmado un memorando de entendimiento para realizar estudios de viabilidad conjuntos sobre DRI y otras vías bajas en carbono.

Sin embargo, aún quedan importantes retos por superar para que estos proyectos fructifiquen en Brasil, como crear una fuerte señal de demanda por parte de compradores dispuestos a pagar primas verdes por un acero con emisiones próximas a cero, asegurar una financiación asequible para proyectos de capital intensivo, como las plantas CCUS y H2-DRI, mejorar la disponibilidad y eficiencia del reciclaje de chatarra y alinear la planificación a largo plazo con el papel global de exportar hierro descarbonizado al resto del mundo.

Integrar la tecnología, la política y las finanzas

El planteamiento de Brasil para la industrialización con bajas emisiones de carbono es polifacético e implica innovación tecnológica, marcos políticos de apoyo e inversiones financieras estratégicas. Para impulsarlo, Brasil necesita mejorar su infraestructura energética, diversificar las cadenas de suministro y potenciar la investigación y el desarrollo.

Las políticas que incentiven las prácticas verdes y armonicen los objetivos económicos y ambientales desempeñarán un papel fundamental, al igual que la movilización de financiación para mitigar los riesgos de inversión y mejorar la viabilidad del mercado de productos con bajas emisiones de carbono.

Aunque el camino de Brasil hacia la descarbonización industrial está plagado de retos, las oportunidades son considerables. Aprovechando sus puntos fuertes y abordando la compleja interacción entre tecnología, política y financiación, Brasil se está preparando para liderar una revolución mundial de la industria verde.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Energy TransitionNature and Biodiversity
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

¿Cómo gestionar el crecimiento exponencial de los datos de forma sostenible?

Bart Valkhof and Eleni Kemene

27 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial