Davos Agenda

El camino hacia un sistema alimentario sostenible pasa por la salud humana

A nivel mundial, el sistema alimentario contribuye con más de un tercio de todas las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

A nivel mundial, el sistema alimentario contribuye con más de un tercio de todas las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Image: Unsplash/Brooke Lark

Oliver Wright
Managing Director, Strategy, Consumer Goods and Services, Accenture
Andrew Moose
Head of Health and Wellness, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Davos Agenda??
La visión global
Explora y monitorea cómo Agricultura, Alimentos y Bebidas afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Davos Agenda

Este artículo es parte de: Sustainable Development Impact Meetings

Listen to the article

  • La prevalencia de enfermedades relacionadas con la obesidad está aumentando en todo el mundo. Si se mantienen las tendencias actuales, el 60 % de los hombres y el 50 % de las mujeres serán obesos en 2050.
  • Es crucial abordar el objetivo fundacional del sistema alimentario de proporcionar alimentos asequibles, sostenibles y saludables en el camino hacia la descarbonización.
  • El Foro Económico Mundial ha identificado cinco palancas para crear un sistema alimentario sostenible y saludable, desde la reformulación de los alimentos ultraprocesados hasta la creación de ecosistemas basados en alimentos diversos y ricos en nutrientes.

Históricamente, la comunidad internacional ha tratado los retos de la salud humana y la sostenibilidad como cuestiones totalmente separadas. Algunas iniciativas se ocupan del cambio climático y la pérdida de biodiversidad, mientras que otras abordan las enfermedades relacionadas con la dieta y la obesidad.

Sin embargo, a medida que el mundo avanza hacia las emisiones netas cero, sigue siendo esencial para la descarbonización abordar el sistema alimentario actual y las cargas sanitarias que conlleva. A nivel mundial, el sistema alimentario contribuye con más de un tercio de todas las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI).

La industria alimentaria puede obtener importantes beneficios sociales y ambientales si vuelve a centrarse en su objetivo fundamental: proporcionar alimentos asequibles, sostenibles y saludables.

Se ha demostrado que las dietas ricas en alimentos integrales, diversos y mínimamente procesados disminuyen la inflamación y reducen la probabilidad de que los adultos desarrollen síndrome metabólico. La transición a dietas ricas en plantas también puede conducir a una reducción anual de las emisiones mundiales de carbono de 2,6 gigatoneladas, lo que equivale a eliminar las emisiones generadas por más del doble de la cantidad de automóviles que hay actualmente en Norteamérica.

Además, la eliminación del desperdicio de alimentos evitaría la emisión de otras 2,9 gigatoneladas de dióxido de carbono al año. Estos cambios combinados por sí solos alcanzarían la mitad de los objetivos de reducción de carbono prometidos por el IPCC. Por consiguiente, la industria alimentaria tiene una gran oportunidad de innovar y crear productos que aborden tanto los retos sanitarios como los ambientales.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el cambio climático?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

La ciencia moderna de la nutrición surgió hace un siglo, centrándose en las deficiencias específicas que aquejaban a las comunidades con enfermedades, como el escorbuto y el raquitismo. Tras la Segunda Guerra Mundial, el sistema alimentario mundial se expandió exponencialmente para proporcionar alimentos asequibles y ricos en calorías a una población mundial en rápido crecimiento.

Con este énfasis en la escala, la vida útil y la conveniencia, el sistema alimentario del siglo XX se convirtió rápidamente en la crisis de salud pública del siglo XXI. La industria ha evolucionado para optimizar los alimentos baratos, procesados y de larga conservación, a menudo pobres en nutrientes y ricos en ingredientes como el azúcar y la sal añadidos.

En un pionero estudio controlado y aleatorizado, los investigadores descubrieron que los individuos con una dieta occidental típica, ultraprocesada, comían 500 calorías, o aproximadamente un 25%, más al día que los que seguían una dieta mínimamente procesada.

En la actualidad, la obesidad afecta a más de 2300 millones de personas y, si se mantienen las tendencias mundiales actuales, el 60% de los hombres y el 50% de las mujeres de todo el mundo serán obesos en 2050. En 2017, las enfermedades no transmisibles (ENT) relacionadas con la alimentación causaron más muertes que las enfermedades infecciosas y los accidentes de transporte juntos.

Además, enfermedades como las cardiopatías, la diabetes y algunos tipos de cáncer se han duplicado en todo el mundo en tres décadas. Y en medio de estas tendencias, un asombroso 78 % de las hospitalizaciones y muertes están vinculadas a ENT relacionadas con la dieta.

Las desigualdades persisten, ya que más del 62 % de la población obesa vive en el mundo en desarrollo.

El problema se ha agudizado en los países en desarrollo de Oriente Medio y el Norte de África, donde más del 58 % de los hombres adultos y el 65 % de las mujeres adultas tienen sobrepeso o son obesas. Estas comunidades son las que menos pueden soportar la "doble carga" del hambre y la obesidad.

Además, los sistemas sanitarios ya no dan abasto y la evolución prevista de las enfermedades relacionadas con la dieta supone una carga inasumible para las economías locales y mundiales. Las enfermedades relacionadas con la dieta y las afecciones crónicas suponen 50 000 millones de dólares de gasto sanitario en Estados Unidos. Los costes económicos de una dieta deficiente reflejan el 2 % del producto interior bruto mundial en la actualidad y se prevé que la tasa alcance el 3,3 % en 2060.

Aunque los avances en nutrición y medicina han alargado la esperanza media de vida, la mala alimentación está devastando comunidades en todo el mundo, con daños casi iguales para la salud humana y planetaria.

La estructura de incentivos de la industria más fundamental del mundo debe cambiar, animando a las empresas a medir sus carteras de productos e impulsar la innovación orientada a la nutrición, garantizando al mismo tiempo un acceso equitativo a opciones saludables que no dañen el planeta.

¿Has leído?

Reformar el sistema alimentario desde sus raíces

A medida que los efectos del cambio climático y la mala salud humana abruman a las comunidades, los consumidores citan cada vez más la alimentación sana como una de sus principales prioridades. La investigación también muestra una creciente afinidad por la nutrición, con un 71 % de consumidores que quieren hacer más para mantenerse sanos en el futuro y un 48 % comprometidos a gastar más en su salud y bienestar. La elección de la dieta, por tanto, sigue siendo una estrategia con potencial para acelerar los resultados medioambientales positivos.

La iniciativa Nuevas Fronteras de la Nutrición del Foro Económico Mundial está lanzando dos plataformas de acción para ayudar a facilitar un cambio transformador en el sistema alimentario y acelerar la innovación de la cartera de alimentos y los modelos de negocio de frontera aprovechando las asociaciones públicas y privadas. Ambas plataformas de acción abordan el reto colectivo de la nutrición, el clima y la salud humana a través de:

  • Cartera de Innovación y Medición. Esta plataforma de acción se centra en los productos alimentarios y hace hincapié en los beneficios comerciales y de sostenibilidad de la innovación y la reformulación impulsadas por la nutrición. Esta iniciativa aborda la proliferación de alimentos procesados y ultraprocesados. Se centra en apoyar a la industria alimentaria mundial para que evalúe los productos teniendo en cuenta la salud humana y planetaria, creando comunidades prósperas en sintonía con la naturaleza y la biodiversidad.
  • Modelos empresariales de frontera: La alimentación como medicina. Esta plataforma se centra en los modelos de negocio que apoyan dietas más sanas, incluidos los que permiten la alimentación como medicina para mejorar la salud a través del poder de la nutrición. Su objetivo es acelerar y ampliar los modelos de negocio de la alimentación como medicina, combinando la mejora de los resultados sanitarios con el ahorro de costes sanitarios mediante la asociación con investigadores, aseguradoras de salud y otros agentes del sector.

Las plataformas de acción se sustentan en cinco palancas estratégicas que la industria alimentaria debe accionar para transformarse:

  • Cultivar y manufacturar alimentos diversos y ricos en nutrientes.
  • Reformular los alimentos poco saludables y procesados.
  • Hacer más asequibles los alimentos sostenibles y nutritivos.
  • Crear y mantener un entorno donde el nutritivo sea la norma.
  • Ampliar la conexión de los consumidores entre alimentación, salud y clima.

Hacia un futuro colaborativo

Ahora es el momento de adoptar ambas prioridades globales -la salud humana y la planetaria- como dos prioridades inextricablemente unidas para una transformación positiva del sistema alimentario.

A través de la iniciativa Nuevas Fronteras de la Nutrición, el Foro y sus socios colaboran para catalizar cambios positivos y reforzar las iniciativas y campañas existentes, centradas en soluciones basadas en el conocimiento, para conseguir alimentos nutritivos y sostenibles.

La comunidad mundial debe unirse para superar los importantes retos y la complejidad que nos aguardan para convertir las ideas en acciones. Mientras el Foro y sus socios se unen, te invitamos a unirte a esta transformación.

Al dar prioridad al bienestar de las personas y del planeta, la sociedad puede colaborar para redefinir la relación entre alimentación, salud y clima. El Foro y sus socios te invitan a unirte a nosotros para rediseñar el sistema alimentario mundial y reescribir el curso de la salud mundial a través de la iniciativa Nuevas Fronteras de la Nutrición.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Davos AgendaAgricultura, Alimentos y BebidasClimate and NatureHealth and Healthcare
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Construir una economía del cuidado: 4 líderes explican por qué invertir hoy creará un impulso positivo de prosperidad

Silja Baller and Julia Hakspiel

8 de abril de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial