Industries in Depth

La alianza Brasil-China para la carne es un modelo que otras grandes economías podrían seguir

La "Beef Alliance" reúne a gigantes de la alimentación y grupos de la sociedad civil para establecer criterios estrictos para las exportaciones de carne de vacuno de Brasil que limiten el deterioro ambiental.

La "Beef Alliance" reúne a gigantes de la alimentación y grupos de la sociedad civil para establecer criterios estrictos para las exportaciones de carne de vacuno de Brasil que limiten el deterioro ambiental. Image: WEF/iStockphoto

Jack Hurd
Executive Director, Tropical Forest Alliance, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Industries in Depth??
La visión global
Explora y monitorea cómo Brasil afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Brasil

Listen to the article

  • Mientras Brasil renueva sus esfuerzos para liderar la acción climática, China reconoce cada vez más el impacto que está teniendo su demanda de materias primas.
  • La Beef Alliance (Alianza para la Carne) reúne a gigantes alimentarios y grupos de la sociedad civil para establecer criterios estrictos para las exportaciones de carne de vacuno de Brasil a fin de minimizar la deforestación y la conversión de tierras que conlleva la producción.
  • Esta iniciativa impulsará un cambio sistémico en una de las mayores relaciones comerciales de ganado del mundo y es un modelo para otras grandes economías.

La visita del Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a China la semana pasada fue una señal importante de cooperación renovada entre dos de los mayores mercados emergentes del mundo, sobre todo después de años en los que las relaciones internacionales apenas mejoraron. Importante en el contexto de la geopolítica internacional, pero significativo también para el planeta, con movimientos que podrían señalar un futuro más positivo para algunos de los ecosistemas más importantes del mundo.

Con el objetivo de trabajar con Pekín para "equilibrar la geopolítica mundial", el presidente brasileño fue recibido con los brazos abiertos por el presidente Xi como su "buen viejo amigo".

Alejándose del enfoque estadounidense de su predecesor, Lula aprovechó el viaje para destacar el multilateralismo. Lula arremetió contra el dominio del dólar en las finanzas internacionales, visitó la empresa de telecomunicaciones Huawei -sometida a sanciones estadounidenses- y se marchó de Pekín habiendo firmado más de una docena de acuerdos por valor de miles de millones de dólares.

Cabe destacar que muchos de los acuerdos hacían especial hincapié en las energías renovables, las tecnologías con bajas emisiones de carbono y las finanzas verdes, lo que demuestra que ambos países se toman cada vez más en serio la transición hacia un modelo económico más sostenible.

Den un enfoque en los bosques a la alianza para la carne

Con la presidencia de Lula, Brasil ha renovado sus esfuerzos por liderar la acción climática mundial, y ambos países han hecho pública una declaración conjunta cuyo alcance es alentador. A la vez que fustigan a los países ricos por incumplir su promesa de financiación para el clima con el mundo en desarrollo, también detallan sus áreas de cooperación en aras de alcanzar los objetivos climáticos globales, con un bienvenido enfoque en los bosques: "Tenemos la intención de colaborar en apoyo de la eliminación de la tala ilegal y la deforestación mundial mediante la aplicación efectiva de sus respectivas leyes de prohibición de importaciones y exportaciones ilegales".

Los dirigentes y el gobierno chinos reconocen cada vez más el impacto que ha tenido su demanda de materias primas y están dando pasos hacia un cambio positivo, una buena noticia para los bosques tropicales y, por extensión, para el mundo.

China considera a Brasil su socio estratégico más importante en América Latina, y la relación es un componente clave de la política exterior de Pekín. Siempre ha sido lógica una fuerte relación comercial entre ambos, con una enorme demanda en China de las materias primas y los productos agrícolas que produce Brasil.

Pero hasta ahora, el creciente apetito de China por las materias primas agrícolas -soja y carne de vacuno en particular- ha tenido un coste para el planeta. Más de la mitad de las importaciones de carne de vacuno de China proceden de Brasil, que en 2022 envió el 55% de sus exportaciones a China, lo que supone más del 10% de la producción total de carne de vacuno de Brasil. Esto, a su vez, contribuye al aumento de la conversión de tierras y la deforestación en vastas franjas de los críticos biomas del Amazonas y el Cerrado.

¿Has leído?

Con la creación de una "Beef Alliance", una alianza entre importadores y exportadores de carne de vacuno de ambos países, esto podría estar a punto de cambiar.

El nuevo acuerdo, facilitado por la Tropical Forest Alliance (TFA), reúne a gigantes de la alimentación y grupos de la sociedad civil que establecerán criterios estrictos para las exportaciones de carne de vacuno de Brasil a fin de minimizar la deforestación y la conversión de tierras que conlleva la producción.

Esta iniciativa impulsará un cambio sistémico en una de las mayores relaciones comerciales ganaderas del mundo y podría servir de modelo para otras grandes economías del planeta. Tiene el potencial de poner fin a la destrucción de algunos de los biomas más biodiversos del mundo, que desempeñan un papel crucial en la lucha contra el cambio climático.

Signos positivos

La visita de Lula dio lugar a una extensa lista de acuerdos comerciales tangibles, entre ellos con productores de alimentos que se comprometieron con la hoja de ruta del sector agrícola firmada en la COP27. Por lo tanto, hay indicios positivos de que bajo el liderazgo del presidente Lula, centrado en el desarrollo sostenible, el péndulo podría oscilar en una nueva dirección para los bosques.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el cambio climático?

Por supuesto, esto es sólo el principio, y el éxito final de estos acuerdos dependerá del buen funcionamiento de los sistemas de trazabilidad y de la capacidad de hacerlos cumplir. Pero también hay signos positivos en este sentido, con la estrecha participación de grupos de la sociedad civil que están bien posicionados para exigir responsabilidades a los gigantes empresariales.

Detrás de estos movimientos está la grata noticia de que la presión para el cambio procede de las asociaciones industriales chinas y brasileñas y, en última instancia, es la relación entre ellas y el sector privado la que podría servir de modelo para otras relaciones comerciales en todo el mundo.

No se puede exagerar la influencia de China y Brasil sobre las naciones en desarrollo. Al combinar la legitimidad gubernamental con la realidad comercial, darán a los países observadores la confianza necesaria para forjar acuerdos similares y, con las lecciones aprendidas por el camino, pueden proporcionar un camino más fácil a los países que les sigan.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Industries in DepthFood and WaterNature and BiodiversitySustainable Development
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Cómo París 2024 aspira tener los primeros Juegos Olímpicos con igualdad de género de la historia

Victoria Masterson

7 de abril de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial