Banca y mercados de capitales

Esto es lo que ocurre cuando un banco cierra sus puertas

Los griegos hicieron fila el lunes ante los bancos, que reabrieron sus puertas tres semanas después de haber cerrado para evitar que el sistema se colapsara bajo una avalancha de retiradas de fondos, la primera señal prudente de vuelta a la normalidad tras el acuerdo para iniciar conversaciones sobre un nuevo paquete de reformas para el rescate.

Los griegos hicieron fila el lunes ante los bancos, que reabrieron sus puertas tres semanas después de haber cerrado para evitar que el sistema se colapsara bajo una avalancha de retiradas de fondos, la primera señal prudente de vuelta a la normalidad tras el acuerdo para iniciar conversaciones sobre un nuevo paquete de reformas para el rescate. Image: REUTERS/Yiannis Kourtoglou

John Letzing
Digital Editor, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Banca y mercados de capitales??
La visión global
Explora y monitorea cómo Banca y mercados de capitales afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Banca y mercados de capitales

Listen to the article

  • Los temores de contagio parecen contenidos, pero los bancos siguen bajo lupa.
  • Las quiebras y los pánicos han sido bastante frecuentes en la historia reciente, a pesar del papel vital que desempeñan los bancos en la vida cotidiana.
  • Las decisiones tomadas sobre cómo resolver las quiebras pueden ser cruciales para mantener la confianza.

Una certeza sobre los bancos: hoy en día parece haber menos.

Commerzbank captó bien el tenor existencial de los tiempos cuando actualizó recientemente su catálogo de riesgos potenciales para incluir un "ataque nuclear táctico" en su ciudad natal de Fráncfort, Alemania.

Unas semanas después de la abrupta quiebra del Silicon Valley Bank, el sector financiero sigue sintiéndose afectado en un mundo mucho más incierto.

Los clientes que permanecieron en el Silicon Valley Bank, con sede en California, han seguido ahora un camino conocido tras una quiebra: simplemente han sido trasladados a un nuevo prestamista por cortesía de los reguladores.

Los bancos desaparecen más a menudo de lo que cabría esperar. A pesar de estar diseñados con frecuencia para parecerse a un templo que ha perdurado desde la antigua Grecia, van y vienen.

En EE. UU., el número de bancos se redujo en torno al 86% entre 1921 y 2020, a través de una serie de auges, quiebras y saneamientos. En Europa, el número de bancos se redujo en aproximadamente un tercio entre 2009 y 2020, una sacudida provocada por la propia crisis en cadena de la región y el debilitamiento de la rentabilidad.

En cierto modo, estas cifras reflejan cómo elegimos percibir y gestionar el riesgo. La existencia cotidiana depende generalmente de comprar cosas; cuando tu banco desaparece, esa capacidad se pone de repente en entredicho. Es bastante fundamental.

Sin embargo, a menudo no vemos venir el desastre. Un aumento de los tipos de interés como el que hemos sufrido recientemente puede ser como una bola de demolición para el sistema financiero. Una relajación de la regulación también puede presagiar problemas.

Sin embargo, incluso a los observadores del mercado relativamente sofisticados les pilla desprevenidos. La reciente venta de emergencia de Credit Suisse se produjo sólo unos meses después de que el mayor inversor del banco suizo expresara su confianza en él como "una marca de 160 años". De hecho, duró 167 años.

La desaparición de un logotipo y unas sucursales no significa necesariamente que desaparezcan el patrimonio y las inversiones que gestiona una institución. Lo que queda atrás suele agruparse en otros prestamistas. Tras la fusión orquestada de Credit Suisse con un rival de la misma ciudad, el banco combinado espera tener ahora 5 billones de dólares en activos invertidos, una cantidad sustancialmente mayor que el PIB de Alemania.

Averías, fondos congelados y depósitos asegurados

Los pánicos y las quiebras bancarias tienen una larga historia en todo el mundo.

El verano pasado, un "colapso" entre los prestamistas rurales en China llevó a algunos a congelar los fondos normalmente disponibles para los depositantes, al menos temporalmente. En 2015, Grecia tuvo que cerrar sus bancos durante unas semanas para evitar el colapso.

Durante la crisis financiera de varios años antes, casi todos los viernes por la tarde se anunciaban quiebras de bancos estadounidenses, lo que provocó un aumento de la cantidad máxima de depósitos que el gobierno aseguraba.

Casi un par de décadas antes, la accidentada transición de la República Checa desde el comunismo hizo que el número de bancos pasara de cinco a 55 en media década, para volver a caer a 40 unos años después tras una serie de quiebras.

En 1931, la quiebra del Kreditanstalt, con sede en Viena, contribuyó a convertir una crisis financiera estadounidense en una depresión mundial, y preparó el terreno para lo peor que estaba por venir. El banco se había fundado un año antes que el Credit Suisse (que en aquel momento también se llamaba "Kreditanstalt"), y también se vio abocado a una fusión organizada por el gobierno.

Cubrir a los depositantes de los bancos estadounidenses.
Cubrir a los depositantes de los bancos estadounidenses. Image: World Economic Forum

Los depositantes de Credit Suisse fueron protegidos como parte de su venta, pero los inversores en unos 17.000 millones de dólares de deuda del banco -títulos diseñados para ofrecer mayores rendimientos pero menos certidumbre- fueron aniquilados. Esto ha provocado inquietud.

Los reguladores siempre se enfrentan a decisiones difíciles cuando intervienen para recoger los pedazos. Las decisiones sobre quién recibe ayuda y quién no se examinan con lupa, y con razón: pueden minar la confianza esencial y dañar profundamente la confianza pública.

El enfado por la forma desigual en que se corrigió el sistema financiero estadounidense tras la crisis de hace una década y media generó graves disturbios. En aquel momento, se formó una mísera ciudad de tiendas de campaña frente al Banco de la Reserva Federal de San Francisco, a la vuelta de la esquina de mi oficina, que contrastaba con la asombrosa cantidad de riqueza almacenada en el sótano del edificio.

Afortunadamente, las recientes turbulencias bancarias pueden estar tomando un giro positivo. Por un lado, parece que se han estabilizado los flujos de salida de pequeños bancos relativamente vulnerables en Estados Unidos, lo cual es crucial.

Probablemente sea bueno tener en cuenta que las personas que dirigen los bancos son tan falibles como cualquier otra persona. Las decisiones que se tomen para enmendar sus errores deben ser lo más justas y transparentes posible, sobre todo en medio de algo que ahora se denomina "contagio de sentimiento".

Más información sobre inestabilidad y quiebras bancarias

Para más contexto, aquí hay enlaces a otras lecturas de la plataforma de Inteligencia Estratégica del Foro Económico Mundial:

  • Las quiebras bancarias pueden no amenazar la mayoría de los depósitos, según este artículo, pero sí los puestos de trabajo. (Instituto para el Nuevo Pensamiento Económico)
  • "Los bancos son vulnerables por diseño, no por error". Buscar culpables como especuladores codiciosos y reguladores desganados cuando un banco quiebra no es una buena política, según este artículo. (Project Syndicate)
  • "Otra oportunidad para arreglar un sistema bancario aún roto". El riesgo moral ha vuelto, según este análisis. (CEPS)
  • Cuando otro gran prestamista europeo se vio sometido a escrutinio tras Credit Suisse, la situación impulsó a las autoridades financieras de la UE a buscar más formas de cooperación transfronteriza, según este artículo. (LSE)
  • De las 563 quiebras bancarias ocurridas en EE. UU. desde 2001, en 522 casos todos (o casi todos) los depósitos en cuenta se trasladaron simplemente a un nuevo banco, según este análisis, que plantea una modificación significativa de la regulación correspondiente. (Próxima Ciudad)
  • Un hecho poco apreciado, según este artículo: cuando los bancos centrales tratan de vigorizar una economía con la "flexibilización cuantitativa", también aumentan el número de depósitos bancarios no asegurados que son más propensos a las retiradas masivas. (Project Syndicate)
  • Entre las "siete consecuencias probables" de la actual convulsión bancaria, según este resumen: probablemente va a ser mucho más difícil conseguir un préstamo. (The Conversation)

En la plataforma de Inteligencia Estratégica, puede encontrar feeds de análisis de expertos relacionados con la Banca, los Riesgos Globales y cientos de temas adicionales. Tendrá que registrarse para verlo.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Banca y mercados de capitalesEl futuro del progreso económicoEconomías más justasFuerza laboral y empleo
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Mujeres fundadoras y capital de riesgo: algunas cifras del 2023

Victoria Masterson

12 de abril de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial