Financial and Monetary Systems

Por qué y cómo se regulan los bancos

"El colapso de un banco", pintura de 1881. Se está llevando a cabo una revisión de la regulación y supervisión del Silicon Valley Bank. Image: Vladimir Makovsky/Public Domain

John Letzing
Digital Editor, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Financial and Monetary Systems??
La visión global
Explora y monitorea cómo Sistemas financieros y monetarios afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Sistemas financieros y monetarios

Listen to the article

  • Las repercusiones mundiales de la quiebra del Silicon Valley Bank plantean interrogantes sobre las actuales salvaguardias financieras.
  • Supervisar el sector se ha convertido en un reto cada vez mayor debido al aumento de los tipos de interés y al uso generalizado de las redes sociales.
  • Se está llevando a cabo una revisión de la regulación y supervisión del banco estadounidense.

Cuando trabajaba como periodista en 2008, tuve el placer de cubrir la quiebra de mi propio banco.

Sigue siendo el mayor desplome de la historia de Estados Unidos, aunque mi cuenta salió indemne. El segundo mayor se produjo a principios de este mes.

La implosión del Silicon Valley Bank puede hacer que la gente se pregunte cómo, no mucho después de que la crisis financiera desencadenara una serie de nuevas salvaguardias, la desaparición de un prestamista del que muchos nunca habían siquiera oído hablar pudiera desencadenar especulaciones sobre otro contagio mundial, o incluso una remodelación del capitalismo tal y como lo conocemos.

La debacle pone de manifiesto la dificultad inherente de proteger a los ciudadanos de un sector basado en el riesgo. Esta tarea puede resultar más difícil ahora, debido a la inevitable incertidumbre provocada por la fuerte subida de los tipos de interés.

Abundan las preguntas sobre si las defensas actualmente en vigor son suficientes para eliminar el peligro de rápida propagación de un sistema sorprendentemente frágil y completamente global; Silicon Valley Bank puede haber sido sólo el 16º prestamista más grande de EE. UU., pero su caída afectó a todo, desde empresas de nueva creación en China hasta mercados de valores en Israel.

¿Has leído?

Es relevante que haya ocurrido en una época en la que los rumores sobre la salud de un banco pueden propagarse a la velocidad de un tuit. La avalancha de pánico contra el Silicon Valley Bank, que lo dejó sin depósitos esenciales, fue probablemente la más rápida de la historia.

La consiguiente quiebra de otro banco, el tercero más grande de la historia de EE. UU., intensificó aún más el escrutinio del sector. Un prestamista con sede en San Francisco procedió a un rescate de 30 000 millones de dólares, y un índice de referencia para las acciones bancarias de EE. UU. cayó bruscamente. También lo hizo un índice similar en Europa, cuando Credit Suisse, uno de los mayores bancos de la región, se sometió a una adquisición orquestada por el gobierno. Los índices de referencia en Asia se tambalearon, se recuperaron y volvieron a caer.

Quiebras bancarias en EE. UU. hasta la fecha
Los partidarios de una normativa más estricta rechazan la idea de que menos regulación podría ser más benéfico para la banca, permitiendo a los bancos ejecutar sus propias pruebas de estrés según necesario. Image: Foro Económico Mundial

El Silicon Valley Bank resultó ser especialmente vulnerable porque estaba estrechamente vinculado a clientes empresariales de la industria tecnológica (también hizo una apuesta especialmente desafortunada por bonos condenados a perder valor en un mundo de tipos de interés al alza). No cabe duda de que se ha cuestionado el papel de los grandes bancos del sistema, pero ¿deberían también los bancos altamente especializados ser objeto de especial escrutinio?

No es que los reguladores no tuvieran ya bastante que considerar.

Tras la crisis financiera mundial de hace una década y media, estos reguladores intentaron dar una respuesta colectiva. Estados Unidos amplió las normas financieras con la Ley Dodd-Frank en 2010, que obligaba a los grandes bancos a someterse periódicamente a "pruebas de resistencia" sobre su capacidad para absorber grandes pérdidas (algunos elementos se revocaron posteriormente).

El Reino Unido aprobó una ley que obliga a los bancos a blindar la banca minorista de la banca de inversión, más arriesgada. La UE propuso simplemente disolver los grandes bancos, separando las unidades minoristas de la banca de inversión, idea que finalmente se archivó.

A nivel más global, las reformas de "Basilea III" establecen referencias para el capital de protección que las instituciones deben tener a mano para compensar sus activos de riesgo.

Vigilando la ribera, calmando las aguas

La magnitud y el alcance de los problemas que surgieron durante la crisis pueden haber sido nuevos, pero la banca ha funcionado más o menos de la misma manera durante mucho tiempo, con la salvedad de un swap de incumplimiento crediticio aquí o un blockchain allá. Hace un par de milenios, por ejemplo, los bancos de la Roma imperial sufrieron una avalancha que fue seguida de una respuesta regulatoria conocida: los rescates.

En 1825, una situación de pánico en Gran Bretaña provocó el cierre de muchos pequeños prestamistas que, en cierto modo, fueron precursores del Banco de Silicon Valley; además, tenían un acceso relativamente limitado al capital procedente de fuentes limitadas (pensemos en amigos, familiares y agricultores locales más que en empresas tecnológicas de nueva creación). La reforma reglamentaria promulgada al año siguiente permitió a los bancos británicos expandirse y diversificarse.

Aproximadamente un siglo después, se avecinaban más malas noticias. Sólo en Estados Unidos quebraron más de 1300 bancos en 1930, lo que provocó una recesión económica mundial. El gobierno respondió asegurando los depósitos hasta una determinada cantidad y prohibiendo la mezcla de captación de depósitos para conceder préstamos con una actividad bancaria más especulativa, como parte de la Ley Glass-Steagall (siguiendo con un tema recurrente, la ley fue posteriormente derogada en su mayor parte).

La película "¡Qué bello es vivir!" se estrenó aproximadamente una década después de la Glass-Steagall, y de alguna manera convirtió una traumática quiebra bancaria en el eje argumental de un clásico navideño.

Varios años después, las quiebras bancarias en la India impulsaron a ese país a empezar a asegurar también los depósitos, algo que ahora se da por sentado en casi todos los países con sistema bancario.

Escena de la película 'Mary Poppins'.
Una corrida bancaria pre-Twitter. Escena de la película 'Mary Poppins'. Image: ABC Productions/YouTube

Una cuenta bancaria es un privilegio. Se calcula que 1400 millones de adultos aún no tienen acceso a una, ni la correspondiente capacidad de adquirir cierta autonomía financiera.

Algunos dicen que ese privilegio debería protegerse ahora con una regulación más rigurosa. Poco después de la quiebra de Silicon Valley Bank, se señaló ampliamente que los retrocesos de 2018 en la Ley Dodd-Frank eximieron al prestamista de los requisitos relacionados, como las pruebas de estrés periódicas. Otros sugirieron que su reciente búsqueda de préstamos de un sistema conocido como "prestamista de último recurso" debería haber sido una clara señal de advertencia.

Resulta que los reguladores estaban al tanto de una serie de problemas en el banco. Se está llevando a cabo una revisión de su supervisión y regulación.

Los partidarios de una regulación más estricta rechazan la idea de menos regulación podría ser más benéfico para la banca, permitiendo a los bancos hacer cosas como ejecutar sus propias pruebas de estrés según necesario. "Yo enseñé en la escuela... y no dejaba que mis alumnos hicieran sus propias pruebas", dijo recientemente la senadora estadounidense Elizabeth Warren.

Sin embargo, a medida que se extiende el nerviosismo, el papel más importante de los reguladores en estos momentos podría ser el de calmar las aguas. Porque el miedo puede ser contagioso y contraproducente.

La escena de una corrida bancaria en "¡Qué bello es vivir!" ilustra de forma conmovedora el compromiso del propietario con su comunidad. Pero, en realidad, la mayoría de sus clientes no le prestan atención a las cosas positivas a las que destinan sus depósitos, como la construcción de las casas de sus vecinos.

Sólo quieren que les devuelvan el dinero.

Más información sobre bancos y regulación

Para más contexto, aquí hay enlaces a otras lecturas de la plataforma de Inteligencia Estratégica del Foro Económico Mundial:

  • Una lección aprendida recientemente, según este análisis: el sistema financiero es mucho más frágil de lo que se ha hecho creer al público.(LSE Business Review)
  • ¿Qué tienen en común Jane Austen y Silicon Valley Bank? Según este artículo, la respuesta reguladora a los bancos privados con problemas en Inglaterra y Gales a principios del siglo XIX, incluidos los que eran propiedad del hermano de la novelista, ofrece lecciones para la situación actual. (La Conversación)
  • ¿Se ha preguntado alguna vez en qué invierte su banco? Esta es una guía paso a paso para encontrar su balance y evaluar lo que significa en términos de riesgo. (Próxima Ciudad)
  • Los bancos "son propensos a las profecías autocumplidas", según este análisis. Eso significa que una vez que la confianza se erosiona lo suficiente, pueden ocurrir cosas malas. (Harvard Business School Working Knowledge)
  • La rápida subida de los tipos de interés estaba destinada a cobrarse víctimas, según este artículo, y los banqueros centrales que los presionan al alza para luchar contra la inflación están "pisando un camino estrecho". (The Conversation)
  • "Hay muchos otros bancos, 186 para ser precisos, que ciertamente dan muestras de que podrían ser objeto de una corrida". Un profesor de finanzas opina. (Kellogg School of Management)
  • "Reguladores necesitan entender que existen porque los banqueros siempre están tentados de asumir riesgos". Este artículo profundiza en el ciclo de auge, quiebra y rescate. (ProPublica)

En la plataforma de Inteligencia Estratégica, puede encontrar feeds de análisis de expertos relacionados con la Banca, los Riesgos Globales y cientos de temas adicionales. Tendrá que registrarse para verlo.

Image: Foro Económico Mundial
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Financial and Monetary SystemsGlobal Risks
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Por qué invertir en la naturaleza tiene sentido desde el punto de vista ecológico y económico

Razan Al Mubarak

10 de junio de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial