Nature and Biodiversity

3 recomendaciones para lograr los objetivos ESG y crear valor a largo plazo

Los riesgos ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) son la mayor amenaza a la que se enfrentan las empresas hoy en día.

Los riesgos ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) son la mayor amenaza a la que se enfrentan las empresas hoy en día. Image: Unsplash/Austin Distel

Jeff Schumacher
Founder & CEO, NAX Group
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Nature and Biodiversity??
La visión global
Explora y monitorea cómo Medio ambiente y seguridad de los recursos naturales afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Stakeholder Capitalism

Listen to the article

  • Los riesgos ambientales, sociales y de gobernanza (ASG o ESG) son la mayor amenaza a la que se enfrentan las empresas hoy en día.
  • La economía mundial debe pasar rápidamente del actual modelo de "tomar-hacer-desperdiciar" a otro que tenga en cuenta el impacto de cada producto que producimos, consumimos y desechamos.
  • He aquí tres consideraciones que los ejecutivos deben tener en cuenta para ir más allá de hablar de ESG y empezar a hacerlo realidad.

¿Qué ocurre cuando la escala de la revolución industrial se une a la velocidad de la revolución digital?

Estamos a punto de descubrirlo al adentrarnos en una nueva era que promete transformar nuestra forma de vivir y trabajar. Llámese "Industria 5.0" o "Revolución de la Sostenibilidad", lo escrito está escrito. Los riesgos medioambientales, sociales y de gobernanza (ASG o ESG por su acrónimo en inglés) son la mayor amenaza a la que se enfrentan las empresas hoy en día. Con unos activos que alcanzarán los 50 billones de dólares en 2025, no hay escasez de capital en este ámbito. Sin embargo, la gran mayoría de las iniciativas no han obtenido el rendimiento esperado.

Del mismo modo que la última década transformó todas las empresas en negocios digitales, la próxima transformará todas las empresas en negocios sostenibles. En breve, las empresas deberán encontrar nuevas formas de impulsar el crecimiento con los mismos o menos recursos. Para ello, la economía mundial debe pasar rápidamente de un modelo de "tomar-hacer-desperdiciar" a otro que tenga en cuenta el impacto de cada producto que producimos, consumimos y desechamos. Las empresas que primero se adapten a este nuevo paradigma serán las líderes del mercado. Pero el camino para alcanzar este objetivo sigue siendo opaco.

Consideraciones clave para que los ejecutivos hagan realidad la ESG

La inflación, la cadena de suministro, la lucha por el talento... las empresas se enfrentan a una compleja red de retos que puede hacer imposible saber por dónde empezar. He aquí tres consideraciones que los ejecutivos deben tener en cuenta para ir más allá de hablar de ESG y empezar a hacerlo realidad.

1. Pasar del coste a la inversión

Históricamente, la ESG se ha considerado un centro de costes destinado a abordar el cumplimiento de la normativa, más que una fuente de valor. Muchas empresas han dado el paso de contratar a un director de sostenibilidad, pero ahí se acabó todo. Para que la ESG sea comercialmente viable y responda a la creciente necesidad de nuevos paradigmas empresariales, las empresas deben empezar a considerarla una inversión con resultados estratégicos y financieros cuantificables. Las que sean capaces de replantearse su forma de pensar de este modo tendrán la oportunidad de acceder a sectores que mueven miles de millones de dólares, como la energía limpia, la agricultura regenerativa y la gestión sostenible del agua, por citar algunos.

Tomemos como ejemplo la industria mundial de producción de alimentos. La agricultura y la ganadería son dos prácticas que tienen un impacto desmesurado en el medio ambiente: representan el 26% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, el 70% de la extracción mundial de agua dulce y el 50% del uso de la tierra habitable del planeta.

Las granjas son activos de los productores y, junto con otros factores externos, el cambio climático está reduciendo los rendimientos, aumentando los costes de los insumos y convirtiendo en una necesidad el acceso a los recursos adecuados. Conectar a los participantes del sector con las exigencias financieras, legislativas y de consumo necesarias puede ayudar a que toda la cadena de suministro sea más sostenible, al tiempo que se mejoran los medios de vida de los productores y se abren nuevas fuentes de ingresos.

¿Has leído?

2. Centrarse en la creación de valor a largo plazo

Muchas empresas siguen pensando en la ESG como una métrica de información interanual. Sin embargo, las que tengan éxito en el futuro serán las que reconozcan la permanencia de la ESG y sienten las bases para una creación de valor resiliente en esta nueva realidad. Para ello, primero deben considerar cómo reaccionará un mercado cada vez más centrado en la ESG a los resultados de sus empresas.

A continuación, deben ser capaces de articular claramente el impacto ESG de sus actividades y aportar pruebas de su valor material. Una vez que las empresas den estos pasos y los mercados los acepten, estarán en condiciones de aprovechar plenamente la oportunidad que ha creado la ESG.

Volvamos al ejemplo de la producción de alimentos. Para crear un valor duradero, los productores deben ser capaces de medir el valor de algo más que los alimentos cosechados, sino de las compensaciones de carbono, la biodiversidad y el impacto social directamente atribuibles a la naturaleza sostenible de la empresa.

Con estos datos, deben asignar un valor material a su impacto ESG. Los mercados se verán obligados a prestar atención a estos puntos de prueba y a proporcionar señales que orienten las futuras estrategias ESG de los productores. La producción de alimentos representa casi el 10% de la economía mundial, por lo que el espacio de oportunidades es enorme para quienes se centran en la creación de valor a largo plazo por encima de las ganancias incrementales.

3. Colaborar a escala en toda la cadena de valor

La ESG no consiste en apostar por unicornios y no es algo que pueda hacerse en el vacío.

Jeff Shumacher, Fundador y CEO de NAX Group

Para alcanzar la gran escala necesaria para abordar los retos más complejos del mundo, las empresas deben adoptar un enfoque ecosistémico que alinee los incentivos a lo largo de toda la cadena de valor. Como primer paso, necesitan nuevas plataformas estratégicas que puedan proporcionar las estructuras de gobernanza y compromiso necesarias para facilitar la colaboración en todo el sistema. Una vez implantadas, estas estructuras permitirán a las empresas alcanzar sus objetivos ESG e impulsar el crecimiento.

La producción de alimentos es un buen ejemplo. Para pasar de las materias primas agrícolas a los productos que se encuentran en las estanterías de los supermercados, los alimentos deben pasar por las manos de productores, procesadores, distribuidores y minoristas. Cada actor tiene sus propios retos ESG y cada uno debe ser capaz de ganar dinero con las iniciativas relacionadas con su resolución.

De lo contrario, simplemente no participarán, lo que podría afectar indirectamente a los miembros más vulnerables de la cadena. Si tenemos en cuenta que el 27% del empleo mundial se concentra en el sector agrícola, resulta evidente que llegar a unos pocos miles de agricultores no basta para lograr un impacto real. Adoptando un enfoque ecosistémico, el sistema alimentario mundial puede transformarse en uno que restaure la naturaleza y reduzca los daños sociales, todo ello al tiempo que genera nuevas fuentes de ingresos.

Esto es lo que significa hacer que la ESG sea comercialmente viable.

El camino a seguir

Los mercados mundiales se están orientando irreversiblemente hacia la ESG y ningún sector será inmune a este cambio. Como líderes empresariales, tenemos la oportunidad de alterar la trayectoria hacia la que se dirige nuestro mundo, pero debemos ser capaces de alcanzar los objetivos ESG. La buena noticia es que hay billones de dólares de valor desbloqueado en ESG. Sólo necesitamos una nueva hoja de ruta que nos permita medir y asignar valor al impacto ESG y eliminar las barreras que impiden la comercialización con éxito de las iniciativas ESG.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el cambio climático?

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Nature and BiodiversityStakeholder CapitalismSustainable Development
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Minimizar obstáculos es clave para descarbonizar el transporte marítimo

Mette Asmussen and Takahiro Furusaki

8 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial