Climate Action

Geoingeniería: ¿Podemos realmente creer en un Plan B para el clima?

Un grupo de personas sentadas en un dique observan la puesta de sol sobre el Mar Arábigo en Bombay en esta foto de archivo del 3 de marzo de 2001.

Los científicos quieren que se investigue más la geoingeniería solar, aunque el concepto sea controvertido. Image: REUTERS/Stringer/Archivos

John Letzing
Digital Editor, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Climate Action??
La visión global
Explora y monitorea cómo Ciencia afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Ciencia

Listen to the article

  • Un grupo de científicos ha hecho recientemente un llamamiento a la investigación responsable de la "geoingeniería solar".
  • El método podría utilizarse para desviar los rayos solares con partículas diminutas y limitar los efectos del cambio climático.
  • Pero, según los expertos, estos esfuerzos no pueden sustituir a la lucha contra las causas profundas del calentamiento global.

A las 10:38 de una mañana de junio de 1991, explotó un volcán en Filipinas.

El Monte Pinatubo envió una nube de ceniza de 35 kilómetros hacia el cielo, matando a cientos de personas e impactando a millones más. Antes de que el polvo se asentara por completo, ocurrió algo más: La superficie de la Tierra se enfrió durante un par de años.

El pasado mes de septiembre, unos investigadores británicos elevaron un globo lleno de dióxido de azufre, ingrediente habitual en las erupciones volcánicas, a casi 25 kilómetros de altura antes de que estallara. El experimento se describió como una posible primicia científica en el campo de la "geoingeniería solar", es decir, la dispersión de partículas en la atmósfera para desviar los rayos solares y crear un efecto de enfriamiento similar al del Monte Pinatubo.

Probablemente no será la última prueba del potencial de la geoingeniería solar -a veces también llamada "ingeniería del clima"- para ayudar a mitigar la crisis climática, aunque se la compare con un acto científico de desesperación.

Un grupo de expertos publicó el mes pasado una carta abierta presionando para que se realice "lo más pronto posible" un estudio más riguroso y responsable de la geoingeniería solar. En un informe de 2021, científicos de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. ya pedían un registro internacional de investigaciones similares, que se preguntara "no sólo si podemos, sino si debemos" usar dichas tecnologías.

Hay una tensión inevitable cuando se manipula el clima de una parte del mundo de forma que pueda afectar negativamente a otra, lo que podría provocar una respuesta natural del ecosistema. O en acciones que terminaran por empeorar una situación climática que ya era mala. Esto explica por qué, aunque los modelos sugieren que la geoingeniería solar podría ayudar a sostener la producción de alimentos en un mundo que se calienta, abunda el escepticismo.

México anunció recientemente planes para prohibir los experimentos de geoingeniería solar. El año pasado se formó una iniciativa mundial con el único fin de detener su desarrollo.

Sin embargo, el ímpetu detrás del concepto crece cuanto más difícil parece limitar el calentamiento de forma a evitar impactos catastróficos.

Loading...

Los expertos han advertido de que superar 1,5 °C de calentamiento por encima de los niveles preindustriales aumentaría los riesgos relacionados con la salud, la seguridad alimentaria y el suministro de agua. Se calcula que el calentamiento alcanzó 1,21 °C en enero y que llegará a 1,5 °C en 2035.

Sin embargo, renunciar al objetivo de 1,5 °C y centrarse en su lugar en formas de suavizar el golpe climático, como la geoingeniería solar, podría ser un grave error.

Ello no ha impedido que la gente haya ideado otras variedades de planes de respaldo.

Una propuesta alternativa utilizaría burbujas espaciales de película fina flotando sobre el planeta para desviar la luz solar. Otra se basa en la idea de que verter hierro en el océano ayudaría a generar un fitoplancton devorador de dióxido de carbono. El mes pasado, unos astrofísicos sugirieron lanzar penachos de polvo desde la superficie de la Luna para crear un "escudo solar" para la Tierra.

Mensurando impactos climáticos

Puede que sea controvertida, pero la geoingeniería solar forma parte inevitable de los debates sobre qué hacer tras años de inacción climática.

Una investigación sobre geoingeniería solar de la Universidad de Harvard pretende lanzar un globo desde una plataforma en Suecia a 20 kilómetros de altura para liberar polvo mineral y medir la química atmosférica resultante y la dispersión de la luz. El proyecto ha suscitado numerosas críticas, y en 2021 se suspendió la prueba a la espera de un "proceso de compromiso social más exhaustivo".

El gobierno británico ha encargado estudios sobre los efectos de la geoingeniería solar, pero no tiene previsto implantarla. El gobierno alemán ha financiado investigaciones relacionadas, y China ha montado uno de los mayores programas de investigación del mundo. El año pasado, el gobierno de Estados Unidos puso en marcha su propio programa.

La incertidumbre sobre a quién debe pertenecer la propiedad intelectual que sustenta una ciencia potencialmente salvadora del mundo es otra fuente de fricción. La participación activa de las economías en desarrollo más vulnerables al cambio climático en los debates sobre cómo se desarrolla (o no) la geoingeniería solar es también un punto de preocupación.

También hay cuestiones técnicas que resolver.

Gráfico animado que ilustra los efectos de la geoingeniería
La geoingeniería solar reproduciría básicamente los efectos refrigerantes de una erupción volcánica. Image: CNBC/YouTube

Por ejemplo, se han planteado cuestiones sobre la mejor manera de introducir las partículas necesarias en el aire y la altura a la que deben llegar para ser inocuas y eficaces.

Y si realmente hay que liberar partículas a una altitud aproximadamente el doble de la de las trayectorias de vuelo habituales de los aviones de pasajeros y los reactores militares, podrían surgir graves problemas de costes y seguridad.

Medir la eficacia de la geoingeniería solar también puede resultar complicado.

"Shock de terminación"

Pero quizás el mayor obstáculo hasta la fecha: "shock de terminación". Según los expertos, si los países logran aumentar colectivamente sus esfuerzos de geoingeniería solar, una interrupción brusca debida a una guerra, por ejemplo, o incluso un cambio en la voluntad política de un país concreto, podría desencadenar un pico calamitoso de calentamiento acumulado.

El autor de ciencia ficción Neal Stephenson, conocido por sus representaciones de un futuro postapocalíptico y distópico, hizo referencia a este concepto en el título de su libro más reciente.

Esto significa que se necesitaría un grado extraordinario de cooperación internacional para que la geoingeniería solar funcionara con seguridad. Entre los muchos problemas que plantea la técnica propuesta, éste parece entrar en la categoría de problema abordable.

Cualquier debate sobre su futuro desarrollo puede y debe ser lo más global, inclusivo y transparente posible.

Eso contaría como una victoria, independientemente de si la geoingeniería solar se hace realidad o no.

Más información sobre geoingeniería solar y cambio climático

Para más contexto, he aquí algunos enlaces a otras lecturas de la plataforma de Inteligencia Estratégica del Foro Económico Mundial:

  • Este artículo compara las décadas de investigación que permitieron el rápido desarrollo de las vacunas COVID-19 con los estudios "anticipatorios" necesarios para una estrategia de emergencia como la geoingeniería solar. Su veredicto: los beneficios superan los riesgos de no avanzar. (Fronteras)
  • Impunidad para los grandes contaminadores, una "receta para el desastre" y una fe "falsa y peligrosa" en la eficacia de un supuesto Plan B: este artículo cataloga exhaustivamente las posibles desvantajas de la geoingeniería solar. (Project Syndicate)
  • "Una solución rápida relativamente barata". Según este análisis, el principal inconveniente de cualquier iniciativa de geoingeniería basada en el clima es la falta de un marco de gobernanza mundial y de una normativa clara sobre seguridad. (Harvard Kennedy School)
  • Más sobre la idea del polvo lunar: los autores del estudio sobre el lanzamiento de material lunar al espacio para oscurecer la Tierra subrayaron que la idea no crearía un planeta frío e inhabitable "como en la historia de ciencia ficción 'Snowpiercer'". (Science Daily)
  • Según un filósofo, los sentimientos de incomodidad ante la idea de manipular el clima -incluso para contrarrestar los efectos del calentamiento global- son más profundos que la mera perspectiva de riesgos imprevistos. (JSTOR Diario)
  • "La ciencia (para permitir la geoingeniería solar) existe", según un científico del clima citado en este informe. "La siguiente gran pregunta es, ¿quieres hacerlo?". (Yale Environment 360)
  • Esta entrevista con un investigador en geoingeniería solar profundiza en temas como las repercusiones en las precipitaciones, la posibilidad de que haya actores deshonestos y "quién toma la decisión final" sobre su despliegue. (Universidad de Columbia)

En la plataforma de Inteligencia Estratégica puedes encontrar fuentes de análisis de expertos relacionadas con el cambio climático, la innovación y cientos de temas adicionales. Tendrás que registrarte para verlo.

Image: Foro Económico Mundial
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Climate ActionNature and Biodiversity
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

¿Es la movilidad pública la próxima revolución del transporte público?

Lars Christian Grødem-Olsen and Nils Fearnley

13 de junio de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial