Climate Action

Por qué necesitamos inversión extranjera para alcanzar la justicia climática

Esta imagen muestra un vehículo eléctrico cargando, ilustrando cómo la justicia climática podría ayudar a impulsar la adopción de vehículos eléctricos.

La justicia climática podría impulsar la adopción de vehículos eléctricos. Image: Unsplash/Andrew Roberts

Nikolaus Lang
Managing Director and Senior Partner; Global Leader, Global Advantage Practice, Boston Consulting Group
Rami Rafih
Managing Director and Partner, Boston Consulting Group
Cristian Rodriguez-Chiffelle
Senior Advisor, Boston Consulting Group
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Climate Action??
La visión global
Explora y monitorea cómo El cambio climático afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

El cambio climático

Listen to the article

  • Una de las prioridades de la agenda de justicia climática debe ser aumentar la financiación para un desarrollo más ecológico en los mercados emergentes y las economías en desarrollo.
  • La inversión extranjera directa es el segmento más importante de estos flujos de capital privado tan necesarios.
  • Algunos de los países en desarrollo que se han adelantado ya se benefician de una importante IED climática.

La agenda de la justicia climática es amplia. Una de sus prioridades es ayudar a los países que menos han contribuido al cambio climático pero que más lo sufren. Los avances en esta cuestión fueron el logro más destacado de la COP27 de la ONU sobre el Clima del pasado noviembre, en la que los países desarrollados acordaron poner en marcha un fondo de pérdidas y daños para las naciones más vulnerables.

De cara al futuro, la agenda de la justicia climática debe incluir una mayor colaboración para financiar un desarrollo más ecológico en los mercados emergentes y las economías en desarrollo (MEED). Se necesitan inversiones multimillonarias y merece la pena realizarlas. Una transición justa en estos países beneficiará a todo el mundo al mantener intactos los objetivos climáticos y reducir una brecha norte-sur económica y socialmente peligrosa a medida que se acelera la descarbonización mundial.

¿Has leído?

La COP27 mostró avances en este sentido, pero aún es pronto. Para alcanzar la escala necesaria, la colaboración requiere nuevos compromisos por parte de los países desarrollados y los MEED, innovaciones por parte de las instituciones financieras de desarrollo y los bancos multilaterales de desarrollo (BMD) y múltiples tipos de capital, algunos de ellos públicos pero la mayoría privados.

Por qué importa tanto la IED

La inversión extranjera directa (IED) en los numerosos sectores que afectan o se ven afectados por el cambio climático -"IED climática" para abreviar- es el segmento más importante de estos flujos de capital privado tan necesarios. Los sectores relevantes van desde la agricultura, la alimentación y la silvicultura hasta la energía y las infraestructuras, y es difícil hacer un seguimiento de los flujos de inversión en todos ellos. Sin embargo, utilizando una definición simplificada centrada en las energías renovables, el transporte y la tecnología y los servicios medioambientales, los datos de fDi Markets, ilustrados en el siguiente gráfico, muestran que la IED climática se ha triplicado en los últimos diez años y es ahora la mayor categoría de IED.

Image: fDi Markets, a service from The Financial Times Limited 2022

En los países desarrollados, los fuertes flujos de IED climática han complementado las grandes reservas de capital nacional para financiar la transición, una dinámica que los incentivos verdes de la Ley de Reducción de la Inflación estadounidense acelerarán.

Sin embargo, son pocos los países MEED que han recibido una parte significativa de la IED climática. De hecho, el bajo rendimiento en la canalización de la IED climática es una razón clave por la que los países desarrollados no han movilizado los 100 000 millones de dólares en flujos anuales de financiación pública y privada que prometieron en 2009 para apoyar la acción climática en el mundo en desarrollo.

Cambiar este panorama es una tarea urgente. Los MEED afrontan la transición con recursos financieros limitados y, en muchos casos, con elevados niveles de endeudamiento tras la pandemia de la COVID-19 y/o barreras normativas a la inversión. Muchos tienen calificaciones crediticias soberanas poco brillantes. Con algunas excepciones notables, los EMDE han avanzado menos en la ecologización de sus economías.

Por ahora, la contribución per cápita de la mayoría de ellos a las emisiones mundiales es pequeña. Pero una parte importante del crecimiento futuro del consumo de energía corresponderá a los países emergentes a medida que mejoren el nivel de vida de su población. Si no son capaces de disociar el crecimiento económico de las emisiones de gases de efecto invernadero, el reto climático será aún mayor.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el cambio climático?

Los logros de los pioneros

Con inversiones suficientes, este escenario puede sustituirse por otro mucho más positivo. La lógica de la disminución de los costes de las fuentes de energía limpias y la mejora constante de las tecnologías conexas es válida dondequiera que se encuentren esas fuentes. Y, mientras que los recursos fósiles se concentran en relativamente pocos países, los renovables están más extendidos, aunque su desarrollo depende de cadenas estables de suministro de tecnología.

Algunos de los pioneros del mundo en desarrollo ya se benefician de una importante IED climática. Chile, por ejemplo, está disfrutando de los resultados de un giro hacia las energías renovables que comenzó en la década de 2000. Las entradas de IED climática por valor de 17 400 millones de dólares en los últimos cinco años han ayudado a transformar su sector energético, que en 2022 produjo por primera vez más electricidad con energía solar y eólica que con carbón.

El gran sector automovilístico de Indonesia le ha ayudado a atraer 17 300 millones de dólares en IED climática a medida que la industria mundial se vuelca hacia los vehículos eléctricos (VE). El país abrió su primera fábrica de VE en 2022 y cree que su gran mercado nacional puede ayudarle a competir con India y otros países pioneros en la fabricación de VE de dos y cuatro ruedas.

Los países de la OCDE también han recibido importantes flujos de la incipiente industria del hidrógeno verde. Las perturbaciones en los mercados del petróleo y el gas, tras la invasión de Ucrania por Rusia, han impulsado aún más el entusiasmo por este vector energético, considerado el sucesor más probable de los combustibles fósiles en la industria pesada.

Marruecos, al igual que Chile, uno de los primeros en utilizar energías renovables y futuro líder en hidrógeno, está atrayendo inversiones extranjeras directas para convertirse en un gran exportador de hidrógeno verde y de electricidad generada a partir de sus recursos solares y eólicos. Egipto, anfitrión de la COP27, celebró la ocasión anunciando acuerdos marco para no menos de ocho proyectos multimillonarios de hidrógeno verde.

Acelerar los flujos

La colaboración para movilizar la IED climática en el mundo en desarrollo ya está en marcha. El reto ahora es acelerarla. Las instituciones financieras de desarrollo y los bancos multilaterales de desarrollo se han asociado con la OCDE y otros organismos para respaldar gran parte de las actividades mencionadas, así como iniciativas como el trío de Asociaciones para una Transición Energética Justa (Just Energy Transition Partnerships) con Sudáfrica, Indonesia y Vietnam. Los BMD también han aumentado sus compromisos con la financiación climática, aunque todavía no han alineado plenamente sus flujos financieros con los objetivos del Acuerdo de París, como se comprometieron en 2017.

Pero hace falta mucho más. Un paso importante sería una definición común de la IED climática, para facilitar la colaboración y el seguimiento de los flujos y combatir el posible lavado verde. La Iniciativa de Bridgetown, liderada por la primera ministra de Barbados, Mia Mottley, y respaldada por el presidente francés, Emmanuel Macron, prevé una revisión integral del sistema multilateral para desbloquear la financiación climática que se necesita con urgencia.

Incluso con más ayuda, los MEED se enfrentarán a muchos retos en la transición. ¿Cómo pueden superarlos? Se trata de un grupo muy variado, por lo que no existe un único conjunto de palancas de las que puedan tirar. Pero hay algunas lecciones importantes que aprender de estos pioneros, empezando por el poder de establecer objetivos climáticos ambiciosos y apoyarlos con medidas de facilitación de la inversión, incluidas normativas que sean predecibles, estables y transparentes.

Cuando se trata de proyectos orientados a la exportación, como el hidrógeno verde, muchos países también están procurando evitar convertirse simplemente en exportadores de una nueva mercancía, planificando en su lugar utilizar las capacidades futuras para ascender en la cadena de valor, impulsar la industria nacional de bajas emisiones de carbono y añadir empleos de calidad en casa.

Queda mucho trabajo por hacer. Los proyectos de mitigación, como el desarrollo de energías renovables, son más rentables y, por tanto, atraen más IED que los proyectos de adaptación, como la construcción de diques o la lucha contra la deforestación.

Resulta alentador que innovaciones como la Iniciativa Africana de Mercados de Carbono, lanzada en la COP27, estén mostrando el camino a seguir en problemas como la deforestación. Y el diálogo sobre la IED climática continuó en una sesión que reunió a líderes empresariales y responsables políticos en Davos en enero de 2023. Los asistentes se enteraron de que el aprovechamiento de la IED climática ya es uno de los puntos principales de la agenda de la mayoría de las agencias de promoción de la inversión de los EMDE y que están trabajando en incentivos, normativas y entornos propicios adecuados.

El debate también mostró cómo las cadenas de valor distribuidas para muchos proyectos verdes hacen que la cooperación internacional sea más gratificante que la competencia. Un ministro del G20 destacó que la IED climática es valiosa no solo por razones medioambientales, sino también para fomentar las comunidades y crear futuros puestos de trabajo en las economías desarrolladas y los EDE.

La llamada división norte-sur en materia climática refleja diferencias profundamente sentidas, pero no cabe duda de que estas diferencias pueden y deben salvarse para el bienestar de las personas tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados. Un mayor flujo de IED climática hacia los países MEED contribuirá a lograrlo.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Climate ActionBusinessNature and Biodiversity
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Las "4 C" de los directores de sostenibilidad

Gareth Francis

27 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial