Davos Agenda

Salud de la mujer: ¿Por qué se pasa por alto frecuentemente la salud de la mitad de la población mundial?

Davos 2023: ¿Por qué la salud de la mujer no recibe siempre la atención que merece?

Davos 2023: ¿Por qué la salud de la mujer no recibe siempre la atención que merece? Image: CDC / Unsplash

Deeptha Khanna
Chief Business Leader, Personal Health; Executive Vice-President and Member of the Executive Committee, Royal Philips
Comparte:
La visión global
Explora y monitorea cómo Salud mental afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Davos Agenda

Este artículo es parte de: Reunión Anual del Foro Económico Mundial

Listen to the article

  • Sigue habiendo desigualdad de género en la atención sanitaria, nos enfrentamos a grandes lagunas en la investigación y la capacidad de tratamiento en áreas que son exclusivas de las mujeres.
  • La lentitud de los avances se debe a la falta de financiación y, por consiguiente, a la escasez de investigación clínica y datos sobre la salud de la mujer.
  • Si realzamos la importancia de la salud de la mujer, podremos ofrecer datos y perspectivas mejores y más integradores, soluciones más específicas y accesibles y una mejor atención a las mujeres de todo el mundo.

A pesar de los avances sanitarios de las últimas décadas, aún existen grandes lagunas en la investigación y el tratamiento de enfermedades exclusivas de la mujer, como la salud materna y menstrual, así como de afecciones que se presentan de forma diferente en las mujeres que en los hombres. Estas lagunas pueden dar lugar a importantes problemas de salud y disparidades en el tratamiento que en gran medida pueden prevenirse. Los CDC, por ejemplo, afirman que cuatro de cada cinco muertes relacionadas con el embarazo en EE. UU. son evitables y que las mujeres negras tienen casi tres veces más probabilidades de morir por una causa relacionada con el embarazo que las mujeres blancas.

¿Has leído?

Desigualdad de género generalizada en la atención sanitaria

Esta brecha sanitaria de género no es un tema nuevo. Las discrepancias de género en la atención sanitaria han ocupado muchos titulares en los últimos años. En 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) concluyó que, aunque las mujeres de la Unión Europea viven más que los hombres, pasan más tiempo de su vida con mala salud. Aunque estos datos suscitaron gran interés en su momento, no lograron impulsar el cambio material necesario para dar prioridad a la salud de las mujeres.

Años de vida sana y años de mala salud de mujeres y hombres, por Estado miembro de la UE (en años), 2016. Nota: Los
Años de vida sana y años de mala salud de mujeres y hombres, por Estado miembro de la UE (en años), 2016. Nota: Los Image: Instituto Europeo de la Igualdad de Género, Índice de Igualdad de Género 2019. Conciliación de la vida laboral y familiar

Uno de los problemas más importantes es que, históricamente, la prevención de los problemas de salud de la mujer ha recibido menos atención que los servicios de intervención. Esto se puso de manifiesto durante la pandemia de COVID-19, que exacerbó disparidades críticas y puso de manifiesto lagunas clave en las políticas y los sistemas sanitarios.

En los dos últimos años, nuestras poblaciones vulnerables han sido las más afectadas, especialmente las mujeres y los niños. En el ámbito de la salud materna, por ejemplo, muchas mujeres embarazadas no pudieron visitar a su médico o comadrona para someterse a revisiones preventivas periódicas debido a la falta de transporte, la dificultad para encontrar guarderías y, en algunos países, la falta de concienciación sobre la importancia de estos exámenes rutinarios de salud materna. Sin estos controles proactivos, el riesgo de embarazos de alto riesgo era mayor y, lamentablemente, aumentaron las muertes de mortinatos.

La concienciación y el reconocimiento de la importancia de la salud de la mujer -y de la salud preventiva en general- han seguido aumentando tras la pandemia, lo que nos ofrece una oportunidad más trascendental que nunca para abordar sistemáticamente la desigualdad de género en la atención sanitaria.

Cerrar la brecha

Las soluciones para cerrar la brecha sanitaria de las mujeres no son revolucionarias. La lentitud de los avances se debe en gran medida a la falta de financiación y, por consiguiente, a la escasez de investigación clínica y de datos sobre la salud de la mujer. Históricamente, el enfoque del sistema médico ha sido más bien una investigación patriarcal del cuerpo humano, con datos y resultados procedentes de pruebas y ensayos exclusivamente masculinos. Puede sorprender que la inclusión de participantes femeninas en los estudios clínicos no empezara hasta finales de los años ochenta y no fuera obligatoria en EE. UU. hasta 1993, según las directrices de los Institutos Nacionales de Salud.

Este sesgo de género en medicina pone en peligro a las mujeres. Hay un gran vacío en la comprensión de lo que sabemos sobre el cuerpo femenino. Incluso 30 años después, la balanza sigue desequilibrada. Por ejemplo, según Harvard Health, el 70% de los afectados por dolencias crónicas son mujeres, mientras que el 80% de la investigación sobre el dolor se realiza en varones. Otros estudios demuestran que a menudo se destinan recursos de forma desproporcionada a enfermedades que afectan principalmente a los hombres.

La tecnología podría ayudar a combatir las desigualdades de género

Las soluciones digitales y el auge de la tecnología de consumo ofrecen esperanzas, sobre todo en el apoyo a la salud materna. En Philips, por ejemplo, trabajamos para cerrar la brecha sanitaria de género aprovechando esta tecnología para mejorar los resultados sanitarios de mujeres y niñas de todo el mundo, desde la obstetricia y la ginecología hasta la cardiología y la atención oncológica.

La monitorización fetal a distancia en el hogar, las ecografías portátiles de bajo coste y las aplicaciones que permiten medir la presión arterial sobre la marcha cambian las reglas del juego en los embarazos de riesgo y empoderan a médicos y comunidades de todo el mundo que se enfrentan a barreras para acceder a la atención sanitaria. Nuestras décadas de investigación y desarrollo ilustran nuestro compromiso con la atención sanitaria preventiva y la detección precoz de enfermedades, ambas fundamentales para mejorar el estado de salud de las mujeres. Sin embargo, para superar la brecha sanitaria de género en todo el mundo es necesario un cambio sistémico. Todos podemos y debemos hacer más.

El sector privado tiene la responsabilidad de colaborar estrechamente con los responsables políticos para aumentar la financiación y garantizar que más estudios clínicos incluyan a mujeres. También tenemos que examinar a fondo los prejuicios sexistas en nuestros estudios científicos y en la tecnología de apoyo para asegurarnos de que realmente se obtienen resultados que tengan en cuenta a las mujeres. Entre bastidores, nuestros equipos de investigación y desarrollo deben estar formados por equipos diversos y equilibrados desde el punto de vista del género que puedan analizar críticamente los resultados para reducir el sesgo de la IA y los algoritmos.

Por último, como individuos y organizaciones, debemos trabajar juntos para poner la igualdad de género en salud en lo más alto de la agenda en una era post-pandémica. Las lecciones que hemos aprendido tienen el poder de transformar el futuro de la atención sanitaria.

Al elevar la importancia de la salud de las mujeres en toda la industria de la salud, el sector del capital y los gobiernos, podemos ofrecer datos y perspectivas mejores y más inclusivos; soluciones más específicas y accesibles; y, en última instancia, permitir una mejor atención para las mujeres de todo el mundo.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Davos AgendaSalud mentalHealth and HealthcareParidad de género
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Cómo transformar la salud cardiovascular en América Latina catalizando la colaboración público-privada

Pasquale Frega and Katrine Luise DiBona

23 de febrero de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial