Davos Agenda

Informe sobre Riesgos Globales 2023: Esto es lo que debemos hacer según los expertos

Foto de archivo: Grietas recorren el lecho parcialmente seco del río Gan, afluente del lago Poyang durante una sequía regional en Nanchang, provincia de Jiangxi, China, 28 de agosto de 2022.

Davos 2023: El Informe sobre Riesgos Globales destaca un año de "policrisis" Image: Reuters/Thomas Peter

Gayle Markovitz
Acting Head, Written and Audio Content, World Economic Forum
Sophie Heading
Lead, Global Risks, World Economic Forum
Comparte:
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Davos Agenda

Este artículo es parte de: Reunión Anual del Foro Económico Mundial

Listen to the article

  • Este es el año de las "policrisis", en el que los riesgos son más interdependientes y recíprocamente perjudiciales que nunca.
  • La urgencia de una crisis del coste de vida domina el Informe sobre Riesgos Globales 2023, lo que podría potencialmente quitar prioridad a otros riesgos.
  • Expertos del Foro Económico Mundial explican cómo sus sectores intentan gestionar los riesgos, aumentar la resiliencia y aprovechar las nuevas oportunidades para reforzar las defensas en 2023.

Nos hemos quedado sin palabras para describir lo que está ocurriendo hoy en el mundo, así que en esta edición del Informe sobre Riesgos Globales hemos utilizado una nueva: "policrisis". Se trata de una situación en la que chocan distintos riesgos y su interdependencia se hace sentir de forma aguda.

Informe sobre Riesgos Globales 2023
Informe sobre Riesgos Globales 2023 Image: Foro Económico Mundial

La mitigación integrada e inmediata es más crítica a medida que nos enfrentamos a algunas de las condiciones geoeconómicas más difíciles en una generación, donde vemos un cambio hacia una era de baja inversión, bajo crecimiento y baja cooperación, que corre el peligro de erosionar la resiliencia y acelerar los otros riesgos a los que nos enfrentamos.

Saadia Zahidi, Directora General del Foro Económico Mundial, advierte: "El clima y el desarrollo humano deben estar en el centro de las preocupaciones de los líderes mundiales, incluso mientras luchan contra las crisis actuales. La cooperación es la única forma de avanzar".

¿Has leído?

Como complemento a la práctica de Riesgos Globales, el Foro Económico Mundial alberga plataformas dedicadas a la acción para enfrentar los retos más urgentes del mundo, como la movilización por el clima, la gestión y difusión de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial, la configuración de la transición energética y la configuración del futuro de la salud y la asistencia sanitaria.

Estas plataformas, y los líderes, redes y organizaciones que acogen, aplican las conclusiones de este informe en sus esfuerzos por afrontar los mayores retos del mundo: gestionar los riesgos, aumentar la resiliencia y aprovechar las nuevas oportunidades.

Hemos pedido a expertos del Foro Económico Mundial su opinión sobre cómo la tecnología, la innovación en la economía circular, los recursos y la energía, la adaptación al cambio climático y la mitigación de sus efectos, la ciberseguridad y el sector sanitario podrían cambiar los paradigmas para reforzar las defensas y ayudar a cambiar las cosas en favor del crecimiento y la resiliencia en 2023.

Esto es lo que dijeron.

Transición energética

Roberto Bocca, Miembro del Comité Ejecutivo - Responsable de Energía, Materiales e Infraestructuras

La energía es uno de los pilares de la economía mundial y, como tal, la crisis nos ha obligado a replantearnos nuestra forma de producirla, suministrarla y, lo que es más importante, consumirla. Abordar el statu quo y cumplir las tres dimensiones de la sostenibilidad, la seguridad y la asequibilidad es, sin embargo, una tarea desalentadora y muy compleja, sustentada y entrelazada por multitud de retos.

La gran pregunta que surgió durante 2022 y dominará 2023 es si la urgencia a corto plazo por mantener las luces encendidas afectará negativamente a los objetivos de sostenibilidad a largo plazo. Aunque los datos de los últimos meses son dispares, la crisis ha sido una llamada de atención sobre la urgencia de reformar el sistema energético, y no solo por razones de sostenibilidad.

El reloj no se detiene y se necesitan cambios importantes de inmediato. La inversión, la transición y el despliegue a gran escala deben producirse antes de 2030

Roberto Bocca, Miembro del Comité Ejecutivo - Jefe de Energía, Materiales e Infraestructura

Equilibrar estas múltiples dimensiones y, en última instancia, lograr las cero emisiones netas para 2050 depende de un rápido despliegue de la generación de energía limpia, de mejoras en la eficiencia energética y de un amplio uso de medidas de eliminación del dióxido de carbono. El reloj no se detiene y se necesitan cambios importantes de inmediato. La inversión, la transición y el despliegue a gran escala deben producirse antes de 2030 de una manera que quizá no tenga parangón con ninguna otra transformación mundial.

Tecnología de la 4ª Revolución Industrial

Sebastian Buckup, Director de Redes y Asociaciones, C4IR

La tecnología en 2023 traerá consigo una mayor conectividad, precisión y agilidad, sobre todo en los ámbitos de la tecnología verde, la inteligencia artificial adaptativa y la computación cuántica. Aunque la regulación ha ido históricamente a la zaga de los avances tecnológicos, sobre todo en materia de protección de datos y privacidad, los gobiernos están dando prioridad a cerrar esta brecha de gobernanza.

Sin embargo, a medida que los Estados consideran cada vez más que su capacidad para aprovechar las tecnologías y los datos forma parte integrante de la seguridad y la soberanía nacionales, recurren a la adopción de enfoques localizados de regulación y gobernanza, en lugar de adoptar una visión global.

Las empresas deben ir más allá del cumplimiento de la normativa e integrar en su ADN principios tecnológicos responsables y centrados en el ser humano.

Sebastian Buckup, Director de Redes y Asociaciones, C4IR

Una mayor atención, por parte los actores involucrados, a la doble crisis del clima y la economía en 2023 requiere una mayor cooperación de los sectores público y privado a nivel mundial. Los objetivos son, en primer lugar, permitir la interoperabilidad y el flujo de datos a través de las fronteras y entre empresas para alcanzar los objetivos de sostenibilidad y desbloquear las oportunidades económicas y, en segundo lugar, invertir en la confianza digital como medio para aprovechar plenamente los beneficios de la innovación y la economía digital mundial.

Para ello será necesario, entre otras cosas, reforzar las instituciones públicas y privadas contra los ciberataques para proteger la privacidad. En lugar de limitarse a esperar a que los reguladores establezcan los parámetros, las empresas deben ir más allá del cumplimiento y arraigar en su ADN principios tecnológicos responsables y centrados en el ser humano para seguir siendo competitivas, resistir a las perturbaciones y crear resiliencia.

Acción por el clima

Antonia Gawel, Jefa, Cambio Climático; Jefa Adjunta, Centro para la Naturaleza y el Clima

Las crisis energética y alimentaria que han agravado el riesgo a corto plazo número uno de este año (el coste de vida) están vinculadas fundamentalmente a no haber mitigado el cambio climático ni haberse adaptado a él.

Casi 3600 millones de personas en todo el mundo están peligrosamente expuestas y son vulnerables a los impactos climáticos. El último informe del IPCC deja claro que estos impactos no se sentirán por igual. Los países en desarrollo, a pesar de su limitada contribución al cambio climático, están soportando la carga, aunque ningún país ni economía es inmune a la crisis climática.

Aunque la tecnología y las energías renovables ofrecen soluciones, es necesario expandirlas. Para ello hay que centrarse en eliminar barreras no económicas, como la concesión de permisos y la agilización de las autorizaciones. En los mercados emergentes y en desarrollo, también tenemos que abordar el elevado coste del capital. Tenemos que ayudar a impulsar la comercialización de la tecnología emergente reduciendo los costes de estas soluciones mediante la asociación y la colaboración.

Las soluciones deben apoyarse en la colaboración público-privada y en la política para alcanzar escala.

Antonia Gawel, Jefa, Cambio Climático; Jefa Adjunta, Centro para la Naturaleza y el Clima

La First Movers Coalition del Foro, en colaboración con John Kerry, Enviado Presidencial Especial de EE. UU. para el Clima, está trabajando con más de 67 empresas de siete sectores (aluminio, aviación, cemento y hormigón, transporte marítimo, acero, transporte por camión y tecnologías de eliminación del dióxido de carbono) enviando una señal de mercado de 12 000 millones de dólares para impulsar las tecnologías críticas de bajas emisiones de carbono del futuro.

Tenemos que apoyar a los innovadores emergentes. UpLink es un ejemplo de plataforma que permite a los disruptores del sistema y a las start-ups aportar nuevas soluciones y tecnologías innovadoras que cambian paradigmas.

Estas soluciones deben apoyarse en la colaboración entre los sectores público y privado y en políticas que permitan alcanzar una mayor escala. Aunque la lógica de la mitigación de riesgos está ahí, los costes económicos a corto plazo todavía tienen que reequilibrarse en algunos mercados y sectores para impulsar inversiones inmediatas. La tarificación del carbono, pero también la colaboración a lo largo de las cadenas de valor y con los gobiernos, serán fundamentales para el liderazgo.

Superar la escasez de recursos minerales

Fernando Gómez, Jefe de la Plataforma de Comunidades Industriales, Energía, Materiales e Infraestructuras

En la última década, y en 2022 en particular, hemos asistido a un creciente interés por los minerales como factor fundamental de la transición energética. Aunque la industria es consciente del desequilibrio entre la oferta y la demanda en lo que respecta a los minerales, se sabe poco sobre los riesgos y las implicaciones de este desequilibrio. Esto significa que, para mitigar el impacto de la escasez, tendremos que abordar estos riesgos de forma eficaz, innovadora y, sin duda, colaborativa. Porque sin estos recursos específicos es probable que la transición sea inviable y difícil de llevar a cabo.

Todos los escenarios presentados en el Informe sobre los Riesgos Globales confirman que la demanda no se cubrirá de acuerdo con las necesidades mundiales, y en la actualidad existe una alarmante concordancia sobre los riesgos de la escasez de minerales: desde la presión medioambiental sobre los ecosistemas, el retroceso en la adopción de tecnologías más limpias y la reducción de los esfuerzos por una minería responsable, hasta el aumento de la competencia y la tensión entre países a medida que escasea cada material.

Para mitigar el impacto de la escasez, tendremos que abordar estos riesgos de forma eficaz, innovadora y, sin duda, colaborativa.

Fernando Gómez, Jefe de la Plataforma de Comunidades Industriales, Energía, Materiales e Infraestructuras

En 2023, los riesgos identificados parecen empezar a materializarse, pero esto no debe ser una limitación para actuar. Dado que este reto solo puede afrontarse mediante un esfuerzo de colaboración, los líderes del sector, las organizaciones internacionales y otros actores involucrados se unirán para gestionar estos riesgos.

Ciberseguridad

Akshay Joshi, Director de Industria y Asociaciones, Centro de Ciberseguridad

La incertidumbre geopolítica y económica en todo el mundo está exacerbando la amenaza de ciberataques potencialmente catastróficos, lo que aumenta el riesgo para las empresas de todos los sectores.

El año pasado, el riesgo geopolítico volvió a ocupar el centro de los asuntos mundiales, trastornando las cadenas de suministro y perturbando importantes industrias, desde la energética hasta la alimentaria. Las nuevas tecnologías también evolucionan con rapidez, y con ellas aparecen nuevas vulnerabilidades, que los atacantes -algunos de los cuales tienen fuertes motivos geopolíticos- no suelen tardar en explotar.

La actual atención a la geopolítica y al riesgo de terceros ofrece un punto de entrada para una conversación más amplia sobre el ciberriesgo. La situación está mejorando, pero no lo suficientemente rápido

Akshay Joshi, Director de Industria y Asociaciones, Centro de Ciberseguridad

El riesgo de ciberataque podría incluir, por ejemplo, un ataque de ransomware o una filtración de datos confidenciales de los consumidores, lo que causaría trastornos a gran escala y tendría un alto coste reputacional y financiero.

Aunque se ha avanzado en el refuerzo de la concienciación y la preparación en materia de ciberseguridad, las empresas pueden hacer más para aumentar su capacidad de resistencia, por ejemplo mejorando la ciberalfabetización, la comunicación y el intercambio de información.

La actual atención a la geopolítica y al riesgo de terceros ofrece un punto de entrada para una conversación más amplia sobre el ciberriesgo. La situación está mejorando, pero no lo suficientemente rápido como para que la mayoría de las organizaciones y empresas confíen en que están preparadas para afrontar un ciberataque grave. La resistencia y la preparación deben estar en el centro de la estrategia empresarial.

Arreglar los sistemas sanitarios mundiales

Kelly McCain, Directora de iniciativas sanitarias para dar forma futuro de la salud y la asistencia sanitaria

Los tres últimos años de pandemia de COVID-19 han puesto de manifiesto la vulnerabilidad de los sistemas sanitarios de todo el mundo y han puesto de relieve los peligros de las desigualdades en la atención sanitaria, que no sólo crean riesgos globales para la salud, sino que provocan repercusiones en las tensiones geopolíticas y los riesgos económicos.

Desde las repercusiones en la seguridad de las migraciones masivas hasta el cierre de sociedades que afecta a la capacidad de trabajo de las personas, pasando por las consecuencias sanitarias de las catástrofes relacionadas con el clima, los últimos años han demostrado que la salud está ligada a la estabilidad y prosperidad de los países.

Y aunque los efectos inmediatos de COVID-19 ya han pasado, los países tendrán que prepararse para las pandemias que sabemos que están en el horizonte, incluidas las enfermedades no transmisibles, que causan más de siete de cada 10 muertes en el mundo, y el aumento de las infecciones resistentes a los medicamentos, que podrían costar a la economía mundial 100 billones de dólares de aquí a 2050. Estas y otras afectan a la capacidad de las sociedades para prosperar y comprometerse.

Los últimos años han demostrado que la salud está ligada a la estabilidad y prosperidad de los países.

Kelly McCain, Directora de Iniciativas Sanitarias para el Futuro de la Salud y la Asistencia Sanitaria

Las partes interesadas de todo el mundo deben seguir dando prioridad a la salud, garantizando un acceso equitativo a la atención sanitaria como parte esencial de cualquier programa nacional, y centrándose en la salud del planeta para protegerse y evitar futuros riesgos sanitarios.

Innovación en la economía circular

Kristin Hughes, Miembro del Comité Ejecutivo - Directora de Circularidad de Recursos

La circularidad de los recursos es un factor clave para hacer frente a la actual triple crisis planetaria del clima, la biodiversidad y la contaminación, al tiempo que proporciona modelos de negocio rentables y resilientes para las empresas. Los fabricantes diseñan los productos de modo que todos los materiales puedan reutilizarse fácilmente con un nivel de residuos bajo o nulo, minimizando así el daño al planeta. Mientras tanto, los consumidores pueden reducir, reutilizar, reparar o reciclar sus productos, manteniéndolos dentro del sistema. Las materias primas, antes escasas, vuelven a ser abundantes.

La circularidad de los recursos ayuda al mundo a alejarse del espectro constante de la escasez.

Kristin Hughes, Miembro del Comité Ejecutivo - Directora de Circularidad de Recursos

Dentro del cambio de paradigma circular no debemos descuidar el contexto sociopolítico. A medida que crece la demanda, los minerales escasos y críticos, como el cobalto, el grafito, el litio y los elementos de tierras raras, son cada vez más codiciados. Las recientes tensiones geopolíticas han puesto de relieve la necesidad de soluciones circulares ecológicas, sostenibles, éticas y locales, lo que nos empuja también a gestionar los riesgos y las oportunidades que conlleva esta transición. Es fundamental que actuemos con cautela para garantizar que la nueva carrera por los recursos no exacerbe las tensiones actuales, sino que, por el contrario, las alivie.

Diversos recursos para diferentes soluciones circulares requerirán sus propias estrategias y consideraciones; la circularidad de los recursos ayuda al mundo a alejarse del espectro constante de la escasez.

Mitigar estos riesgos políticos y de escasez significa que las empresas y los gobiernos deben experimentar un cambio completo de paradigma y adoptar modelos operativos y empresariales circulares como medio para lograr la eficiencia, la resiliencia, la sostenibilidad y el crecimiento económico. Ha llegado el momento de adoptar una transformación circular a escala. Muchas empresas, organizaciones y gobiernos han comenzado a explorar este cambio a nivel sistémico para las empresas y la sociedad, pero pocos han asumido compromisos estratégicos y desarrollado estrategias claras.

Pedimos a las organizaciones que emprendan con nosotros este viaje hacia la circularidad para disminuir la presión sobre la escasez de recursos, aumentar la resiliencia de las industrias y reducir drásticamente los residuos de los modelos operativos actuales.

Seguridad alimentaria

Tania Strauss, Directora de Estrategia y Proyectos Mundiales, Iniciativa sobre Sistemas Alimentarios

En 2022, nos enfrentamos a la policrisis de la escasez de alimentos, energía y fertilizantes. En 2023, no podremos evitar que los fallos de los sistemas alimentarios afecten a todos: más personas pasarán hambre, se perderán medios de subsistencia y habrá un aumento de los precios en todo el mundo. Las acciones de liderazgo audaces deben abarcar conjuntamente soluciones complejas y holísticas como el cambio climático y la seguridad alimentaria.

Múltiples palancas pueden impulsar colectivamente el cambio en los países:

1. Transición a una alimentación neta cero, positiva para la naturaleza

Debemos afrontar esta crisis con la certeza de que vendrán múltiples crisis alimentarias. Invertir en suelos sanos y en innovación para descarbonizar las cadenas de valor alimentarias creará sumideros de carbono, mejorará la densidad de nutrientes, reducirá las pérdidas de alimentos e impulsará el empleo y los medios de vida de los agricultores, especialmente de 500 millones de pequeños agricultores que están en primera línea de esta crisis, pero necesitan apoyo para la transición a enfoques climáticamente inteligentes a través de incentivos alineados, medidas políticas radicales, modelos de riesgo y servicios de crédito adaptados, la adquisición de la cadena de suministro y la demanda del mercado.

Debemos afrontar esta crisis con la certeza de que vendrán múltiples crisis alimentarias... El éxito depende ahora de que todos los países actúen.

Tania Strauss, Directora de Estrategia y Proyectos Mundiales, Iniciativa sobre Sistemas Alimentarios

2. Invertir en la transformación de los sistemas alimentarios coordinada por los países

Los países están demostrando que vale la pena el riesgo compartido de respaldar inversiones inteligentes en la transformación de los sistemas alimentarios. Un informe de próxima publicación identifica nueve países pioneros que muestran lo que se necesita para invertir en la transformación de los sistemas alimentarios. Cada país pionero muestra cómo múltiples actores y palancas concurrentes, como el desarrollo empresarial, los ecosistemas de innovación tecnológica, la financiación combinada y las asociaciones para reducir riesgos, en los sectores público, privado y social, interactúan y se coordinan para permitir una transformación a gran escala a lo largo del tiempo. Colectivamente, como una cartera de aprendizaje y conocimientos, demuestran el potencial de estas palancas -si se aplican en tándem y con mayor urgencia- para acelerar la transformación de los sistemas alimentarios liderada por los países. El éxito depende ahora de que cada país actúe.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Cómo transformar la salud cardiovascular en América Latina catalizando la colaboración público-privada

Pasquale Frega and Katrine Luise DiBona

23 de febrero de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial