Foro Institucional

Riesgos Globales 2023: Los turbulentos años veinte, cuando los riesgos chocan

Los principales riesgos mundiales actuales son la energía, los alimentos, la inflación y la crisis general del coste de vida.

Los principales riesgos mundiales actuales son la energía, los alimentos, la inflación y la crisis general del coste de vida. Image: REUTERS/Gonzalo Fuentes/File Photo

Saadia Zahidi
Managing Director, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Foro Institucional??
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Agenda de Davos

Este artículo es parte de: Reunión Anual del Foro Económico Mundial

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por Time.

  • El Informe sobre Riesgos Globales 2023 muestra la convergencia de las crisis, desde la crisis del coste de vida a la volatilidad de los precios de la energía y la polarización social.
  • Debemos dejar atrás el pensamiento de corto plazo, las mentalidades impulsadas por las crisis y los enfoques en solitario para hacer frente a estos riesgos.
  • Lee el Informe sobre Riesgos Globales 2023 aquí.

Nuestra "nueva normalidad" mundial parece ser una vuelta a la necesidad de resolver los problemas básicos -alimentos, energía, seguridad- que se creía que nuestros sistemas globales estaban en vías de resolver. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí y cómo podemos avanzar?

El retorno a los viejos riesgos en un contexto de nuevas preocupaciones

Con la persistente amenaza sanitaria y económica de una pandemia mundial y una guerra en Europa como telón de fondo, a principios de 2023 el mundo se enfrenta a una serie de riesgos que parecen al mismo tiempo totalmente nuevos e inquietantemente familiares.

Según el Informe sobre Riesgos Globales 2023 del Foro Económico Mundial, los principales riesgos actuales son la energía, los alimentos, la inflación y la crisis general del coste de vida. En los próximos dos años, la crisis del coste de vida seguirá siendo la principal amenaza, seguida de las catástrofes naturales y las guerras comerciales y tecnológicas.

Sin embargo, en los próximos 10 años, la falta de mitigación del cambio climático y de adaptación lideran la lista, y la pérdida de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas se consideran uno de los riesgos mundiales que más rápido aumentan en la próxima década. La confrontación geoeconómica, la erosión de la cohesión social y la polarización de la sociedad, la generalización de la ciberdelincuencia y la ciberseguridad y la migración involuntaria a gran escala figuran entre los diez principales riesgos en los próximos 10 años.

La última vez que la disparidad de ingresos figuró entre las principales preocupaciones fue en 2013, tras la crisis financiera mundial. La volatilidad de los precios de la energía estuvo entre las diez principales en 2012, junto con las crisis alimentarias. Pero la combinación de riesgos sociales, tecnológicos, económicos, medioambientales y geopolíticos a la que nos enfrentamos hoy es única.

Por un lado, hay un retorno de los riesgos "más antiguos" -similares a la época de bajo crecimiento, alta inflación, volatilidad energética y escasa inversión de los años setenta con el telón de fondo de la Guerra Fría- que se comprenden históricamente pero que pocos experimentan en las generaciones actuales de líderes empresariales y responsables de las políticas públicas.

Pero, paralelamente, hay acontecimientos relativamente nuevos en el panorama mundial del riesgo: niveles históricamente altos de deuda pública y privada, el ritmo cada vez más rápido del desarrollo tecnológico y la creciente presión del impacto actual del cambio climático, así como las nefastas perspectivas de futuro. Todo ello confluye para crear una década de 2020 única, incierta y turbulenta.

¿Has leído?

Una década de disrupciones, decadencia y decisiones imposibles

Más del 80% de los expertos encuestados prevén una volatilidad constante en los próximos años, con múltiples perturbaciones que acentuarán las trayectorias divergentes. Este pesimismo es comprensible. Los riesgos más graves a corto plazo están incrustando cambios estructurales en el panorama económico y geopolítico que acelerarán otras amenazas mundiales a las que habrá que hacer frente en los próximos 10 años.

El efecto en cadena más obvio es el de los retos ambientales, que dominan las perspectivas de riesgo a largo plazo. La distracción con las conmociones actuales y las preocupaciones más inmediatas corre el riesgo de crear una acción lenta y descoordinada tanto para mitigar el cambio climático como para adaptarse a él, lo que llevaría a más fenómenos meteorológicos extremos y a la pérdida de biodiversidad con resultados inestables y en espiral.

La confluencia de las pérdidas y daños directos derivados de los impactos físicos del cambio climático -subida del nivel del mar, fenómenos meteorológicos extremos, olas de calor e incendios forestales- con las consecuencias indirectas -como la pérdida de cosechas y la lucha por acceder a los recursos básicos, el inicio de la migración climática y el aumento de los disturbios civiles- amenaza entonces los medios de subsistencia de muchas personas, sobre todo en el mundo en desarrollo.

Y, sin embargo, ignorar las crisis actuales y los riesgos a corto plazo en favor de amenazas a más largo plazo como el clima también es imposible. No hay forma de avanzar en las inversiones para la acción climática si millones de personas se enfrentan al riesgo del hambre, la sed, el desplazamiento y la violencia, si las familias tienen que hacer elecciones insoportables entre calentarse o comer, o si los gobiernos se enfrentan a disyuntivas entre evitar el impago y la calamidad financiera hoy o invertir en la educación, la sanidad y las infraestructuras necesarias para la próxima generación.

Sin embargo, estas son las opciones a las que se enfrentan hoy en día muchos hogares, organizaciones o gobiernos enteros. Las desigualdades existentes dentro de las naciones y entre ellas se están exacerbando, a medida que las grandes economías se enfrentan a la recesión y al endeudamiento.

Los riesgos geopolíticos y económicos han puesto a prueba los compromisos y las promesas de cero emisiones netas y han expuesto una divergencia entre lo que es científicamente necesario y lo que es políticamente factible. A medida que crecen tanto la desigualdad como la presión climática, aumenta el riesgo de inestabilidad política, incapacitando aún más las estructuras e instituciones que pueden navegar por el complejo panorama.

Los avances tecnológicos, sin control, crean nuevos riesgos para el empleo y los medios de subsistencia, las guerras y los conflictos, así como para la cohesión social y la salud mental. Y como los riesgos mundiales están intrínsecamente interconectados, es probable que la frecuencia y gravedad de las "policrisis" -en las que los impactos en cascada agravan los riesgos, a menudo de forma impredecible- aumenten en la próxima década.

Image: Informe sobre Riesgos Globales 2023

Un llamado a actuar ahora - y actuar juntos

Sin embargo, aún está bajo nuestro control gestionar estos riesgos complejos y concurrentes y limitar sus consecuencias, siempre que podamos dejar atrás el cortoplacismo, las mentalidades impulsadas por las crisis y los planteamientos en solitario. Cuatro principios clave son fundamentales para evitar un mayor deterioro de las perspectivas de riesgo y avanzar hacia una era más brillante.

Ante todo, los dirigentes deben replantearse el horizonte temporal de los riesgos. Aunque los riesgos puedan tener repercusiones a corto y largo plazo, las medidas para afrontarlos deben tomarse en el plazo más breve posible: hoy. En el panorama de riesgos actual, esto significa abordar los problemas socioeconómicos y climáticos ahora y de forma conjunta.

En segundo lugar, los gobiernos y las empresas deben invertir conjuntamente en la preparación frente a los riesgos en múltiples ámbitos y en todos los sectores mediante el desarrollo de la resiliencia de la sociedad a través de la inclusión financiera, la educación, la sanidad, la asistencia y las infraestructuras resistentes al clima. Sin un retorno al crecimiento, el empleo y el desarrollo humano a nivel nacional, los países se enfrentan al riesgo de una polarización y un estancamiento político cada vez mayores.

En tercer lugar, es necesario reforzar y reconstruir la cooperación internacional y la gobernanza multilateral. La reciente sobrecarga de crisis ha desviado la atención de las naciones hacia el interior. Aunque la preparación nacional es necesaria, muchos riesgos mundiales se abordan mejor o únicamente mediante la coordinación internacional, la puesta en común de datos y el intercambio de conocimientos, desde el cambio climático hasta la gobernanza tecnológica.

Por último, la propia previsión debe mejorarse a escala mundial, nacional e institucional. El uso de escenarios, la búsqueda de datos sobre señales débiles, el nombramiento de un responsable de riesgos y el examen de las percepciones de las múltiples partes interesadas pueden contribuir a reforzar la capacidad de los dirigentes para comprender el panorama de los riesgos.

Este mes los líderes globales se encontrarán en la Reunión Anual del Foro Económico Mundial. Mientras se reúnen y estudian medidas para hacer frente a los riesgos mundiales, la solidaridad, los enfoques holísticos y la cooperación mundial son el único camino a seguir.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Construir una economía del cuidado: 4 líderes explican por qué invertir hoy creará un impulso positivo de prosperidad

Julia Hakspiel and Silja Baller

8 de abril de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial