Naturaleza y Biodiversidad

Acuicultura: por qué el mundo necesita una nueva ola de producción de alimentos

La cría de ostras en Massachusetts.

La cría de ostras en Massachusetts. Image: Ayla Fox

Robert Jones
Global Lead for Aquaculture, The Nature Conservancy
Bill Dewey
Director of Public Affairs, Taylor Shellfish Farms
Barton Seaver
Founder, SeafoodLiteracy.com
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Naturaleza y Biodiversidad??
La visión global
Explora y monitorea cómo Medio ambiente y seguridad de los recursos naturales afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Restaurar la vida oceánica

  • La acuicultura marina puede ayudar al mundo a diversificar sus estresados sistemas alimentarios.
  • La acuicultura tiene múltiples beneficios para el clima, desde el secuestro de carbono hasta la contribución a productos ecológicos.
  • Los acuicultores pueden ser observadores vitales de los ecosistemas cambiantes.

El planeta nunca ha estado tan presionado para aumentar la producción de alimentos. Y esta presión no hará más que aumentar, hasta un 60% en las próximas décadas. Al mismo tiempo, el cambio climático está amenazando los sistemas alimentarios de todo el mundo, con grandes interrogantes sobre el suministro y la seguridad de los alimentos en el futuro, los medios de subsistencia y la nutrición humana.

A medida que nuestro planeta se ve presionado por estas múltiples presiones, tenemos que replantearnos cómo alimentar a la gente y proteger el medio ambiente, diversificando drásticamente los cultivos, mejorando los métodos agrícolas y seleccionando estratégicamente los lugares en los que cultivamos nuestros alimentos. Ya no se trata sólo de cubrir las apuestas para garantizar que la producción satisfaga la demanda, sino que es una necesidad vital para nuestros sistemas de producción de alimentos, ya sobrecargados y con muchos impuestos.

Así que pensemos a lo grande, como en el 71% del planeta: nuestro océano.

¿Has leído?

La acuicultura marina, el cultivo de plantas y animales en nuestros océanos, es una importante fuente de nutrición y, según las investigaciones, una solución emergente para el cambio climático. Sin embargo, a menudo se deja de lado en las conversaciones más amplias sobre la consecución de un sistema alimentario regenerativo y positivo para la naturaleza, en parte debido a su historia percibida de degradación ambiental. Pero los avances significativos en la tecnología y las prácticas han hecho posible la gestión responsable del sector, y existe un potencial real para que la acuicultura restaure la salud ambiental y mejore el bienestar humano.

Una reimaginación de cómo y dónde cultivamos nuestros alimentos puede marcar la diferencia para nuestro futuro climático. Es hora de que nos pongamos a trabajar.

Un sistema alimentario resistente

Ahora mismo, el cultivo de la gran mayoría de nuestros alimentos requiere tierra para producir. Y casi toda la tierra fértil del mundo está ya en uso. Nuestro océano, por el contrario, cubre casi tres cuartas partes del planeta y, sin embargo, actualmente sólo proporciona el 2% de nuestros alimentos. No sólo hay espacio para crecer aquí, sino para hacerlo de forma inteligente.

La acuicultura en entornos marinos permite un cultivo tridimensional (piense: apilar una granja sobre otra). Un estudio proyecta que si cultiváramos mariscos en lugar de carne terrestre para satisfacer la creciente demanda de proteínas, podríamos prescindir de una superficie de tierra dos veces mayor que la de la India. Y cultivar marisco en lugar de la mayoría de las proteínas animales también ahorra una enorme cantidad de carbono: La mayoría de los mariscos cultivados tienen una décima parte de las emisiones de carbono que la carne de vacuno.

Además de evitar las emisiones adicionales, la acuicultura puede ayudar a nuestros sistemas alimentarios a resistir y recuperarse mejor de los efectos del cambio climático que ya estamos viendo, como las sequías graves y los cambios de temperatura. Una forma de hacerlo es producir una mayor variedad de alimentos que respondan de forma diferente a los cambios. La acuicultura marina se suma a una mezcla saludable y resistente de fuentes de alimentos. Dado que se ve afectada por los cambios en la temperatura del aire, las precipitaciones y el suelo de forma diferente a la agricultura terrestre, el uso de este método puede ayudar a las comunidades productoras de alimentos y a las personas que dependen de ellas a ser más resistentes.

Un sistema inteligente desde el punto de vista climático

Nuevas investigaciones respaldan los beneficios climáticos de la acuicultura. Las algas son muy prometedoras. Por ejemplo, hay estudios que demuestran que la acuicultura de algas puede secuestrar carbono en determinadas circunstancias, cuando los fragmentos de algas se desprenden de las granjas y se secuestran en hábitats de aguas profundas, o como contribución de nutrientes a los hábitats de carbono azul cercanos a la costa, como los manglares. El cultivo intercalado de algas con algunos tipos de moluscos también podría reducir las emisiones creadas durante la cría de mariscos. Aún más alentadores son los nuevos desarrollos en el uso de algas en productos finales que tienen vínculos positivos con el clima, como los suplementos alimenticios que reducen las emisiones de metano cuando se dan a las vacas, los bioplásticos y el biochar.

Los investigadores también están demostrando la capacidad de la acuicultura de algas para mitigar los efectos locales de la acidificación de los océanos, uno de los impactos más significativos del cambio climático en los ecosistemas oceánicos y costeros. Cuando las algas hacen la fotosíntesis, transforman el dióxido de carbono disuelto en el agua circundante en crecimiento y oxígeno. Estudios realizados en China, Chile y Estados Unidos demuestran que las granjas de algas pueden proporcionar un efecto de halo al agua circundante, reduciendo los niveles de acidez mediante este efecto de CO2 disuelto y, en última instancia, reduciendo la acidificación del océano. En algunas circunstancias, la instalación de granjas de algas alrededor de sistemas vulnerables, como los arrecifes de mariscos, puede ayudar a amortiguar el impacto de los cambios en las condiciones oceánicas.

La acuicultura de algas tiene múltiples beneficios para mitigar el clima.
La acuicultura de algas tiene múltiples beneficios para mitigar el clima. Image: The Nature Conservancy

Un proceso vivo y de aprendizaje

Por supuesto, las explotaciones acuícolas no son inmunes a los efectos negativos del cambio climático y la contaminación por carbono. Por ejemplo, la acidificación de los océanos, que dificulta el crecimiento de las larvas de los mariscos, causó casi un desastre en la industria de los mariscos del noroeste del Pacífico en 2008, cuando la producción de larvas de ostras en dos grandes criaderos se colapsó. Los criadores se dedican ahora a realizar costosos controles y ajustes de la química del agua para garantizar que las larvas de marisco puedan generar adecuadamente sus conchas protectoras, y algunos incluso han trasladado los criaderos por completo. Los ecologistas y los mariscadores trabajan ahora juntos para hacer frente a estos problemas y presionar para que se tomen más medidas en relación con el clima.

Los acuicultores que trabajan en el agua día a día están en una posición única para observar cómo están cambiando los ecosistemas y para informar sobre las lecciones que han aprendido, ayudándonos a todos a entender, predecir y abordar mejor los impactos en las comunidades y ecosistemas costeros. Además, las nuevas tecnologías de sensores y los programas informáticos permiten recopilar muchos más datos en tiempo real.

Administradores del planeta azul

La acuicultura puede ser un faro de esperanza y oportunidad, una oportunidad para modificar radicalmente la forma en que producimos los alimentos y el impacto de nuestra alimentación en el planeta. Podemos utilizar la acuicultura para aportar un nuevo desarrollo económico a las comunidades costeras y reforzar la seguridad alimentaria a nivel local y mundial. Si se lleva a cabo de forma inteligente y sostenible, la acuicultura es el camino a seguir para aumentar la producción mundial de alimentos y las oportunidades comerciales en unos tiempos y un clima cambiantes.

Pero es fundamental que las granjas marinas pongan de su parte para seguir reduciendo su huella de carbono. Esto significa ubicar las granjas de forma adecuada, utilizar los piensos de forma más eficiente, adoptar tecnologías de precisión y automatización, reducir la dependencia del transporte aéreo para transportar los productos alimentarios de la acuicultura a los mercados y realizar la transición a fuentes de energía renovables en las granjas.

Muchos de nosotros tenemos una visión tradicional del agricultor como administrador de la tierra; como el cambio climático altera nuestra realidad, los que cultivan alimentos en el océano podrían convertirse en los futuros administradores de nuestro planeta, mayoritariamente azul. Pero ningún sector puede liderar esta carga por sí solo. Los consumidores tienen que apoyar la acuicultura sostenible, al igual que los agricultores, los gobiernos, la agroindustria mundial, los inversores y los grupos de ONG tendrán que trabajar juntos para aprovechar todo el potencial de la acuicultura restauradora para alimentar a las personas en un clima cambiante.

Este artículo se publicó originalmente en www.nature.org

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Naturaleza y BiodiversidadAlimentación y Agua
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Los países ricos deben reducir sus emisiones más rápido que los países en desarrollo, y otras noticias de sostenbilidad

Michael Purton

12 de junio de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial