Desarrollo sostenible

4 pasos para que el crecimiento económico sea sostenible, resiliente e inclusivo

Las inversiones, la innovación, la política y las finanzas desempeñan un papel fundamental en la definición del modelo de crecimiento económico del siglo XXI.

Las inversiones, la innovación, la política y las finanzas desempeñan un papel fundamental en la definición del modelo de crecimiento económico del siglo XXI. Image: Coleen Rivas/Unsplash

Lord Nicholas Stern
Chair, The Grantham Research Institute on Climate Change and the Environment
Hans Peter Lankes
Visiting Professor in Practice, The London School of Economics
Roberta Pierfederici
Policy Analyst and Research Advisor to Professor Stern, London School of Economics and Political Science
Comparte:
La visión global
Explora y monitorea cómo Desarrollo sostenible afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Desarrollo sostenible

  • Las inversiones, la innovación, la política y las finanzas desempeñan un papel fundamental en la definición del modelo de crecimiento económico del siglo XXI.
  • Si queremos crear un futuro sostenible, resistente e inclusivo para todos, debemos colaborar mejor en estas cuatro grandes cuestiones.

Cada vez se entiende mejor que las crisis cada vez más profundas a las que se enfrenta el mundo provienen de tendencias en nuestras sociedades y economías que se están volviendo insostenibles. Debemos abordar los problemas estructurales básicos en su origen.

El reto consiste en recuperar y reconstruir de forma que se cree un crecimiento económico sostenido y se transformen nuestras economías, al tiempo que se abordan las tensiones sociales y ecológicas causadas por nuestros actuales modelos económicos. También está claro que ahora existe un enfoque nuevo y factible para el desarrollo en todo el mundo, que es mucho más atractivo que los caminos sucios y destructivos del pasado. Pero el mundo debe invertir y actuar con rapidez para conseguirlo.

Las guerras y el endurecimiento de las divisiones geopolíticas que estamos presenciando ponen de manifiesto la preciosa oportunidad de actuar juntos, a nivel mundial, en una agenda en la que todos los países tienen un interés abrumador.

¿Has leído?

Transformación hacia las cero emisiones netas y centrada en la naturaleza, crecimiento e innovación impulsados por la inversión, un enfoque inclusivo para aprovechar el talento humano mientras se gestiona la inseguridad, y un proceso de colaboración internacional que fomente los objetivos comunes: esta será la historia del crecimiento económico del siglo XXI. El sector privado ocupará el centro de la escena, ya que la inversión mundial será en un 80-90% privada. Y gran parte del sector privado se ha comprometido, cada vez a mayor escala, con la sostenibilidad, la responsabilidad y las cero emisiones netas.

Hacia un crecimiento económico sostenible y resiliente

Hemos descrito el camino a seguir en un documento informativo para ayudar a enmarcar el debate en la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos en mayo de 2022. Aquí nos centramos en la importancia de la inversión, la innovación, la formulación de políticas y las finanzas para impulsar un nuevo modelo de crecimiento económico.

1) Inversión en los tipos de capital e infraestructura adecuados

El futuro de las personas y del planeta vendrá determinado por las inversiones de capital que se realicen en los próximos 10-20 años, un capital que puede impulsar un crecimiento económico limpio, ecológico, rico en empleo y mucho más saludable que el anterior. Para impulsar la transformación con bajas emisiones de carbono, la inversión mundial debe aumentar en torno al 2-3% del PIB al año por encima de los niveles prepandémicos. Esta inversión se realizará principalmente en el sector privado, pero la inversión pública debe complementarla y catalizarla.

¿Por qué creemos que esto es posible? Porque los ratios de inversión están muy por debajo del potencial, la transformación energética abre nuevos y amplios mercados, la tecnología está dando rendimientos cada vez más altos y el mundo sigue produciendo un exceso de ahorro que puede alimentar las inversiones. Las inversiones no deben percibirse erróneamente como costes. Pueden impulsar un crecimiento económico más eficiente, más limpio e inclusivo y crear más oportunidades para el sector privado, junto con otros muchos e importantes beneficios colaterales (véase el cuadro 1).

Beneficios de la acción climática para el crecimiento económico.
Beneficios de la acción climática para el crecimiento económico. Image: LSE

2) Innovación y transformación de los sistemas

Gran parte del cambio estructural fundamental necesario radica en la transformación de los sistemas clave de energía, transporte, industria, ciudades y suelo. Todos ellos requieren una combinación de cambios institucionales, normas y reglamentos, diseño y buenas políticas. Afortunadamente, las revoluciones en el ámbito digital y de la IA permiten gestionar estos sistemas de nuevas maneras.

El potencial es inmenso: para 2030, las soluciones con bajas emisiones de carbono podrían ser competitivas en los sectores que representan casi tres cuartas partes de las emisiones, frente a una cuarta parte en la actualidad (principalmente en la electricidad) y ningún sector hace solo cinco años (véase la figura 1). El apoyo y la asociación del sector público serán cruciales para las tecnologías que se enfrentan a elevados costes iniciales y a una rentabilidad incierta; iniciativas como Mission Innovation, la Alianza Solar Internacional, la Plataforma de Acción por el Clima y la Agenda de Avances de Glasgow son poderosos ejemplos.

Las soluciones con bajas emisiones de carbono podrían ayudarnos a transitar por la senda del crecimiento económico sostenible.
Las soluciones con bajas emisiones de carbono podrían ayudarnos a transitar por la senda del crecimiento económico sostenible. Image: SYSTEMIQ

3) Políticas para fomentar las inversiones, la innovación y una transición justa

Un gran impulso a las inversiones y a la innovación requiere una política y una gobernanza creíbles y de apoyo que puedan generar confianza en los rendimientos futuros. La aplicación de un precio al carbono es fundamental para cambiar de forma eficiente la producción y el consumo hacia fuentes de menor emisión de carbono. Más allá de la fijación de precios, los rápidos cambios en el uso del carbón y la gasolina requerirán medidas reguladoras para evitar subidas de precios inaceptables. El diseño de nuestras ciudades debe reconfigurarse hacia el uso de la bicicleta, los peatones y el transporte público y compartido.

También deben tomarse medidas adecuadas para apoyar una transición justa, para garantizar que los beneficios y las oportunidades del cambio a una nueva economía se compartan ampliamente, al tiempo que se ayuda a los afectados por las pérdidas económicas o la dislocación.

4) Financiación y cooperación internacional para el crecimiento económico

La cooperación internacional en torno a las políticas, la tecnología y la financiación será crucial para dar el gran impulso necesario a la inversión y la innovación si se quiere actuar a tiempo y a escala.

Las plataformas nacionales pueden proporcionar un punto de referencia y ayudar a superar los principales obstáculos para aumentar las inversiones en los mercados emergentes y las economías en desarrollo (EMDE), que a menudo incluyen obstáculos políticos e institucionales, la falta de capacidad de desarrollo de proyectos y la ausencia de canales fiables para la financiación a gran escala.

Mientras que muchas economías avanzadas disponen de espacio fiscal o capacidad de endeudamiento, las EEMD entraron en las últimas crisis con una deuda elevada y recursos limitados. La movilización de recursos internos, en gran medida los impuestos, tendrá que contribuir a la financiación incremental. Pero la colaboración financiera internacional será fundamental.

Los donantes de los países desarrollados no llegaron a cumplir el objetivo de 100 000 millones de dólares para 2020, pero existe la oportunidad de dar un paso adelante y cumplirlo en 2022. Además, como el reto de la financiación supera con creces la capacidad fiscal, hay que permitir que el sector privado aporte la mayor parte de la financiación.

Hemos identificado seis fuentes de financiación clave que deben aumentar, cada una de las cuales realiza contribuciones específicas e importantes:

Sector privado: cuantitativamente es la mayor fuente de financiación, pero depende en gran medida de la aplicación de buenas políticas, plataformas nacionales y gestión de riesgos; la Alianza Financiera de Glasgow para el Net Zero (GFANZ), lanzada en la COP26, crea un gran potencial en esta dirección.

Financiación oficial bilateral: La financiación concesional de los donantes bilaterales es fundamental para las prioridades climáticas internacionales, incluyendo una transición justa, la adaptación y las inversiones en capital natural. Los donantes deberían duplicar la financiación bilateral para el clima desde su nivel de 2018 hasta 60 000 millones de dólares para 2025.

Bancos Multilaterales de Desarrollo: Los BMD pueden desempeñar un papel clave en el apoyo al desarrollo de plataformas y políticas nacionales para mejorar el flujo y el coste del capital reduciendo, gestionando y compartiendo el riesgo. Los BMD tendrán que triplicar para 2025 sus préstamos relacionados con el clima respecto a los niveles de 2018. Los accionistas deben insistir en la ampliación, pero también apoyarlos en la asunción de riesgos, incluido el crecimiento de su base de capital.

Agencias multilaterales: Aunque las sumas son menores que las de los BMD, instituciones como el Fondo Verde para el Clima (FVC), el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y el Fondo de Adaptación pueden ser valiosas para movilizar a otros.

La filantropía: Las organizaciones filantrópicas están bien equipadas para proporcionar financiación para actividades de crecimiento que carecen de apoyo del mercado, como la adaptación y la resiliencia, y no crean nuevo endeudamiento.

Mercados voluntarios de carbono: Al ayudar a proporcionar financiación a proyectos que demuestran formas innovadoras de reducir la huella de emisiones, los MCV también pueden impulsar la inversión temprana en tecnologías verdes que, de otro modo, no tendrían acceso a la financiación; de nuevo, estos no crean nuevo endeudamiento.

Estas seis fuentes de financiación son complementarias. Combinarlas con políticas y plataformas para fomentar la inversión podría lanzar al mundo a un nuevo curso de desarrollo.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Desarrollo sostenibleEl futuro del progreso económico
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Al Gore: 3 formas de aumentar la inversión verde en 2024

Andrea Willige

23 de febrero de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial