Agricultura, Alimentos y Bebidas

Esta es una forma sencilla de convencer a la gente de comer menos carne

Los mensajes medioambientales en los menús pueden animar a la gente a elegir platos ricos en plantas.

Los mensajes medioambientales en los menús pueden animar a la gente a elegir platos ricos en plantas. Image: UNSPLASH/NRD

Simon Torkington
Senior Writer, Forum Agenda
Comparte:
La visión global
Explora y monitorea cómo Agricultura, Alimentos y Bebidas afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Agricultura, Alimentos y Bebidas

  • La carne y los productos lácteos representan alrededor del 14,5% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.
  • Un nuevo estudio ha descubierto que los consumidores de carne pueden ser "animados" a tomar decisiones alimentarias más saludables.
  • Se aplicaron técnicas de la ciencia del comportamiento a un carta de restaurante virtual.
  • Los resultados mostraron que los incentivos más eficaces podían duplicar las opciones sin carne.

¿Hamburguesa o ensalada? Puede que sepamos lo que debemos elegir en el menú de un restaurante, pero la mayoría de las veces es la opción de carne la que acaba delante de nosotros.

La mayoría de nosotros sabemos que las opciones vegetarianas son mejores para nuestra salud y para el planeta, y ahora los científicos están estudiando cómo persuadirnos para que tomemos decisiones más sostenibles.

Un estudio del Instituto de Recursos Mundiales (WRI) ha concluido que "la inclusión de mensajes medioambientales cuidadosamente enmarcados en los menús de los restaurantes puede aumentar significativamente la aceptación por parte de los clientes de platos ricos en plantas y con menos emisiones de carbono".

Un "empujoncito" hacia una alimentación sana

Los investigadores del WRI pidieron a 6.000 consumidores de carne que eligieran opciones de un menú online. Los participantes del grupo de control recibieron un menú normal, mientras que a otros se les ofrecieron indicaciones para que consideraran comer menos carne. Estas sutiles intervenciones se derivan de una rama de la ciencia del comportamiento conocida como "teoría del empujoncito". Su esencia es la idea de que el refuerzo positivo influye en la toma de decisiones.

Los mensajes se elaboraron en torno a una serie de temas e incluyeron los siguientes "empujoncitos".

"Te sorprenderá el impacto positivo que los alimentos de origen vegetal pueden tener tanto en el planeta como en tu salud. Elige platos de origen vegetal para reducir tu huella de carbono y mejorar tu nutrición. Se trata de un bien para ti y para el planeta".

Salud y medio ambiente: "Te sorprenderá el impacto positivo que los alimentos de origen vegetal pueden tener tanto en el planeta como en tu salud. Elige platos de origen vegetal para reducir tu huella de carbono y mejorar tu nutrición. Se trata de un bien para ti y para el planeta".

Unirse a un movimiento: "El 90% de los estadounidenses están haciendo el cambio para comer menos carne. Únete a este movimiento en auge y elige platos a base de plantas que tienen menos impacto en el clima y son más amables con el planeta."

Pequeños cambios, gran impacto: "Cada uno de nosotros puede lograr un cambio positivo para el planeta. Cambiar un solo plato de carne por uno de origen vegetal ahorra emisiones de gases de efecto invernadero que equivalen a la energía utilizada para cargar tu teléfono durante dos años. Tu pequeño cambio puede suponer una gran diferencia".

Los resultados del estudio muestran un incremento espectacular en la selección de opciones no cárnicas por parte de los que fueron impulsados a hacer elecciones más saludables y sostenibles, como ilustra el gráfico siguiente.

En el estudio se observó un aumento considerable de la selección de opciones no cárnicas por parte de quienes fueron
En el estudio se observó un aumento considerable de la selección de opciones no cárnicas por parte de quienes fueron Image: World Resources Institute

En las dos intervenciones de empuje más eficaces, la elección de artículos no cárnicos fue aproximadamente el doble que la de los miembros del grupo de control.

Los investigadores del estudio concluyeron que "estos cambios podrían suponer una gran diferencia a la hora de reducir el impacto medioambiental relacionado con los alimentos si se realizan a escala poblacional". Añaden que es necesario realizar más pruebas en el mundo real para ver si se consiguen resultados similares.

La huella de carbono de la producción de carne

La cría de animales para producir alimentos para el consumo humano tiene un gran impacto en el planeta. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la carne y los productos lácteos representan el 14,5% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Reducir nuestro consumo de carne y comer más verduras podría hacer mella en las reducciones de carbono necesarias para alcanzar los objetivos de cero emisiones, como muestra el siguiente gráfico.

Comer menos carne reduciría considerablemente las emisiones de gases de efecto invernadero.
Comer menos carne reduciría considerablemente las emisiones de gases de efecto invernadero. Image: Carbon Brief
¿Y si todo el mundo se volviese vegetariano?
¿Y si todo el mundo se volviese vegetariano? Image: Twitter/@wef

Sigue este enlace para ver el vídeo en Twitter.

Una dieta sostenible para todos

Para los carnívoros de toda la vida, cambiar a una dieta sin carne puede parecer desalentador, pero el estudio del WRI parece demostrar que se les puede convencer. Para quienes tengan dificultades para encontrar fuentes alternativas de proteínas, la Comisión EAT-Lancet ha desarrollado la Dieta de la Salud Planetaria, que trae beneficios tanto para las personas como para el planeta.

Destacados científicos de la alimentación y el clima han creado una dieta universal que sería saludable y sostenible para todos.
Destacados científicos de la alimentación y el clima han creado una dieta universal que sería saludable y sostenible para todos. Image: The EAT-Lancet Commission

Con esta dieta, los cereales integrales, las frutas, las verduras, los frutos secos y las legumbres constituyen la mayor parte de los alimentos consumidos. La carne y los lácteos están incluidos, pero en proporciones significativamente menores.

Así que, la próxima vez que un camarero te entregue un menú y te enfrentes a la pregunta de la hamburguesa o la ensalada, ¿cuál elegirás?

¿Has leído?
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Agricultura, Alimentos y BebidasEl futuro de los alimentosEl cambio climático
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Por qué los pequeños agricultores tienen mucho para enseñar sobre el cambio climático

Alvaro Lario

23 de febrero de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial