• La colaboración está abordando nuestros retos más difíciles, desde el COVID-19 hasta el cambio climático.
  • Las coaliciones críticas, como la Alianza Mundial para las Vacunas y las Inmunizaciones, comenzaron en el Foro Económico Mundial.
  • Las empresas rivales están trabajando juntas para lograr el capitalismo de las partes interesadas.


Cuando reflexionamos sobre el año 2020, es posible que palabras como cooperación y colaboración no nos vengan inmediatamente a la mente. No sólo estábamos separados físicamente unos de otros, sino que muchas divisiones parecían ampliarse.

En las garras de una pandemia mundial, la gente no está de acuerdo con su gravedad y la mejor manera de combatirla. A medida que la desigualdad de ingresos aumentaba en medio de las crisis económicas, el 56% de las personas a nivel mundial expresó su desconfianza en el capitalismo. Y, a medida que los movimientos por la justicia racial se expandían, nos dimos cuenta de las desigualdades en toda nuestra sociedad.

Sin embargo, a pesar de todos los momentos difíciles de 2020, no sólo se produjeron colaboraciones exitosas a gran escala, sino que nos ayudaron a sentar las bases para la reconstrucción y la recuperación. Ahora, a medida que avanzamos, es el momento de que cada uno de nosotros busque nuevas oportunidades de colaboración, e incluso adopte una colaboración radical cuando pueda. Es la única manera de abordar realmente los crecientes retos globales a los que nos enfrentamos.

La colaboración es la forma de abordar nuestros retos más difíciles

La colaboración radical significa, ante todo, que debemos estar dispuestos a trabajar con cualquiera que pueda ayudar, incluso con un competidor.

No hay más que ver el esfuerzo mundial para desarrollar una vacuna contra el COVID-19. Ningún líder empresarial puede negar el papel que desempeña la competencia en el impulso de la innovación, pero 2020 demostró que la colaboración puede ser un catalizador igualmente poderoso.

A medida que el brote se afianzaba, los científicos colgaron la secuencia genética del virus en un sitio web público, para que las mentes médicas más brillantes pudieran empezar a desarrollar una vacuna. A continuación, en lugar de replegarse en silos y ocultar los esfuerzos de I+D, las empresas farmacéuticas rivales unieron sus fuerzas, e incluso formaron grupos para compartir recursos y conocimientos sobre terapias y vacunas. Los gobiernos también gastaron miles de millones en subvencionar la investigación y muchos se están uniendo ahora para ayudar a garantizar que las vacunas se distribuyan eficazmente en los países de ingresos bajos y medios. Nunca antes habíamos visto un progreso médico tan amplio y tan rápido, y lo hicimos porque trabajamos juntos.

La colaboración fue un poderoso catalizador para desarrollar la vacuna COVID-19.
Las empresas también están forjando colaboraciones con múltiples partes interesadas para construir un futuro mejor y más equitativo en otros ámbitos. Mientras la gente marchaba hombro con hombro este verano, las empresas se unieron para abordar el racismo sistémico. La Law Firm Antiracism Alliance, por ejemplo, reunió a más de 125 de los mayores bufetes de abogados de Estados Unidos. Empresas líderes como IBM, JPMorgan Chase, McKinsey, Accenture y la organización EY también formaron el Consejo de Empleos, que ampliará las oportunidades para los profesionales negros, latinos y asiáticos mediante la contratación de 100.000 neoyorquinos de bajos ingresos.

En lo que respecta al cambio climático, un grupo de grandes fabricantes de automóviles acordó voluntariamente unas normas de emisiones aún más estrictas que las exigidas por el gobierno federal, mientras que empresas de muchos otros sectores trabajaron para alcanzar el objetivo de ser neutrales en cuanto a las emisiones de carbono. Los líderes de la sostenibilidad de las principales empresas, entre las que se encuentran competidores como BP y Chevron, también se reunieron en el marco de una iniciativa lanzada por la Iniciativa de Mercados Sostenibles llamada S30, que está trabajando para construir caminos hacia la sostenibilidad.

Las coaliciones críticas comienzan en el Foro Económico Mundial

Este tipo de coaliciones son las que ofrecen la mayor esperanza para nuestro futuro, y vamos a necesitar aún más de ellas si queremos encontrar soluciones a los problemas más acuciantes del horizonte. Y, de hecho, eso es exactamente lo que cada vez más gente espera de la comunidad empresarial. La actualización de primavera del Barómetro de Confianza de Edelman de 2020 reveló que el 65% de los encuestados creía que la colaboración con los competidores mantendría o aumentaría la confianza en las empresas.

Tenemos que restaurar esa confianza, y por eso debemos seguir apoyando a organizaciones como el Foro Económico Mundial (FEM). Al crear una plataforma para que se reúnan los líderes de algunas de las empresas más grandes e innovadoras del mundo, el FEM puede reunir a los competidores y negociar aliados fundamentales.

El FEM es el lugar donde nació la Alianza Mundial para las Vacunas y la Inmunización (GAVI) y donde la Alianza de Directores Generales del Clima se comprometió por primera vez a alcanzar las emisiones netas cero para 2050. Y ahora mismo es el lugar donde otra colaboración única y radical está allanando el camino para que las empresas hagan un progreso aún más significativo en los mayores retos de la sociedad.

Los competidores están catalizando el capitalismo de las partes interesadas

Desde hace algún tiempo, el Consejo Empresarial Internacional (CIB) del FEM -un grupo de unas 120 de las mayores organizaciones del mundo- ha estado trabajando para catalizar el capitalismo de los grupos de interés. El objetivo es dar a las empresas una forma de asegurar que sus objetivos están alineados con los de la sociedad, y comunicar el valor que crean para sus grupos de interés de forma coherente y comparable. Y, al servicio de este objetivo, los equipos de EY han pasado el último año trabajando con las otras cuatro grandes organizaciones, así como con el WEF y el Bank of America, para desarrollar un conjunto básico de métricas ESG agnósticas para la industria, basadas en estándares existentes como SASB, GRI y TCFD.

Normalmente, nosotros y nuestros colegas contables somos competidores. Sin embargo, por invitación del Consejo Empresarial Internacional del FEM, nuestros equipos trabajaron juntos para aprovechar el importante trabajo de los organismos de normalización, realizar sesiones de retroalimentación con los miembros del CIB y, finalmente, llegar a un conjunto básico de métricas que miden el valor en cuatro áreas: personas, planeta, prosperidad y gobernanza. En un momento en el que cada vez más empresas se dan cuenta de que su propio éxito a largo plazo depende del de la sociedad, estas métricas proporcionan puntos de referencia para que las empresas midan su progreso, guíen futuras colaboraciones y estimulen la tan necesaria acción colectiva.

Esfuerzos como éste subrayan el poder de la colaboración radical y ofrecen un ejemplo de cómo trabajar incluso con los competidores más cercanos puede resolver problemas, crear valor social y estimular la innovación. Se trata de una estrategia en la que todos ganan, que ha demostrado crear oportunidades y nuevos enfoques, pero que a menudo se pasa por alto debido a la indecisión de trabajar con la competencia. Cuando nos enfrentamos a problemas intratables que existen desde hace años, debemos recordar que trabajando juntos podemos acelerar las soluciones aportando nuestra propuesta de valor única, no protegiéndola.

Por supuesto, la competencia siempre será fundamental para los negocios. Pero es el momento de utilizar todas las herramientas a nuestro alcance. Debemos buscar más alianzas inesperadas para encontrar soluciones inesperadas, y más formas de crecer, transformar e innovar juntos.