Los niveles de inmunización infantil contra enfermedades peligrosas como sarampión, tétano y difteria han caído de manera alarmante durante la pandemia de COVID-19, lo que ha puesto a millones de niños en riesgo, dijeron el miércoles agencias de Naciones Unidas.

“El sufrimiento y la muerte evitables que se causa debido a que los niños no reciben la inmunización de rutina podrían ser mucho mayor que el propio COVID-19”, dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, en un reporte conjunto con UNICEF.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Tres cuartos de los 82 países que respondieron a una consulta para el reporte dijeron que habían sufrido interrupciones en sus programas de inmunización debido al coronavirus hasta mayo.

La mayoría de los problemas estaban asociados a falta de equipos de protección personal (EPP) suficientes para los trabajadores de la salud, restricciones de viajes y bajo número de trabajadores de la salud disponibles, factores que llevaron a que los servicios de inmunización se redujeran o se detuvieran.

Al menos 30 campañas de vacunación contra el sarampión han estado o están en riesgo de cancelación, lo que podría generar la aparición de nuevos brotes de la enfermedad viral contagiosa este año y en el futuro, dijo el reporte.

Los brotes de sarampión ya van en aumento e infectaron a casi 10 millones de personas en 2018, causando la muerte de 140.000 de ellas, en su mayoría niños, según datos de la OMS.

Para la difteria, el tétano y la tos ferina, datos preliminares de los primeros cuatro meses de 2020 “apuntan a una caída sustancial” en la cantidad de niños que reciben las tres dosis de la vacuna DTP que protege contra ellas, dijo el reporte. Es la primera vez en 28 años que el mundo podría ver una caída en la cobertura de la inmunización infantil de rutina.

Datos de 2019 mostraron que cerca de 14 millones de niños en todo el mundo no recibieron vacunas que pueden salvar vidas. La mayoría vive en África y es probable que carezcan de acceso a otros servicios de salud, dijo el reporte.

Agregó que el progreso en la inmunización se estaba estancando antes de la aparición del coronavirus y su propagación a nivel global, pero que la pandemia ha empeorado lo que ya era una mala situación.