Las infecciones de coronavirus en el mundo superaron los 13 millones el lunes, según un recuento de Reuters, trepando un millón de casos en apenas cinco días, en el marco de una pandemia que ha acabado ya con la vida de más de medio millón de personas.

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, descartó una vuelta a la normalidad en un futuro previsible, ya que demasiados países van en la dirección equivocada.

“El virus sigue siendo el enemigo público número uno”, dijo en una rueda de prensa virtual desde la sede de la agencia en Ginebra. “Si no se siguen los principios básicos, la única forma en que se desarrollará esta pandemia será de mal en peor. Pero no tiene por qué ser así”.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

El recuento de Reuters, que está basado en reportes de los gobiernos, muestra que la enfermedad se está acelerando ahora en Latinoamérica. América tiene más de la mitad de las infecciones en el mundo y alrededor del 50% de las muertes.

Varias partes del mundo, especialmente Estados Unidos, con más de 3,3 millones de casos confirmados, están reportando fuertes aumentos durante la primera ola de la epidemia de COVID-19, en tanto que otras zonas muestran un “aplanamiento de la curva” y están aliviando sus restricciones.

Algunas ciudades, como Melbourne en Australia y Leicester en Inglaterra, están implementando una segunda ronda de confinamientos. Hong Kong, pese a tener una cifra relativamente baja de 1.522 casos, volverá a reforzar las medidas de distanciamiento social por temor a que se produzcan rebrotes de la enfermedad respiratoria.

Estados Unidos marcó otro récord global de 69.070 nuevas infecciones en 24 horas el 10 de julio. En Brasil, un total de 1,86 millones de personas se ha contagiado, incluyendo al presidente Jair Bolsonaro, y más de 72.000 han perdido la vida.

El estado de Florida registró un incremento récord de más de 15.000 casos en 24 horas el domingo, más que el total de Corea del Sur desde que el coronavirus fue identificado por primera vez a fines del año pasado. El lunes, Florida contabilizó otras 12.624 infecciones.

Los contagios de COVID-19 están escalando en alrededor de 40 estados de Estados Unidos, según un análisis de Reuters sobre los casos confirmados realizado en las últimas dos semanas en relación con la quincena previa.

El primer caso de COVID-19 fue reportado en China hace más de siete meses y pasaron apenas tres meses para alcanzar el millón de contagios en el mundo. Posteriormente, se necesitaron solo cinco días para llegar a 13 millones de infecciones desde las 12 millones registradas el 8 de julio.

El número de infecciones a nivel global es alrededor del triple de las que se detectan cada año por influenzas severas, según la OMS. Hasta ahora ha habido 568.500 muertes vinculadas al coronavirus, dentro del mismo rango de fallecimientos por influenza que se registran cada año en el mundo.