Letonia, Lituania y Estonia abrirán entre ellos sus fronteras solo para los ciudadanos de cada uno de estos tres territorios a partir del 15 de mayo, formando una especie de “burbuja” para viajar entre los países bálticos dentro de la Unión Europea, en un contexto de relajamiento de las medidas de confinamiento por la pandemia, según dijeron los dirigentes de los tres países el miércoles.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

La zona de viajes del Báltico sería la primera de este tipo dentro del bloque, donde la mayoría de los países restringieron la entrada a los no nacionales e impusieron una cuarentena a los viajeros entrantes a medida que el nuevo coronavirus se propagaba por el continente.

“Estamos de acuerdo en que los tres estados bálticos han contenido adecuadamente la propagación del coronavirus, y confiamos en los sistemas sanitarios de cada uno de ellos”, escribió el primer ministro de Lituania, Saulius Skvernlis, en Facebook.

“Así que, a partir del 15 de mayo, eliminaremos todas las restricciones para los ciudadanos de Lituania, Letonia y Estonia que viajen entre los estados bálticos.”

Las personas que entren en la región desde otros países necesitarán mantenerse en cuarentena durante 14 días, añadió.

La Comisión Europea ha recomendado que los controles fronterizos internos entre todos los estados miembros se levanten de manera coordinada, una vez que su situación de virus converja lo suficiente.

Movimientos similares para abrir selectivamente fronteras se están barajando en otros lugares. Australia y Nueva Zelanda están trabajando para reanudar los viajes entre ellos, a pesar de que los esfuerzos para crear una zona de viaje común podrían llevar un tiempo.

Lituania, Letonia y Estonia, todos ellos importantes socios comerciales entre sí, también están adoptando medidas cautelosas para reabrir sus economías después de la paralización impuesta por brotes locales.

Los tres países forman parte de la Unión Europea desde 2004 y del Espacio Schengen europeo de libre circulación desde 2007. Estonia y Lituania cerraron sus fronteras a los no ciudadanos durante el brote y las tres naciones impusieron cuarentenas obligatorias a toda persona que entrara por motivos no laborales.

Los nuevos casos de COVID-19 se han reducido a un goteo en la región y ninguno de los países ha registrado más de 5 nuevos casos el martes. Desde el comienzo de la pandemia, Lituania ha registrado 48 muertes en la enfermedad, Letonia 17 y Estonia 55.