La limitación de movimientos en todo el mundo por la crisis del coronavirus ha provocado una fuerte caída del tráfico aéreo a nivel mundial. Aunque muchos países han empezado a relajar sus medidas de confinamiento, no cabe duda de que la industria del transporte aéreo está siendo una de las grandes perjudicadas por la epidemia. Así lo demuestran los datos de Flightradar24, sitio web que ofrece un seguimiento de la evolución de los vuelos a escala global desde el pasado mes de febrero y hasta el día de ayer, 11 de mayo.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Como puede verse en el gráfico, la caída en el tráfico aéreo mundial se hace evidente en los dos últimos meses, coincidiendo con la expansión de la epidemia en Occidente y el confinamiento de su población para evitar la propagación del virus. En concreto, este fue disminuyendo progresivamente durante las dos últimas semanas de marzo, mientras que durante el mes de abril se mantuvo en niveles mínimos.

Los datos de Flightradar24 muestran cómo el 17 de febrero se rastrearon 173.785 vuelos, un número que cayó hasta aproximadamente los 77.465 el último día del mes de marzo. El mes de abril, el más duro en muchos países en lo que respecta al número de casos de coronavirus detectados y fallecimientos, registró una mínima de 54.214 aeronaves en tránsito el día 13, y una máxima de tan sólo 80.714 vuelos el día 28. El último dato conocido hasta la fecha es el de ayer, 11 de mayo, cuando se registraron 79.443 vuelos en todo el mundo.