A medida que la economía mundial entra en una crisis sin precedentes provocada por la pandemia COVID-19 y los responsables políticos en Washington y otras capitales del mundo preparan planes récord de estímulo fiscal, las partes interesadas deben extraer una importante lección de la última recesión financiera que se produjo en 2008: La recuperación solo es posible a través de una acción global coordinada.

Hace poco más de 10 años, cuando el mundo estaba entrando en la Gran Recesión, las partes interesadas tuvieron que echar la vista atrás hasta la Gran Depresión para obtener directrices políticas. Si bien las acciones de la década de 1930 ofrecieron lecciones importantes para 2008 —especialmente la necesidad de ampliar la masa monetaria—, la economía de la década de 1930 fue sustancialmente distinta de la economía global de principios de este siglo.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Una lección de la Gran Recesión

Entre 1932 y 2008, el índice S&P 500 se había multiplicado por diez, el mercado laboral mundial había pasado de basarse en gran medida en la agricultura a depender de los sectores industrial y digital y el sistema de comercio mundial se había convertido en la base de las economías nacionales. En comparación con la década de 1930, en 2008 las partes interesadas operaban en un mundo interconectado con un sistema financiero global y, por tanto, se encontraban en gran medida en terreno desconocido.

Si hay un lado positivo en el aspecto económico de la crisis que actualmente se está desarrollando ante nosotros es que la línea de tiempo relativamente estrecha entre 2008 y hoy implica que hay una gran relevancia en uno de los enfoques más importantes que los responsables de la formulación de políticas aplicaron en ese momento. Concretamente, la lección de 2008 es que una economía globalizada requiere una solución global.

Hoy en día, el panorama económico mundial es sombrío debido a la crisis del coronavirus, que ya está causando uno de los golpes más duros sufridos por el crecimiento global durante el último siglo. Las proyecciones indican que el segundo trimestre de 2020 será el peor trimestre que haya habido en generaciones.

Si bien la escala de la crisis actual puede ser mayor y los perfiles, ciertamente diferentes a los de 2008 —en particular, nos enfrentamos a una contracción de la oferta, ya que los líderes están promulgando medidas para impedir físicamente que las industrias desarrollen su actividad—, el hecho es que en sus interconexiones, la economía actual posee una estructura similar a la que había hace poco más de una década.

Debido a la elevada interconexión de la economía del período de 2008, los analistas se refirieron a los préstamos de alto riesgo que desencadenaron la crisis como «contagios». Ese junio, tres meses antes de la quiebra de Lehman Bros., dos economistas del Fondo Monetario Internacional compararon estos impactos con una «epidemia en la que un virus invisible infecta a numerosas personas y comunidades». Estas palabras son oscuramente aplicables a la actualidad.

Imagen: Foro Económico Mundial

Después del coronavirus: América necesita volver a comprometerse con el mundo, no retirarse de él.

Al comprender que las economías mundiales estaban entrelazadas, los responsables políticos adoptaron medidas sin precedentes. En particular, en octubre de 2008, los principales bancos centrales de todo el mundo redujeron los tipos de interés simultáneamente. Con la amenaza de otra Gran Depresión que se avecina, el Grupo de las 20 naciones líderes se convirtió en un organismo poderoso y orientado a la acción, convocando a jefes de estado y de gobierno para coordinar una respuesta global a la crisis. Estas acciones fueron clave para evitar lo peor y reorientar la economía mundial hacia el crecimiento.

El comercio no debería ser un arma

A diferencia de hace una década, esta vez estamos luchando contra un contagio real pero nos enfrentamos a un mundo mucho más polarizado con un «sistema inmunitario» económico más débil. La pandemia se produce en un entorno mundial inestable, ya que las principales potencias económicas han estado utilizando el comercio como un arma en lugar de un medio para lograr la prosperidad conjunta.

Los sindicatos de mercado que una vez fueron fuertes han demostrado que pueden hundirse. Numerosos países han analizado desafíos compartidos, como el cambio climático, a través de un prisma de competencia en lugar de coordinación. Al mismo tiempo, la deuda global ha alcanzado un máximo de 184 billones de dólares, más de 11 puntos porcentuales del PIB por encima de las cifras de 2009. Esto es antes de gastar el estímulo necesario.

La historia nos enseña a tener esperanza: Las crisis del pasado nos muestran cómo podemos aprender y crecer.

Sin embargo, como hace una década, sería un error para los líderes pensar que pueden responder a la crisis solos. Si bien el coronavirus requiere el distanciamiento de las personas enfermas y el cierre de fronteras en algunos casos, estas medidas no pueden ser fórmulas para nuestro bienestar económico a largo plazo. El comercio representa cerca del 60 % del producto interior bruto mundial y las economías nacionales no pueden prosperar de forma aislada.

A medida que el virus remita, los países deberán reforzar conjuntamente el comercio global y garantizar que los países que cuentan con una menor reserva de recursos tengan los medios necesarios para recuperarse. Esperemos que los líderes estén mirando hacia atrás y considerando la recuperación de forma coordinada.